19 - agosto - 2019

Un estreno flojo para la «Banda» de Broggi

Guillermo Brown cayó en su debut en la Primera Nacional como local ante Barracas Central, por 2-0 en el Conti. Matos anotó el primer gol y luego aumentó Valenzuela, campeón panamericano.

Guillermo Brown tuvo un aciago estreno de temporada en la Primera Nacional. Carente de claridad, nunca pudo performar la sólida telaraña defensiva del implacable Barracas Central, que le propinó un 2-0 en la jornada inicial de la Zona A del campeonato de segunda división.

Destrucción y gloria

Durante el primer tiempo del cotejo, el flamante campeón de la Primera B Metropolitana hizo de la destrucción del sistema rival su principal arma de triunfo.

Salvador Daniele, entrenador visitante, dispuso un esquema sumamente conservador, con una línea de cinco zagueros. El volante Carlos Arce, con la 5 en la espalda, completaba el quinteto defensivo del conjunto porteño, que solo alineó a un delantero neto: Mauro Matos.

Este férreo cerrojo, donde Arce cumplió un rol determinante, condicionó las aspiraciones del equipo local, que tras unos primeros minutos de nitidez, se diluyó.

Elías Gómez, arquero del “Guapo”, se lució en el tramo de mayor lucidez de Guillermo Brown. En primer término, a los 3 minutos, desvió un tiro en el área chica. A los 13, envió al saque de esquina un remate de larga distancia.

Por su parte, la visita solo generó una nítida ocasión. A los 20 minutos, Jorge Velázquez, exfutbolista de Brown en la pasada temporada, efectuó una emboquillada que arrancó suspiros en la parcialidad local.

En síntesis, Barracas Central resignaba potencial ofensivo, pero no padecía sobresaltos defensivos y tenía bajo control el juego.

Salvo el segmento inicial, hubo un solo momento de temor. Alrededor de la media hora de juego, Gómez no hizo un buen cálculo a la salida de un corner. Pero el cabezazo local no fue preciso.

Error y victoria

Además, para redondear el feliz panorama de la visita, a los 42, un error no forzado del anfitrión le garantizó el primer tanto. Velázquez, desde el flanco izquierdo, envió un intrascedente pase en profundidad.

Sin embargo, Luciano Sánchez-Mauro Osores, la dupla central browniana, se desconectó de su arquero, César Taborda.

Matos no desperdició dicha falla c0njunta y con un remate elevado, el veterano delantero, campeón de la Copa Libertadores, abrió el marcador. El rédito para el “Guapo” era absoluto y se condecía con el desarrollo de las acciones.

“Banda” alicaída

El gol de Matos devaluó anímicamente a Guillermo Brown. Por esta razón, tras el entretiempo, regresó debilitado al campo de juego. Por esta circunstancia, Barracas Central adoptó una postura más ofensiva, que le rindió dividendos ante un adormecido oponente.

Tras algunas aproximaciones, a los 22 minutos, la brecha en el tanteador se incrementó. Tras una jugada combinada con participación de Clemente Rodríguez (otro ganador de la Libertadores) y Matos, Fernando Valenzuela doblegó a César Taborda en situación de mano a mano con un sutil disparo.

El compañero de Lucas Necul en la Selección Sub 23 campeona de los Panamericanos, empezaba a rubricar el debut victorioso de su club en la Primera Nacional.

Marcelo Broggi intentó provocar la resurrección con los ingresos de Cristian Lobo y Mateo Ramírez, pero el intento fue insuficiente. Barracas Central continuó en comando del cotejo hasta el silbatazo final de Diego Ceballos. La voluntad de modificar el horizonte sucumbió ante el inquebrantable orden visitante.

Guillermo Brown no pudo sonreír ante un rival que confeccionó un plantel para no pasar desapercibido en la Primera Nacional. Por virtudes ajenas y errores propios, concedió la primera v ictoria de la temporada.

Sin embargo, el elenco portuario tiene el contexto a favor. Con un solo descenso por zona y con la eliminación de los promedios, Broggi posee margen de tiempo para refinar el funcionamiento de su equipo.

Fuente: Diario Jornada