19 - julio - 2017

Sturzenegger ve un crecimiento económico muy firme

El presidente del Banco Central reafirmó la meta máxima de inflación en 17 % para este año, pese a que en el primer semestre los precios cerraron con una suba del 11,8 %, y destacó que la economía crece a una tasa del 4,4 % anual si se proyectan los resultados del segundo trimestre.

“Recién terminó el primer tiempo, recién pasó el primer semestre. Estamos tomando las decisiones de política monetaria para cumplir con la meta”, del 17 por ciento anual, como parte “de un proceso que tendrá idas y vueltas, con meses con más inflación, y otros con menos”, dijo Sturzenegger a periodistas al presentar el Informe de Política Monetaria.
El funcionario explicó también que desde marzo pasado se elevaron las tasas de interés y la restricción monetaria se hizo mayor ante un repunte de la inflación minorista, más allá de que las expectativas del mercado apuntan a una baja en los índices de precios.
“Cuando en febrero nos dimos cuenta de que el proceso de desinflación no era el que queríamos, hicimos una política monetaria más dura, y subimos las tasas en abril”, que se mantuvieron “más allá de que las expectativas de inflación (de los operadores financieros) son hacia la baja”, dijo Sturzenegger .
El funcionario aseguró también que la economía crece a una tasa del 4,4 por ciento anual y destacó el aumento de la inversión, asociado a la baja de la inflación y a la recuperación del crédito.
Al término del segundo trimestre del año, “la economía esta viajando a una tasa crecimiento del 4,4 por ciento anual”, explicó Sturzenegger, en base a cálculos hechos por el propio BCRA.
Además, destacó que, según el Relevamiento de Expectativas del Mercado, “nadie piensa que la economía vaya a caer el año próximo, sino que todo lo contrario”.

El BCRA mantendrá elevadas las tasas de interés

«La mayor preocupación del BCRA es la persistencia de una inflación «núcleo» con cuyos resultados no estamos conformes y que nos ha obligado a endurecer la política monetaria en los últimos meses», dijo el titular del ente monetario al presentar el Informe de Política Monetaria (IPOM) correspondiente a julio.
Ese indicador, que se ha transformado en una suerte de «obsesión» del Central, mostró una tasa de aumento de precios del 1,3 por ciento en junio pasado, de acuerdo con el nuevo Indice de Precios Minorista (IPC) nacional elaborado por el INDEC.
«Es el mismo número que teníamos a mediados del año pasado, por eso es que desde marzo volvemos a la dureza monetaria ya que necesitamos que la inflación «núcleo» se ubique por debajo del 1% en el último trimestre de este año para cumplir con nuestra meta inflacionaria para 2017%», admitió Sturzenegger.
Al ser consultado por la «persistencia» de una tasa «núcleo» alta, el titular del BCRA se remitió a la misma explicación que había dado en anteriores ocasiones, haciendo un «mea culpa» por haber reducido de manera apresurada la tasa de interés entre noviembre y febrero pasados.
«Lo elevado de la inflación «núcleo» fue culpa del relajamiento de la política monetaria en esos meses del año pasado», destacó.
A pesar de esta autocrítica, el funcionario reivindicó la fuerte disminución registrada en la tasa de inflación interanual desde enero, cuando estaba en el 36,6%, al nivel actual del 21,7%, «una reducción de 15 puntos porcentuales que caracterizan un proceso de desinflación muy importante».
Sturzenegger se mostró, además, cautamente optimista de cara a la evolución de los precios de aquí a fin de año, al señalar que «nos faltan 4,7 puntos porcentuales para llegar, en diciembre, a la meta de inflación propuesta para 2017».
Apuntaba así a un índice del 17%, el techo de la meta fijada con un piso del 12% para este año, al tiempo que reafirmaba el objetivo del 5% para 2019 y precisaba otro del 10%, con un rango de intervalo de dos puntos arriba o abajo, para el año próximo.
Asimismo, recordó que «el nivel de inflación actual es el más bajo desde 2009 y lo más importante es que nadie piensa que esta inflación va a subir sino que se estima que va a seguir bajando».
De una más contundente, Sturzenegger subrayó que «esta desinflación fue sin atajos, porque no se produjo con atraso del tipo de cambio ni de las tarifas de servicios públicos que se han venido actualizando».
En este mismo sentido, insistió en su optimismo sobre el cumplimiento de las metas de inflación al afirmar que «»recién terminó el primer tiempo, recién pasó el primer semestre. Estamos tomando las decisiones de política monetaria para cumplir con la meta, dentro de un proceso que tendrá idas y vueltas, con meses con más inflación, y otros con menos».
Por otra parte, el titular del Central afirmó que la economía está creciendo a una tasa del 4,4% anual, de acuerdo con la proyección de los datos del segundo trimestre, un proceso que, según el BCRA, comenzó en el tercer trimestre del año pasado.
«La economía giró y comenzó a crecer el tercer trimestre del año pasado, un 0,1%, y siguió en el cuarto trimestre al 0,7% y al 1,1% en el primer trimestre de este año y 1% en el segundo trimestre», reveló Sturzenegger.
Agregó que «van nueve meses de crecimiento robusto y fuerte, un cambio significativo respecto a los cinco años anteriores cuando no se registró crecimiento de la economía, con un aumento generalizado en todos los componentes de la demanda agregada».
En otro orden y al ser consultado por la prensa, Sturzenegger reafirmó la anunciada política de recomposición de las reservas internacionales y adelantó que «gran parte de las compras van a tener que ver con las emisiones del Tesoro, como la que realizamos hace dos semanas por 500 millones de dólares».
Finalmente, el titular del BCRA le restó importancia a los resultados de las licitaciones de Lebac mensuales, como la que tendrá lugar hoy y en la que vencen 532.000 millones de pesos, ya que «cada día los tenedores de esos instrumentos pueden cambiar su portafolio sin necesidad de esperar a la licitación, operando en el mercado secundario».
En la exposición y posterior conferencia de prensa de Sturzenegger se encontraban presentes importantes banqueros y empresarios como Jorge Pablo Brito (director del Banco Macro), Jaime Campos (presidente de la Asociación Empresaria Argentina, AEA), Claudio Cesario (presidente de la Asociación de Bancos de la Argentina, ABA), Jorge Di Fiori (presidente de Cámara Argentina de Comercio), Sergio Grinenco (presidente del Banco de Galicia), Carlos Pérez (vicepresidente Banco Provincia de Buenos Aires) y Gustavo Weiss (presidente Cámara Argentina de la Construcción, CAC).