2 - febrero - 2020

Violenta tormenta de viento y tierra azotó a gran parte de la provincia chubutense

Alrededor de las 19 horas, una tormenta de viento con ráfagas que superaron los 100 kilómetros por hora azotó Trelew y la zona del Valle Inferior, tras haber afectado la comarca andina a principios de la tarde, dejando a su paso destrucción y zozobra en la población.

El inesperado meteoro causó la voladura de techos y caída de numerosos árboles y postes, como asimismo de antenas y carteles.
Momentos dramáticos se vivieron en la costa, tanto en Puerto Madryn como en Playa Unión. En este último balneario, los guardavidas hicieron honor a su trabajo como salvavidas y tuvieron que socorrer a cientos de veraneantes que se encontraban en la playa disfrutando de un día caluroso, cuando en forma imprevista se oscureció el cielo y el viento barrió con las sombrillas, arrancándolas con estacas y soportes, mientras la gente huía del lugar buscando refugio. Los guardavidas ayudaron a superar la situación acercando a la gente hasta la costanera y en algunos casos ayudando a salir del agua a aquellos que todavía se encontraban nadando en la orilla.

EN TRELEW
Distintos sectores de la ciudad de Trelew se vieron golpeados por la tormenta. Al cierre de nuestra edición, no había energía eléctrica en toda la ciudad y el Valle. También se vio afectado el servicio de internet.
En una recorrida realizada por EL CHUBUT se captaron imágenes de la destrucción que dejó el feroz ventarrón que causó el derrumbe de árboles sobre distintas calles y techos de viviendas. Afortunadamente no hubo víctimas que lamentar.
Uno de los incidentes más espectaculares fue la caída del techo de la distribuidora Yaguar, ubicada en el acceso norte de Trelew.
Sobre la avenida Yrigoyen, casi López y Planes, el viento tumbó la antena de una emisora FM. Em otros sectores, bomberos y guardia urbana procedieron a despejar los cables eléctricos cortados como consecuencia de la caída de postes y árboles.
Anoche, personal de Defensa Civil, Bomberos, Guardia Urbana y Policía trabajaban para superar distintas situaciones provocadas por el viento que azotó sin piedad la región.