22 - junio - 2020

San Antonio y Sierra Grande aspiran a tener una planta de GNL

Mientras lugares estratégicos como los puertos de San Antonio Este y Sierra Grande aguardan decisiones nacionales que los conviertan en verdaderos ejes de desarrollo, el centralismo de sectores públicos y privados apunta a seguir consolidando la infraestructura industrial del área de Bahía Blanca y su salida marítima para la exportación del petróleo y el gas de los yacimientos de Vaca Muerta en Río Negro y Neuquén.

El portal APP, señaló estos días que el ex secretario de Energía y actual legislador de Rio Negro Sebastián Caldiero, abordó varios temas de políticas hidrocarburíferas, y con claro sentido patagónico subrayó la necesidad de fortalecer el afianzamiento de las estaciones oceánicas de la provincia sobre el atlántico.
Exactamente la otra cara de la moneda es lo que ocurre en diversas zonas de la norpatagonia como las nuestras, que siguen teniendo como agobiante contrapeso de sus aspiraciones legítimas el obligado determinismo de seguir favoreciendo, con el manejo ajeno de sus distintos recursos, el crecimiento de áreas extraprovinciales en detrimento de las propias, perdiendo ingentes inversiones dentro de sus límites y valiosas fuentes de trabajo. Siempre los problemas de este tipo vuelven a repetirse.
Otras de las cuestiones que abordó el legislador Caldiero en el reportaje brindado a APP fue la posibilidad que la empresa YPF decida una inversión del orden de los 5.000 millones de dólares para construir una planta de gas licuado GNL, cuya ubicación geográfica todavía no se ha establecido.El legislador rionegrino fue categórico en cuanto a que Rio Negro no se resignará que esa importantísima obra de infraestructura no sea tenida en cuenta para los puertos de San Antonio Este o Punta Colorada en Sierra Grande, para ponerlos en valor definitivamente y evitar la concentración monopólica de Bahía Blanca dueña de un polo petroquímico, y uno de los puertos más importantes del país. La afirmación de Esteban Caldiero coincide con la formulada por la gobernadora Arabela Carreras cuando dijo meses atrás: “Nosotros vamos a defender con firmeza al puerto de San Antonio Este y a nuestro petróleo”.
A título informativo la empresa YPF alquiló la barcaza Tango FLNG de 140 metros de eslora por 38 de ancho, una verdadera fábrica que transforma el gas natural al someterlo a un proceso de enfriamiento por el que deja su condición de gaseoso para convertirse en líquido.
El objetivo de realizar esta transformación es que reduce el volumen del gas natural en 600 veces, lo que permite el transporte de gran cantidad del fluido en cada buque o viaje, cuya carga demora unos 40 días.
Actualmente el Tango es abastecido por gasoductos y las autoridades de YPF calcularon que el colosal barco “es la punta de flecha para buscar abrir la producción de gas y que tienen como gran objetivo habilitar una planta de gran escala para el 2025”.
La barcaza tenía previsto el año pasado realizar envíos a los mercados externos de 132.000 metros cúbicos en cada viaje marcando así las exportaciones de este tipo de gas desde Bahía Blanca. Es de desear que así como históricamente nunca faltan recursos para mejorar las condiciones de vida de las zonas privilegiadas, como los gasoductos, aparezcan también las partidas presupuestarias para impulsar el desarrollo de la norpatagonia.

FUENTE: DIARIO EL CHUBUT.