8 - marzo - 2019

Vanesa, la madre soltera que encuentra paz en el fútbol

Vanesa Contrenecul está desempleada hace tres años y debe mantener a dos hijos menores en el barrio Don Bosco de Trelew. Volante central de Mar-Che, halla en el balompié una vía de escape.

La crisis económica que sufre la Argentina causa estragos por doquier.

Vanesa Contrenecul no escapa a la realidad general. Desempleada, es una madre soltera que debe sostener a sus dos hijos menores de edad en el barrio Don Bosco de Trelew.

Pese a las dificultades de su contexto, encuentra en el fútbol, su pasión, una vía de escape a una realidad nada placentera.

Una pasión

«Juego en Mar-Che hace cuatro años. Soy volante central de recuperación. Jugar al fútbol me da un momento de relax, donde voy, me divierto y salgo de la realidad por un momento», expresó.

«El fútbol es una pasión. Dicen que el fútbol es un deporte de hombres. Pero nosotras tenemos el mismo derecho a jugarlo», indicó la mediocampista, de 32 años.

Acostumbrada al sacrificio

El sacrificio no es una novedad en la vida de Vanesa. La volante comenzó a jugar cuando tenía diez años. En ese camino hacia la actualidad, atravesó un camino repleto de obstáculos que dificultaron la práctica del deporte que ama.

«Me encanta mucho el fútbol. Arranqué en las ligas barriales. Jugué en Estrellita de Don Bosco y en Academia Don Bosco. A veces se me complicaba porque empecé a trabajar de muy chica», detalló.

«Trabajé en la pesca como envasadora. En algún momento tuve que dejar de jugar por mucho tiempo. Pero volví a hacerlo y lo disfruto mucho. Como te dije, es una posibilidad de escape a los problemas», señaló con una sonrisa elocuente.

«Ojalá podamos salir campeonas en Mar-Che. Hay otros equipos favoritos pero el deseo de ser campeonas lo tenemos en el equipo. Tenemos esa ilusión en el plantel», indicó.

La incertidumbre

Esa ilusión de gloria deportiva convive con la falta de un trabajo fijo desde hace tres años. No tener una fuente de ingreso estable es un situación indeseable para todo ser humano.

«Desde que asumió Macri que no tengo trabajo fijo. Hice trabajos de albañil y de carpintería. Hice puertas, ventanas y escaleras. Me las rebusco. Como dicen, mujer hermosa es la que lucha», puntualizó.

«El fútbol es mi pasión», indicó. «Es dificil no tener trabajo. Ojalá pueda conseguir a algo fijo. Mi deseo es que mis hijos tengan un buen futuro», agregó.

«El padre de mi hija también me ayuda. Hago changas en la pesca y trabajos de limpieza, lo que salga. Al no tener estudios completos, se me complica conseguir otra cosa», destacó la volante del «Naranja».

«Mis compañeras de equipo en Mar-Che también me ayudan, me contienen y me hacen sentir bien. No es una situación fácil la mía. Pero ahí están ellas, siempre. Es un gran grupo de jugadoras que se merece lo mejor», remarcó.

El deseo

Pese al panorma que describe, Vanesa sueña con un futuro mejor, lejos de los pesares económicos de esta época tan ardua.

«No es fácil no tener trabajo. Es levantarte a pelearla el día a día. A mis nenes no les falta el plato de comida hoy», reseñó.

«Pero la verdad cuesta mucho. Me gustaría tener un trabajo fijo para darles lo mejor a mis hijos para que tengan un buen futuro y un buen estudio. Ese es mi deseo», resaltó.

«El sueño de la casa propia también lo tengo. Alquilo hace mucho tiempo. Ojalá se me pueda cumplir, por mí y por mis hijos», concluyó.

Lucha y disfrute

En tiempos donde reina el desánimo, la única opción es no rendirse. Vanesa Contrenecul, con sus problemas, sus temores y preocupaciones, no claudica.

Tiene un espacio, dentro de una cancha de fútbol con el balón en los pies, donde por un instante, entre tanta adversidad que la circunda, siente un infinito y merecido disfrute.#

El Número: 4

Los años que Vanesa Contrenecul tiene en Mar-Che, uno de los dos equipos que compite en el torneo femenino de la Liga del Valle.

El Dato

Su hija Candela tiene 7 años de edad, mientras que Alexander, su otro hijo, tiene 12. «Ellos me dan fuerzas para seguir adelante en esta situación tan complicada. Ellos se merecen el mejor futuro posible», indicó Vanesa Contrecul con esperanza.

Fuente: Diario Jornada.