Aunque algunos residentes de la zona, propietarios de terrenos tomados, lograron desalojar a quienes usurparon, quedan dos lotes, de alrededor de una hectárea cada uno, que han sido tomados. Los hechos comenzaron a producirse semanas atrás y pese a que se dio aviso de inmediato a la policía, ésta informó que no podía intervenir para evitar la ocupación, por tratarse de terrenos privados.

“Cuando me entero de esto, me comuniqué con la policía, pero me dijeron que no podían hacer nada”, detalló Lozowski, propietario de uno de los terrenos usurpados y vecino de Comodoro Rivadavia. “Como es imposible viajar en este momento por la pandemia, me comuniqué desde acá y presenté la denuncia ante la Fiscalía de El Hoyo, pero todavía no me asignaron el número de causa”, lamentó.

Tengo toda la documentación, soy propietario del lote, mandé todo a la Fiscalía, pero no me dieron ni el número de causa todavía. Esto lleva varios días. Incluso otro de los propietarios afectados, que es abogado, presentó una denuncia en el mismo momento que se estaba haciendo la toma, era flagrante la usurpación, pero la policía no lo evitó”, lamentó.

Lozowski dijo entender la situación social de muchas personas, pero pidió que también las autoridades se pongan en su lugar: “Yo entiendo la necesidad de la gente que no tiene vivienda y no niego que haya gente con necesidades, pero también hay gente que aprovecha y especula con esto –cuestionó-. Y si vamos a ser solidarios, seamos solidarios todos. Entonces el intendente, el fiscal y el policía o todos los vecinos deberían tener una familia (sin techo propio) en sus casas”.

También detalló que apuntaba a instalar un emprendimiento familiar del tipo mini complejo de cabañas, para lo cual debió presentar toda la planificación y requerimientos exigidos por el municipio. “Tengo entendido que el intendente también hizo declaraciones a medios de El Bolsón y dijo que no puede hacer nada, porque no son terrenos fiscales y es un problema de privados”, cuestionó.

También advirtió que ahora deberá destinar tiempo y recursos para una denuncia penal y una demanda civil, cuando es un legítimo propietario de las tierras. “No niego que haya que resolver el problema de la gente –enfatizó-, pero de este modo se está perdiendo el respeto por la propiedad privada. Hay otras formas de buscar solución, entregando tierras que la gente pague dentro de sus posibilidades”.

También precisó que por lo que le informaron vecinos del lugar, en un principio las familias eran más de 50, pero algunos propietarios de terrenos afectados que residen en la zona pudieron revertir la toma, por lo que al día de hoy quedan alrededor de 30 familias ocupando su lote y el de otro propietario, ubicado en la misma zona del paralelo 42.

Otro propietario reclama el desalojo judicial y la restitución

Otro de los propietarios afectados, Emilio Trionfetti, es abogado y reside en Mar del Plata.
“Es deseo de esta parte dejar debidamente aclarado que esta fortuita e inesperada  situación no sólo priva del uso y goce del inmueble a quienes resultamos sus dueños, sus titulares, sino que literalmente  interrumpe con consecuencias sumamente gravosas –señala el propietario en su denuncia- un proyecto de loteo y venta del referido inmueble que lleva años de gastos y planeamiento conforme se acredita con la prueba documental que en este acto se acompaña sobre la referida propiedad, entre otras obrantes en poder de esta parte”.

Por ello, el abogado solicita una medida cautelar, “ordenándose el inmediato desalojo y reintegrándose en la posesión libre de ocupantes y/o terceros, lo que menguará los graves daños materiales que se me ocasionan no sólo la privación del uso, goce y libre disposición del inmueble de nuestra propiedad, sino que dicha situación se agrava al no poder finiquitar una operación de venta que aparecía como inminente”.

Y añade, entre otras citas doctrinarias. “Se encuentran dentro de las facultades del Juez instructor ordenar la desocupación del inmueble y entregar al denunciante en carácter de depósito judicial provisorio (doctrina art. 107 del CPP)”.