15 - marzo - 2019

Una estudiante escrachó a su profesor de medicina por acoso

Una estudiante de la Facultad de Medicina de la UBA interrumpió una clase para denunciar públicamente al profesor Rodolfo Rothlin, responsable de la Cátedra III de Farmacología, por acoso. Todo esto fue grabado por ella y el video se viralizó al instante

La clase llevaba unos minutos cuando una de las estudiantes de laFacultad de Medicinade laUBAlevantó la mano para interrumpir al profesor. «Me cuesta concentrarme», dijo la joven antes dedenunciarlo públicamenteporacoso sexual.Frente a todos sus compañeros, Magui Magnelli sostuvo que una de sus mejores amigas había sido víctima del trato inapropiado del docente en el año 2015. Su caso fue lo que la incentivó a indagar en busca de otras posibles víctimas y así se topó conpor lo menos 15 testimoniosde chicas que sufrieron situaciones similares desde 1998.«Usted tiene varios antecedentes. En diciembre junté más de 15 testimonios de chicasdesde 1998 hasta acá, algunas ya profesionales y futuras colegas. Entonces me parece que está bueno que todos a la hora de aplaudir un contenido, sepamos de qué se trata. Ahora la pregunta apunta a si usted va a estar dispuesto a ponerse a disposición de estas chicas para poder ver de qué se trató», manifestó Magnelli, y el video de su intervención no tardó en viralizarse en las redes sociales.La joven remarcó la gravedad de la acusación, no solo por el hecho en sí mismo sinoporque «se dio en el marco de la facultad». Por su parte, el docente señalado, Rodolfo Rothlin, responsable de la Cátedra III de Farmacología, intentó minimizar las acusaciones.«Sobre el caso de una alumna en 2015, no le pareció bien que yo le pidiera que me mirara a los ojos, yo creo que un médico tiene que mirar a los ojos y eso a ella le pareció mal», explicó aCrónica. «Al final le digo que un problema que va a tener de acá a 10 años es que ella es muy linda. Luego la acompaño hasta el ascensor y le digo que creo que se va a acordar toda la vida de ese momento.Nunca le pedí el nombre ni el teléfono».

Fuente: Diario Jornada.