13 - febrero - 2020

Turistas y lugareños siguen disfrutando a pleno del verano en la Comarca Andina

Las fiestas populares concentran la atención de los visitantes en cada fin de semana. Así lo demuestran la Fiesta Nacional del Asado, en Cholila, y la Fiesta Nacional del Tren a Vapor, en El Maitén, con estadísticas de asistencia superiores a las 70 mil personas en las tres noches. Ahora es el turno de Lago Puelo, con su Fiesta Nacional del Bosque, y cierra el calendario El Bolsón, con la Fiesta Nacional del Lúpulo, en coincidencia con los feriados de carnaval, donde se espera un nuevo récord de público en el predio.

Las jornadas a pleno sol invitan a turistas y lugareños a llegar hasta alguno de los lagos y ríos de la zona. Puerto Patriada es uno de los balnearios favoritos, donde entre los más jóvenes se puso de moda reunirse en unos acantilados y tirarse al agua en grupo “en un chapuzón masivo”.

Por supuesto, La Playita, en el Parque Nacional Lago Puelo, es otro punto de concentración masiva cada tarde, al igual que todo el corredor lacustre hasta el delta del río Azul. En Epuyén, las preferencias están en las caletas de Puerto Bonito, donde los vecinos hacen gala de tener “las aguas más calentitas de la Patagonia”.

A diario, la gente también colapsa el camping del lago Cholila, donde la costumbre es “hacer un buen asado, con la mejor carne del mundo”, mientras la familia disfruta del entorno natural incomparable. El lugar, al igual que el lago Rivadavia, tiene fama de “buena pesca”, donde es habitual la captura del salmón encerrado o fontinalis de gran tamaño.

Haciendo base en El Bolsón, se suma la posibilidad de trepar hasta las estribaciones del cerro Piltriquitrón y caminar unos 40 minutos para recorrer El Bosque Tallado, donde aparecen 56 obras monumentales talladas por destacados escultores argentinos y extranjeros.

Otra alternativa es el circuito turístico y productivo del Camino de los Nogales y llegar luego hasta Mallín Ahogado para conocer el Museo de Piedras Patagónicas, las cascadas, un parque acrobático y la mezquita “más austral de la tierra”. Desde allí, la vuelta se puede hacer por el camino de la costa del río Azul, hasta llegar a Cabeza del Indio y el Mirador del Río Azul, donde la vista panorámica abarca hasta el lago Puelo, con la cordillera de los Andes como telón de fondo.

A la hora de elegir una excursión de aventura, desde El Manso hasta Cholila y desde El Maitén hasta Lago Puelo, la oferta incluye desde rafting en los ríos Manso y Azul, hasta un paseo en La Trochita, en El Maitén; el laberinto de El Hoyo o un recorrido embarcado por el Parque Nacional Lago Puelo. Se agregan las cabalgatas, escalada, kayak y el circuito de senderos de montaña “más extenso de Latinoamérica”, con 17 refugios habilitados al oeste del río Azul.

De igual modo, hay “un programa especial ofrecido por los prestadores del turismo bienestar de la región”, que incluye masajes holístico y tailandés, tai chi chuan, reflexología, terapia floral, acupuntura, masaje indio de la cabeza y masaje tai na, que “te conectarán con tu ser”. Todo ello “se complementa perfectamente con nuestra gastronomía de montaña, con productos orgánicos y con verduras recién sacadas de la tierra”, según explicó la directora de Turismo de El Bolsón, Sofía Seroff.

A la hora de entretener a los más chiquitos, en el ingreso a la localidad de El Hoyo está el parque temático Arcosauria, sobre la ruta nacional 40, donde podrán interactuar con los animales de la Era del Hielo y enterarse, de paso, que buena parte de esa megafauna vivió en esta zona hasta hace 10 mil años (incluyendo al mamut, tigre dientes de sable, milodón -enorme oso de 4 metros de altura- y perezoso).

Otra parte del parque está dedicada a los dinosaurios de la Patagonia y otros animales de la prehistoria, representados en esculturas a escala real y ubicados en un escenario natural cordillerano, rodeado por los cerros Pirque, Currumahuida y Piltriquitrón.