14 - agosto - 2017

Real Madrid dio el golpe en el Camp Nou y quedó cerca de sumar otro título

En España, hoy comenzó a resolverse el primer título de la campaña 17/18. En el encuentro de ida de la Supercopa entre Barcelona y Real Madrid, el equipo de la Casa Blanca se impuso por 3-1 en el Camp Nou y quedó a un paso de otra conquista. Lionel Messi, de penal, hizo el único gol de los catalanes, que tendrán revancha el próximo miércoles.

Con Jorge Sampaoli en la tribuna y sin Neymar en la cancha, Barcelona salió a jugar su primer gran desafío de la temporada. Y en un primer tiempo opaco tuvo alguna chance en los pies de Lionel Messi, quien sacó un buen tiro libre cerca del travesaño. El Madrid, con Cristiano Ronaldo en el banco, no generó demasiado, pero tampoco sintió el peligro en su arco.

En la segunda etapa llegó la acción de la buena. A los 5 minutos, el brasileño Marcelo corrió hasta el fondo de la cancha por la izquierda, tiró un centro bajo y Piqué, queriendo despejar el envío, la metió dentro del arco: 1-0. Golpe de efecto en el Camp Nou.

Messi quiso responder y en una jugada similar a la del gol del Madrid, casi convierte el local. En esa ocasión fue el argentino quien intentó empujarla, pero no llegó ante el centro de Jordi Alba.

Reaccionó en el juego el Barcelona después del gol en contra. Y llegó al empate por un polémico penal, tras una supuesta falta de Keylor Navas a Luis Suárez, que sólo vio el árbitro De Burgos Bengoetxea. La Pulga se encargó de rematar para anotar el 1-1.

Con la igualdad, parecía que el local lo iba a dar vuelta. Pero en una contra, el Madrid le dio un golpe inesperado. Cristiano Ronaldo, ingresado en el segundo tiempo, quedó mano a mano con Piqué y tras un amague la metió en el ángulo derecho de Ter Stegen, que voló pero nada pudo hacer.

Y el portugués, con poco tiempo en la cancha, iba a ser protagonista una vez más. Pero esta vez por una tarjeta roja. Apenas un rato después de su gol, cayó en el área rival, el árbitro vio una simulación y le mostró la segunda amarilla. Tras ser expulsado, CR7 empujó al juez del partido y dejó la cancha.

El partido no se iba a terminar sin otra trompada contra el Barcelona. A los 45, Lucas Vázquez salió disparado en una contra, habilitó a Marco Asensio y el juvenil delantero clavó el 3-1 que dejó la serie casi sentenciada.

La revancha, que se jugará el miércoles en el Santiago Bernabéu, brindará al campeón inaugural de la temporada en el mejor fútbol de Europa (de acuerdo con el índice UEFA).

Fuente: Diario del Chubut