20 - julio - 2017

SON EXTRANJEROS O DE OTRAS PROVINCIAS. CURACHE DIJO QUE TAMBIÉN HAY TRABAJO IRREGULAR EN EL COMERCIO

La Secretaría de Trabajo admite que crece el empleo en negro en la pesca

Desde la delegación local de la Secretaría de Trabajo provincial, se refirieron a la intervención de dicho organismo en lo ocurrido en la ex pesquera “Ian Fish”, donde tres individuos de una provincia del norte del país fueron hallados viviendo en y trabajando en condiciones infrahumanas, hecho que motivó una encendida protesta sindical.
A pesar de que las actuaciones se encuentran en curso y que la empresa deberá presentar documentación que legitime la condición de los trabajadores el día viernes, lo cierto es que la situación deja al descubierto un escenario de empleo en negro, que abarca a cientos de trabajadores de la ciudad costera y no discrimina en materia de rubro.
En este sentido, otras inspecciones realizadas por la delegación de Trabajo madrynense arrojaron un caudal importante de trabajadores en negro o en condiciones irregulares, principalmente en empresas del sector pesquero, en una de las cuales se detectó más de medio centenar de empleados en dicha situación, de los cuales menos del 5 por ciento eran de nacionalidad argentina.
A su vez, queda en evidencia las pocas intenciones, por parte de un sector del empresariado local, de reducir el creciente índice de desempleo a partir de la generación de mano de obra genuina y “en regla”, teniendo en cuenta que la motivación de incorporar trabajadores de otras provincias, quienes muchas veces se encuentran ante la necesidad de trasladarse para tener una fuente de ingreso, resulta menos costoso para los propietarios de firmas locales; ello, en detrimento de las fuentes de trabajo madrynenses, que continúan perdiéndose semana a semana.

Trato inhumano

La polémica se suscitó luego de que integrantes de la Uocra, sindicato de la construcción, se manifestaran frente a la planta que anteriormente llevaba el nombre de “Ian Fish”, ahora adquirida por un empresario chino, quienes denunciaron que la firma había traído trabajadores de la provincia de Tucumán para realizar una obra, y que los mismos se encontraban “viviendo en un contenedor”.
La enérgica reacción del gremio permitió que los manifestantes bloquearan el acceso a la planta y quemaran neumáticos en las inmediaciones de la misma, al norte de Puerto Madryn; tras una inspección realizada por el sindicato, quedó en evidencia las condiciones de hacinamiento y falta de higiene en la que se encontraban los nuevos empleados, que aparentemente eran tres “en condiciones inhumanas”, según indicó el representante de Uocra, Juan Carlos Suárez, en declaraciones radiales; en esta línea, agregó que “la empresa trajo a personas de Tucumán para trabajar en la obra, habiendo personas desocupadas en la ciudad”, en relación a la difícil situación que atraviesa, al igual que otros rubros, el de la construcción, donde la promesa del inicio de obra de la Doble Trocha parecía tender a reactivar la actividad, algo que no ha ocurrido y no se sabe, tampoco, cuándo tendrá lugar.
Los tres trabajadores oriundos del norte del país “están parando en un contenedor donde deben vivir, en pésimas condiciones”, informó el sindicalista, quien también confirmó que la situación fue comunicada a la Secretaría de Trabajo.

Sin condiciones de higiene y seguridad

Al respecto, la titular de la Secretaría de Trabajo en Puerto Madryn, Marcela Curache, comentó sobre lo ocurrido en la pesquera local y especificó que los tres individuos “estaban trabajando en condiciones prácticamente inhumanas” y aclaró que “para nosotros, se trata de (la figura de) ‘trabajo no registrado’; las personas no tienen ningún tipo de contratación y estaban viviendo en condiciones de seguridad e higiene no aptas, supuestamente, para cualquier ser humano que tiene que desempeñar esas funciones”.
En cuanto a las sanciones que le cabrían a la firma, explicó que “las multas suelen ser altas, estamos hablando de 20 sueldos mínimos por cada trabajador afectado, así que a veces, en función de la cantidad de trabajadores, es el monto de la multa, pero generalmente son altas”.
En cuanto al proceso legal que se desarrolla a partir de la constatación de las condiciones en las que estaban dichos trabajadores, Curache sostuvo que “primeramente, se hace la inspección; luego, se infracciona y se hace la apertura de sumario, en la que se da la posibilidad de que la empresa realice el descargo correspondiente, presentando y acreditando la documentación correspondiente; si no lo hace, se cierra el sumario y se multa”.

Plazos y multas

En cuanto a los tres ciudadanos de la provincia de Tucumán, remarcó que “no pueden continuar trabajando en esas condiciones; de hecho, en este caso, justamente, intervino un sindicato, y el mismo estaba negociando la forma en la que podían llegar a continuar” y, consultada sobre si a dichas personas se les ha brindado alojamiento en algún lugar de la ciudad, en función del estado del “contenedor” donde residían, mencionó que “lo desconozco”.
A su vez, la delegada de Trabajo indicó que “habitualmente, se le da tres días a la empresa para que presente la documentación, y dentro de ese plazo, si no la presenta, se le hace la infracción”.
En relación a la calificación de “trabajo esclavo” esgrimida en un primer lugar, tras conocerse el padecimiento de dichos trabajadores, Curache explicó por qué la situación no encuadra en dicho delito: “Si bien son condiciones inhumanas en las que estas personas estaban trabajando, el trabajo esclavo tiene otras características, que tienen que ver con la captación de la persona, cuando le retienen documentación como, por ejemplo, el documento de identidad, lo cual no les permite circular, y tiene ciertas características que en este caso no se da”.
De todos modos, “sí, en este caso, entendemos que por parte de la empresa o del empresario, hay, justamente, un abuso de la necesidad de las personas de trabajar, y muchas veces las personas saben que no están en las mejores condiciones, pero necesitan el empleo; a partir de ello, el empresariado abusa de esa situación”.

Trabajo en negro en todos los rubros

En otro orden, consultada sobre otras inspecciones realizadas por la Secretaría de Trabajo en Puerto Madryn, mencionó que “hemos encontrado personas que están trabajando bajo trabajo en negro o no registrado, en distintos ámbitos, como ser en Comercio, pesqueras y demás” y agregó que “muchos (empresarios) piensan que de este modo se ahorran un peso, pero lo cierto es que, si el trabajador se accidenta, les van a tener que pagar y es muchísimo más lo que les deben pagar por un accidente, a diferencia de si el trabajador está registrado y hay una ART o aseguradora de por medio que se hace cargo”.
A ello, sumó que “cuesta entenderlo, pero aún nos pasa mucho con las empleadas domésticas; algunas, todavía, no están registradas y tal vez se caen limpiando un vidrio, se quiebran, no tienen ART, obra social, y esto se da en la habitualidad; pero, si esa trabajadora que se accidentó en una casa particular, hace un juicio, seguramente lo va a ganar y los costos que la persona que contrató bajo trabajo en negro tendrá que pagar, van a ser bastante más altos”.

62 trabajadores irregulares, 3 argentinos

Además, Curache manifestó, en relación a la problemática de falta de empleo, que de algún modo incrementa dichas “avivadas” por parte de algunos empresarios, que “la ciudad de Puerto Madryn no es ajena al contexto económico que tiene nuestro país, donde hoy se viene destruyendo, justamente, el empleo genuino; entiendo que no somos ajenos a esta política pública y económica nacional”, aunque planteó que “sin embargo, ello no justifica que los empleados o los trabajadores vayan perdiendo sus derechos laborales por necesidades que el mismo mercado les va generando”.
En referencia a las últimas inspecciones realizadas por dicha Secretaría y los resultados que las mismas han arrojado, comentó que “en época de zafra pesquera, en algunas pesqueras chicas hemos encontrado grupos amplios de trabajadores no registrados” y añadió que “en su mayoría, eran de países hermanos; muchos, incluso, llegados hace pocos días y sin siquiera tener DNI argentino; incluso, cuando van las inspecciones, algunos tienen más miedo de que los saquen del país, que de perder el trabajo”.
Sobre este punto, el Diario tuvo acceso a información por parte de fuentes extraoficiales, quienes detallaron que, en una de las inspecciones realizadas hace poco más de un mes, se detectó en una empresa un total de 62 trabajadores irregulares o “en negro”, de los cuales, tan solo tres eran de nacionalidad argentina, mientras que el resto había llegado desde países limítrofes.

Compártelo: