26 - febrero - 2019

Tras diez días, el incendio de Río Corinto está contenido

El denodado combate de un centenar de servidores públicos permitió contener las llamas. Aún sigue el riesgo y el alerta máxima pero las llamas dejaron de avanzar.

Más de 100 bomberos y brigadistas contuvieron el incendio que comenzó hace 10 días en la cordillera del Chubut y se desplazó entre Trevelin y Tecka, en línea con la zona del Alto Río Corintos, quemando a su paso más de 6.700 hectáreas de vegetación, informó el subsecretario de Bosques de la Provincia, Rodrigo Roveta.
“Se contuvo el incendio en todos los frentes, por lo que si todo marcha como hasta ahora creo que tendremos buenas novedades al terminar la jornada”, se esperanzó el funcionario en diálogo ayer con Télam.
Precisó que trabajaron para combatir el fuego “111 efectivos, incluido el apoyo aéreo de dos aviones hidrantes y un helicóptero con helibalde”.
“Se quemaron pastos bajos, neneo y coirones, vegetación que arde con facilidad y le dio al fuego una dinámica devastadora”, explicó Roveta. Los brigadistas lograron salvar un bosque nativo de lengas ubicado a 1.200 metros de altura, sobre una de las montañas que le da contorno a la laguna Suñica, en la que “el fuego había entrado con mucha fuerza”, destacó el subsecretario.
“Teniendo en cuenta los sobrevuelos que hicimos, calculamos que se quemaron más de 6.700 hectáreas de campos en la zona de alto Río Corintos, cerca de Esquel. En el peor momento las llamas superaron la ruta (provincial) 34, porque las condiciones del viento hacían que se volaran ramas de arbustos encendidas que ardían fácilmente del otro lado por la poca humedad del ambiente”, describió.

Anoche

En contacto con Diario Jornada, fuentes de bomberos admitieron que las condiciones mejoraron aunque todavía el riesgo no haya desaparecido. Según precisaron, aún quedan focos subterráneos encendidos y resta aplacar numerosos terrenos en brasas.
Al cierre de esta edición la situación daba cuenta del cese del avance de las cabezas del foco, aunque la actividad ígnea aún era poderosa, sobre todo en zonas de frondosidad vegetal.
De manera que los cuarteles de la comarca se encontraban aún en alerta máxima. Por su parte, propietarios de campos aledaños recorrían las zonas de riesgo, tanto en la zona de Parques Nacionales como en las propiedades privadas.

Fuente: Diario Jornada.