17 - agosto - 2021

Se deberá retirar el arma reglamentaria a policías denunciados por violencia familiar y de género.

Así lo establece una resolución del procurador general, Jorge Miquelarena, que rige para las fuerzas de seguridad provinciales y nacionales, aunque no se limita solamente a estas, como medida preventiva para proteger a la víctima en los casos de violencia doméstica.

Los casos de violencia de género son uno de los flagelos que cada vez despiertan mayor preocupación en la sociedad. Con esta disposición, se busca proteger a la víctima frente al agresor denunciado mientras se lleva adelante el proceso judicial.
La resolución, que entró en vigencia este año, dice que «se procurará obtener una especial medida de protección que prive al agresor denunciado del acceso al arma, habida cuenta del incremento del riesgo para víctima vulnerable frente a tales condiciones de realización de los acontecimientos».

También Miquelarena sugiere que «cuando resulte pertinente, se ponga en conocimiento del RENAR en caso que el denunciado cuente con permisos otorgados por ese organismo, solicitando la caducidad preventiva de los mismos».
El procurador general establece que, ante una denuncia de esta índole, el fiscal del caso informará en forma inmediata al jefe de la Unidad Regional o a la dependencia que corresponda, para que «en forma transitoria se prive del acceso al arma reglamentaria al denunciado».
También dispone que deberán poner en conocimiento a las autoridades civiles pertinentes -la cartera de Seguridad en el caso de la Policía del Chubut-, y recomienda que realicen un informe psicológico al denunciado para evaluar si está en condiciones de portar y utilizar armas.