El individuo que perdió la vida fue identificado como Nahuel Alejandro Leiva, de 17 años, residente en la villa San Petersburgo, en la zona de San Alberto, en jurisdicción de Isidro Casanova.

Los hechos se produjeron entre las 18.30 y las 19 del sábado cuando el panadero, de 36 años, y su hijo se hallaban en el interior de una camioneta VW Amarok gris en la zona comercial del mencionado distrito.

Trascendió que, en dichas circunstancias, aparecieron en escena los cuatro ladrones, que, según dijeron testigos, se movilizaban en un Chevrolet, y que amenazaron al comerciante y al joven con fines de robo.

El panadero empezó a forcejear con uno de los asaltantes dentro de la camioneta y, de esta manera, consiguió arrebatarle al delincuente una pistola 9 milímetros. Luego, descendió de su vehículo, en compañía de su hijo, se apartó algunos metros de este rodado y comenzó a efectuar disparos para intentar defenderse de los hampones, ocasión en la que logró abatir a Leiva, quien cayó fallecido junto a la VW Amarok.

Con rapidez, el panadero regresó a su camioneta y mantuvo un violento forcejeo con otro de los individuos.

En forma inmediata, numerosos comerciantes de la zona se sumaron al hecho y atacaron a trompadas y patadas a uno de los ladrones, con la intención de lincharlo.

Integrantes de la comisaría arribaron al escenario del altercado y apresaron al delincuente que sufría esta golpiza, identificándolo primeramente como un individuo de 16 años, aunque horas después se determinó que tenía 17.

Con respecto a Leiva, junto a su cadáver se secuestró una réplica de plástico de una pistola 9 milímetros. Al revisar el interior de la camioneta VW Amarok, los servidores públicos incautaron un revólver 32 largo, carente tanto de marca como de numeración. El arma fue encontrada en el asiento delantero derecho de la unidad, estimándose que la misma habría sido empuñada por el delincuente que fue golpeado por los comerciantes, aunque tampoco se descarta que haya sido abandonada por alguno de los prófugos.

Familiares de Leiva se apersonaron en el escenario del trágico episodio y manifestaron que el menor “ya no tenía solución y todos sabíamos que iba a terminar de esta forma”.

Hasta el momento, el panadero está en libertad al establecerse, por los datos obtenidos en el lugar del sangriento asalto, que tuvo que obrar en legítima defensa como consecuencia del accionar de estos malvivientes.

En la causa, originalmente, tomó intervención el fiscal Federico Germán Medone, de la Unidad Temática de Homicidios del departamento judicial de La Matanza, pero en horas de la madrugada de este domingo el expediente le fue remitido a su colega Emilio Eduardo Spatafora, quien es titular de la Fiscalía de Responsabilidad Penal Juvenil N° 2 de esos tribunales, debido a la condición de menor del ladrón capturado.

El caso fue caratulado «Robo agravado por el uso de arma de fuego en grado de tentativa y homicidio».