8 - agosto - 2019

Rawson: funcionarios a las trompadas en el municipio #PiñasVan #PiñasVienen

Sigue el paro total de los empleados municipales de Rawson, con acampe frente al palacio municipal.

Los ánimos están muy caldeados y ya se traducen en violencia. Por ejemplo, en la reunión en Casa de Gobierno (ver página 6). Una sindicalista insultó a la intendente Rossana Artero y debieron sujetarla para que no la golpeara. La retiraron del lugar y Artero se refugió en una cocina lindante.

Minutos después les tocó al secretario de Gobierno, Nicolás Souza y al secretario privado de Artero, Gerardo Tardugno. Quisieron ingresar al municipio. Lo impidieron los empleados con empujones y golpes, lo que derivó en una denuncia de Souza en la Comisaría.

Jorge Siden relató que los empleados venían mal de la reunión de Gobierno “y se dan el gusto de provocar y querer entrar a la Municipalidad como si nada. No le permitimos que entre y salieron corriendo. No queremos que venga nadie del Ejecutivo, pedimos que renuncien”.

El propio Siden fue denunciado por Souza luego de ser atendido en el Hospital local por los golpes. Según relató el secretario, “me revisaron, me hicieron una placa de la nuca y me dieron el alta con un calmante para el dolor”.

Según su versión, regresaba de Casa de Gobierno con Tardugno caminando a la Municipalidad. “Veinte personas se paran enfrente y nos dicen ´Ustedes no entran´, yo venía hablando por teléfono, uno de atrás me lo roba, otro me empuja contra la pared y se prepara para pegarme cuando dos muchachos lo contienen. Se vienen más a empujarnos al grito de ´Váyanse´. Nos insultan y escucho la voz de Siden: ´No me mires´ y me pega una piña en la nuca”. Corrió hasta la esquina hasta la camioneta de Tardugno. Un joven le devolvió el teléfono.

Souza aclaró que “hasta el martes la Municipalidad estaba disponible para quien quisiera entrar y salir. Voy todos los días a mi oficina, estoy a cargo de Hacienda y tengo que firmar papeles”. Pero se quejó de no contar con garantías para su integridad física. “La verdad que con ganas de pegarme había cuatro o cinco”. Si no lo hubiese protegido “nos iban a pegar mucho”. Le pedirá seguridad al ministro coordinador, Federico Massoni. “Con este nivel de violencia no puedo ir”.

En un comunicado, Empleados Municipales Agremiados emitió un comunicado para responsabilizar a la intendente de las consecuencias en la integridad del personal.

Según leyó Jorgelina Guzmán, “la gravedad de la situación llegó a un punto límite y con ello deviene la falta de plan concreto, real y viable que permita superar la grave crisis”. La falta de pago de haberes “conlleva la falta de pago de nuestras obligaciones personales y crediticias, pero lo que es peor, nos impide llevar el alimento a nuestras familias y comprar los remedios para nuestros enfermos”. Tras considerar que “no existe un plan de rescate”, advirtieron que “nos encontramos con la actitud soberbia y la falta de solidaridad de sus funcionarios con empleados que manifestamos pacíficamente. Soportamos insultos, gestos socarrones y actitudes de enorme soberbia que sólo contribuyen con aumentar la angustia y pretenden provocar más violencia”.

El titular del gremio, Samuel Vargas, remarcó que la situación “es insostenible y sobrepasó todo límite porque hay compañeros que no tienen qué llevar a la mesa de sus hijos”. Denunció“actitudes de los secretarios y de la intendente prometiendo que la semana pasada se iba a cancelar todo y no hubo respuesta”.

“Pasearse como si no pasara nada es una provocación. A una compañera en Sala de Situación la intendente le tira un beso diciéndole ´Ya te voy a pagar el sueldo´, están creando violencia”, apuntó.

La delegada gremial que protagonizó el entredicho, Natalia Chemín, explicó: “La provocación lleva a eso, a que reaccionemos mal cuando nos faltan el respeto diciéndome: ´Te espero para el escrache, ya vas a cobrar´”. Venció julio sin un cronograma. “No saben decir dónde está la plata. Delante del Ministro Massoni no sabían dar explicaciones. Lo único que aluden es vender tierras, seguir vendiendo Rawson, no sabemos a quién más le quiere echar la culpa, ya que dicen que los contratos y pases a planta son uno de los motivos por los que no pueden pagar”.

Achacan a la intendente “irresponsabilidad, abandono y hasta nos sentimos amenazados”.

Vargas confirmó que según el anuncio del municipio – “aunque ya descreemos de todo”- ayer se depositarían los haberes de junio “de la categoría 10 a la 18 y estarían pagando al Concejo Deliberante lo que falta. El jueves pagarían a los chicos que trabajan con horas cátedras y contratos de locación”.

Pese al pago, seguirán las medidas de fuerza ya que no hay novedad de los sueldos de julio. “Se vencieron los plazos legales; pedimos un cronograma de pago y no tienen plan”.

Fuente: Diario Jornada