17 - abril - 2017

TRAS UN FIN DE SEMANA SIN SUMINISTRO, INCORPORARÁN “TANQUES COMUNITARIOS”

Abastecen gradualmente a los barrios con agua potable

La continuidad en los altos valores de turbiedad del río Chubut, hizo que, durante el fin de semana, las cooperativas de Puerto Madryn, Rawson y Trelew resolvieran interrumpir el suministro de agua potable en dichas localidades, atentos a la imposibilidad de potabilizar el recurso a tan altos niveles de contaminación.
Por tal motivo, durante la noche del viernes, desde el Gobierno Provincial comunicaron la decisión de la Cooperativa de Servicios de Trelew, Servicoop y la Cooperativa de Servicios Públicos, Consumo y Vivienda, de la ciudad capitalina, además de ratificar que no habrá clases tanto hoy, como así tampoco el día martes, en todos los establecimientos educativos de la provincia.
La emergencia hídrica persistirá por varios días considerando la turbiedad del Río Chubut. Es por eso que desde el Municipio de Puerto Madryn decidieron implementar “tanques comunitarios” para necesidades extremas de vecinos que pese a la circulación de agua por red, no logran cargar sus tanque por falta de fuerza y brevedad del suministro.
Según se detalló ayer los barrios donde se implementarán estos tanques de emergencia serán en principio: Ruca Hué (630 Viviendas), Porvenir, 21 de Enero, América, Solanas, Barrio Sur, Doradillo, Mapu Gnefú .

Distribución paulatina

En la mañana del domingo, alrededor de las 7:30 horas, Servicoop anticipó que “en el día de la fecha se inició un ciclo de apertura de los sistemas de distribución de agua potable, que se efectivizará por zonas, a medida que se cuente con el recurso en los centros de distribución de Madryn, una vez cumplidos los procesos de producción y transporte, los cuales se realizan a reducida escala de rendimiento debido a las condiciones adversas de calidad del río Chubut que afectan a toda la región del Valle Inferior” y señalaron que “estas aperturas se realizarán por pocas, pero suficientes, horas como para abastecer los sistemas de reserva de las viviendas que cumplen con las normas y reglamentaciones sanitarias vigentes”.
Sobre esta línea, precisaron que la primera zona abastecida comprendería “el sector oeste de la ciudad, conformada por los barrios Perón, San Miguel, Fontana Oeste, Galina, Covitres I y II, Barrio Juan B. Justo y zonas aledañas” y aclararon que, utilizando las reservas de la vivienda exclusivamente para consumo humano e higiene, “la autonomía debería superar las 24 horas”.

Contra el derroche

Seguidamente, informaron que la próxima apertura, tras abastecer las reservas de la zona oeste de la ciudad, “sucederá a partir de recuperar niveles en los centros de distribución, proceso absolutamente lento debido a la escasa producción del recurso de agua potable”.
En este sentido, desde Servicoop expresaron que “apelamos a la solidaridad y entendimiento sobre esta manera equitativa de distribución que se corresponde con la forma en que va siendo obtenida a raíz de la crisis hídrica; es importante que se comprenda que la continuidad de estas acciones no puede ser garantizada de manera alguna porque depende de múltiples factores, de público conocimiento, que afectan la posibilidad de captar, potabilizar, bombear y transportar el recurso vital” y recordaron que “una vez más, el uso está restringido a solo consumo e higiene humanos, no está permitido lavar veredas, autos, regar patios u otras actividades innecesarias; sea solidario, si usted derrocha agua, está privando a otro vecino de tenerla”.

Los técnicos trabajan a full

Extraoficialmente se pudo saber que técnicos de las cooperativas de la zona y de la Federación encaraban trabajos conjuntos con un grupo de profesionales arribados desde Santa fe evaluando la posibilidad de instalación de tecnología y equipamiento de filtrado a la vera del río, en estas condiciones de altísima turbiedad. Se esperaba el arribo de estos expertos en menos de 48 horas además de conocerse su opinión y sugerencia respecto a las condiciones atípicas del río Chubut.

Analizaron costos de desalinización

Recientemente, el edil Marcelo Gallichio planteó la posibilidad de instalar una planta desalinizadora en Puerto Madryn, analizando costos de inversión y plazos para la concreción de un proyecto que, de ver “luz verde”, podría ser financiado con créditos blandos del Banco Mundial, según trascendió en un principio. La planta tendría la capacidad para producir 100 toneladas por día, a un costo accesible.
Actualmente, el agua potable del que se abastece la ciudad costera proviene de la planta potabilizadora de Servicoop en la localidad de Trelew, donde se capta desde el propio río Chubut y, tras analizar el nivel de turbiedad y las condiciones químicas y bacteriológicas, se potabiliza; luego, mediante el sistema de bombeo, se envía a través de dos acueductos paralelos a la Ruta Nacional 3 hasta Loma María, en un trayecto de 70 kilómetros para llegar a Puerto Madryn, donde llega al sistema de distribución local.
Al respecto, en declaraciones radiales, el Gerente de Agua y Saneamiento de Servicoop, Pablo Timinieri, opinó sobre el hecho de poder desalinizar agua de mar teniendo al alcance el Golfo Nuevo y sostuvo que “ya hace veinte años que, desde los planteles técnicos y de ingeniería, venimos analizando esa posibilidad, junto a otras; me parece que siendo una ciudad de cara al mar, tenemos que estar pensando en eso, los sistemas de ósmosis inversa han evolucionado muchísimo, pero también es cierto que todo esto debe estar acompañado de un gran estudio económico, de un plan de manejo asociado, mirar cuán sustentable va a ser, cuáles serán los procesos involucrados; no es colocar una planta y nada más, luego hay que operarla eficientemente, a un costo”.

Impacto ambiental

Sobre este punto, Timinieri agregó que, “a su vez, hay que analizar dónde va a ser instalada esa planta y qué obras anexas va a contemplar, como por ejemplo acueductos y estaciones de bombeo, porque esa agua hay que reservarla, transportarla, bombearla a determinadas cotas para llegar a determinados sectores, y hay que determinar cuál es el costo absoluto de esa planta, o bien si va a ser una planta que va a desalinizar, luego vamos a venir en camiones a cargarla para luego transportar el agua a distintos sectores de la ciudad”, ironizó.
A su vez, puso en relieve que “tiene asociados un montón de temas, me parece excelente que se esté incursionando en la idea, y también hay que entender que, en países más desarrollados que el nuestro, ha habido intenciones y proyectos de plantas que hoy han quedado detenidas, como por ejemplo el caso de Australia” y explicó que “también, esto tiene un gran impacto ambiental, y hay que ver qué vamos a hacer con toda la disposición de todo aquello que se constituya como un residuo de esa planta”, agregando que “hay que ver cuál es la localización en el mar en donde realmente esa planta podría funcionar, y a qué distancia estaría de la zona de distribución de nuestra ciudad; ya que, si va a estar alejada, obviamente, a ello hay que sumarle acueducto y estaciones de bombeo”, según ejemplificó, en relación al costo agregado para la distribución del agua desalinizada.

Agua desalinizada para la industria

En otro orden, el gerente de Agua de Servicoop recordó que “Madryn tiene una calidad de agua excelente, reconocida por quienes han venido a visitar nuestra planta; el madrynense está acostumbrado a utilizar y beber un recurso de alta calidad” y aclaró que “obviamente, cuando uno va a tomar una decisión de este tipo, puede ser que se analice colocar un planta y analizar si se puede compartir o mezclar el agua de producción tradicional, por decirlo de alguna manera, con el agua de una desalinizadora; ello, si bien es posible, requiere de una mayor cantidad de rutinas de control químico, y es cierto que cambiará su sabor, por lo que hay que ver si estaríamos realmente dispuestos a ello”.
Por otra parte, sostuvo que “otra idea, que a mí me gusta mucho, es que, por ejemplo, nosotros sabemos que tenemos en la zona norte de la ciudad todo el parque industrial pesado, conexo, pesquero, Aluar y grandes desarrollos agroforestales, donde el sabor del agua no interesaría, por lo que se podría aislar todas esas redes de distribución y abastecerlas con una desalinizadora”.

Compártelo: