6 - septiembre - 2017

Testigos aseguraron ante el juez que a Santiago se lo llevó la Gendarmería

Son integrantes mapuches y declararon ante el juez Otranto con DNI y a cara descubierta. Confirmaron haber visto al artesano en la comunidad Pu Lof el día de la represión.

Declararon ayer ante el juez federal de Esquel, Guido Otranto, testigos que estuvieron en el Pu Lof en Resistencia Cushamen el 1º de agosto con Santiago Maldonado. Lo hicieron durante la mañana y luego en la afueras del edificio tribunalicio dieron una rueda de prensa. Estuvieron Soraya Maicoño y Andrea Millañanco, voceras de la comunidad de Vuelta del Río y de Facundo Jones Huala respectivamente.

Soraya explicó que fue una presentación espontánea y aseguró que desde que desapareció el joven Maldonado, están contándoles a los medios y a quienes estén interesados en saberlo, qué fue lo que sucedió, principalmente ese 1º de agosto.

Recordó que esa mañana temprano fueron avisados que Gendarmería estaba “balaceando” en el Pu Lof, por lo que se trasladaron y llegaron alrededor de las 9 al lugar y “pudimos estar con nuestros lamiens (hermanos), y en ese grupo de hermanos mapuches también se encontraba Santiago Maldonado. Por eso vinimos a dar nuestro testimonio, porque se estaban tejiendo distintas hipótesis, respecto de la presencia o no de Santiago en el Pu Lof ese día”.

La vocera remarcó que “yo lo vi; lo pude saludar a Santiago Maldonado, porque lo conocía de una marcha que se había hecho en Esquel (el 29 de julio), y en eso consistió la declaración”.

Denunció que esa mañana a las 10:30 aproximadamente, cuando regresaban a Esquel, “nos persiguió una camioneta de Gendarmería, y nos tuvieron detenidos hasta las seis y media de la tarde al frente de la Subcomisaría de Leleque”.

Se cruzaron con Nocetti

Comentó Soraya Maicoño que en esa circunstancia observaron el movimiento de las camionetas de Gendarmería, y “también nos cruzamos con Pablo Nocetti (jefe de Gabinete del Ministerio de Seguridad de la Nación), alrededor de las 14 horas, y teniendo en cuenta que Santiago Maldonado desapareció entre las 13 y las 13:30, nos da la pauta que Nocetti estuvo en el Pu Lof, o por lo menos en las inmediaciones, en el momento de la desaparición”.

Luego sostuvo que vieron cómo vehículos salían de la estancia de Benetton, dialogaban con gendarmes y bajaban a la Subsomisaría, lo que “nos daba la pauta que las camionetas de Benetton tenían conocimiento del operativo”.

En el mismo sentido testimonió que en una camioneta Gendarmería tenía las pertenencias secuestradas en el Pu Lof en Resistencia Cushamen.

Esas pertenencias Soraya afirmó que son herramientas de trabajo. “Pero –enfatizó- después descaradamente muestran esas herramientas como las armas de terroristas. Por eso hicimos esta presentación a cara descubierta, para que el país y la familia de Santiago se enteren que él estaba en el Pu Lof; que no lo vi en el corte de ruta sino que estaba en la guardia tomando unos mates, como también vi cómo la Gendarmería entraba a nuestra guardia antigua en un hostigamiento constante, sin ninguna orden”.

Charla con Santiago

Por su parte Nery García, quien testimonió ante Guido Otranto, contó que fue al Pu Lof el 1º de agosto con Soraya Maicoño, que llegaron a las 9 más o menos, y vieron a la Gendarmería. Soraya fue a hablar con la comunidad y ella se quedó en la guardia “hablando con Santiago de lo que había sucedido con el hostigamiento toda la noche por parte de gendarmes”.

Al igual que Maicoño, la mujer repasó cómo fue la persecución de una camioneta de Gendarmería cuando se trasladaba nuevamente a Esquel, para interceptarlas a la altura del casco de la estancia, frente al destacamento policial.

Aseveró García que “fuimos testigos en todo momento del hostigamiento de Gendarmería. Nos demoraron, nos requisaron; nos sacaron los celulares y pendrive, y nos retuvieron tanto la documentación personal como la de nuestro vehículo”.

Tramo siguiente señaló que entre las 13:30 y 14, mientras estaban retenidas en la Ruta 40, “vimos cómo pasó una camioneta raudamente (con dirección a Esquel) con un amontonamiento de personas, y creemos que llevaban a alguien”.

Nery García relató que personalmente habló con Pablo Nocetti, porque cuando le preguntó quién era, le respondió que era del Ministerio de Seguridad de la Nación.

“Le pedí que me de explicaciones porqué nos tenían demoradas desde las 11 de la mañana, y con soberbia me advirtió que nos podían tener hasta seis horas”. Afirmó que están totalmente convencidos que “a Santiago Maldonado se lo llevó Gendarmería”.

El relato de Santana

Matías Santana es del Pu Lof en Resistencia Cushamen, y también testimonió en el Juzgado Federal de Esquel. Manifestó que Santiago estuvo el 31 de julio en el lugar, y el 1º de agosto, cuando fue víctima de una “desaparición forzada” .

Narró que las fuerzas federales comenzaron con la represión el 1º de agosto a las 4.30 y lo hicieron hasta las 6.30, siendo el momento de mayor hostigamiento cuando desalojaron la Ruta 40 y después ingresaron al Lof con disparos de armas. El avance de los gendarmes –siguió-, los hizo correr hacia el río Chubut. “Me subí a un caballo, y cuando iba llegando escuché una voz que decía `Quedate quieto, estás detenido´. Subí un poco más al cerro, y pude ver que tres efectivos de Gendarmería estaban golpeando a alguien de negro con campera celeste, que es la que le había prestado a Santiago”.

Momentos después informó Santana, con un binocular observó cómo salía rápidamente un Unimog del lugar hacia la Ruta 40 intersección con la 70, donde estacionó una camioneta blanca de Gendarmería. “Hicieron una pantalla, y al mismo bulto que vi cómo golpeaban, lo introdujeron en la camioneta que salió rumbo a Esquel. Después nos juntamos todos los que habíamos sido víctimas de la represión con escopetas y 9 milímetros gritando maten a uno, tirale, etcétera; y nos dimos cuenta que el único que faltaba era él (Santiago Maldonado)”.

En su exposición a la prensa Santana recalcó que “nosotros sólo creemos en las organizaciones sociales y de los derechos humanos, y en el pueblo que sabe qué pasó con Santiago, que se lo llevó Gendarmería”.

Cuestionó que el mismo juez que ordenó la represión (Guido Otranto) esté llevando adelante el habeas corpus, y acentuó que “da mucha impotencia que el mismo Estado se presente como querellante, defendiendo a los uniformados que ingresaron a nuestro territorio, intentando cazar a un mapuche”.

También acusó al ministro de Gobierno, Pablo Durán, de armar un montaje mediático, para que la gente tenga el miedo interno que intentan generar en la sociedad.

“Señores: nosotros no somos terroristas; no somos delincuentes. Acá hay una persecución política a lo que Santiago Maldonado adhería a rajatablas, porque él no era pacifista, sino un anarquista que estuvo con nosotros y defendió sus ideales hasta el último minuto”.

Desestimó que no hayan permitido entrar a cierto sector del Pu Lof como lo ha indicado la fiscal Federal Silvina Ávila, y recordó que ellos tienen pautas culturales y “todo nuestro territorio es sagrado”.