19 - julio - 2018

Trabajadores de la pesca hacinados en barcos

Los operativos se concretaron en Puerto Madryn, Comodoro Rivadavia y Rawson  a cargo del Coordinador de Fiscalización Portuaria dependiente del Ministerio de Trabajo de la Nación, Alfredo Bertonasco.

Constataron trabajo informal, suspendieron a dos astilleros de la ciudad capitalina y detectaron que en un camarote de tres metros cuadrados dormían 12 personas.  
Con el objetivo de normalizar las condiciones de trabajo en el sector pesquero, Bertonasco desembarcó en Chubut con su equipo y materializaron inspecciones en tres puertos provinciales. En septiembre efectivizarán un nuevo monitoreo en la localidad de Camarones. 
Estos procedimientos tienen como caracterísitca indisociable «normalizar» la situación de los trabajadores, pero a su vez, «prevenir» en accidentes como en los casos de los hundimientos. De todas maneras, el Ministerio de Trabajo no tiene bajo su órbita «el control de las embarcaciones», sino la situación de los trabajadores de la pesca. 
Bertonasco visitó EL CHUBUT y detalló los resultados de los relevamientos que alcanzaron a 150 empleados, dos plantas procesadoras de pescado, tres astilleros, 22 buques y dos empresas de la estiba de las ciudades de Rawson, Puerto Madryn y Comodoro Rivadavia. 

IRREGULARIDADES DETECTADAS
El funcionario nacional advirtió la existencia de un alto porcentaje de trabajo informal en el sector de la pesca chubutense y pésimas condiciones laborales.
«Las infracciones que hicimos fueron enormes y labramos dos actas de suspensión de actividades en dos astilleros de Rawson porque las condicones eran paupérrimas», remarcó Bertonasco en diálogo con EL CHUBUT.
Profundizando sobre el sector de los astilleros, enumeró que los trabajadores «en su mayoría estaban en negro y con condiciones penosas». Consideró vital «corregir» estas anomalías para reducir el margen de futuros accidentes.
Aclaró que los astilleros no fueron clausurados «porque no es la idea en absoluto del Ministerio de Trabajo dejar sin trabajo a nadie», pero recalcó que desde la cartera nacional «exigirán corregir estas irregularidades» porque en caso de no registrar las deficiencias, las penas serán más severas, como la imposibilidad de continuar funcionando. 
Otro de los resultados alarmantes que describió Bertonasco fue que en un operativo «encontramos que en un camarote de un buque de Puerto Madryn dormían 12 personas en un espacio de 3 metros cuadrados. Había comida y elementos de limpieza en un mismo lugar y las camas mojadas». 
Bertonasco reconoció que la inspección «es una de las mejores herramientas para revertir el trabajo informal».
Entre los incumplimientos, hubo un común denominador en todos los sectores de la pesca que relevaron: Trabajo informal, no se cumplen los horarios de descanso y hacinamiento.
Por último, Bertonasco rescató que en los diferentes procedimientos «hubo un fuerte compromiso» para revertir estas irregularidades.

Fuente: El Chubut