2 - noviembre - 2020

Prófugo: vendía droga en Trelew y confirmaron su condena pero ahora no lo pueden encontrar

Raúl Ricardo Fiocchetta operaba un “kiosco” desde su casa donde vendía al menudeo cocaína y marihuana. Integró una banda que traía droga por Correo desde Buenos Aires. En 2018 lo condenaron a 4 años de prisión. Pero la Policía Federal lo buscó en su casa y ya no estaba.

El Tribunal Oral Federal de Comodoro Rivadavia declaró la rebeldía de Raúl Ricardo Fiocchetta, que en marzo de 2018 fue condenado a 4 años de prisión por comercio de estupefacientes con una banda de 8 personas. Tiene 31 años y es de Trelew. El juez Enrique Guanziroli dispuso su inmediata captura en carácter de comunicado y su traslado a la Unidad 6 de Rawson.

La condena había sido confirmada por Casación. El 24 de julio de este año se ordenó su detención. Debía hacerlo la Delegación Rawson de Policía Federal Argentina. Pasó el tiempo y la orden se repitió el 8 de octubre. Una comisión policial fue al domicilio de calle Entre Ríos, y se llevaron a cabo tareas encubiertas en días y horarios discontinuos, sin hallarlo.

“De acuerdo al tiempo trascurrido, se advierte que el imputado no ha allegado aviso o pedido de autorización para abandonar el domicilio fijado en el expediente, por lo que se han sustraído a la jurisdicción del Cuerpo”, advirtió el TOF.

En noviembre de 2012, la casa de Fiocchetta, alias “Raulito”, fue allanada. Se secuestraron 8,76 gramos de cocaína y 9,13 gramos de marihuana, fraccionados en envoltorios, una balanza en funcionamiento, una Itaka y un revolver calibre 9 mm, municiones, celulares, $ 3.332 y restos de nylon.

Allí iban personas que permanecían pocos instantes. Se hacían pasamanos, a pie y en vehículos. Era un “kiosquito”. Él dijo que era consumidor pero que no vendía. Vivía en ese lugar con dos hermanos.

“Hubo cuantiosas conversaciones con diferentes interlocutores que prueban que su vinculación con la droga iba mucho más allá del consumo, donde le preguntan si tiene dicha sustancia para poder adquirírsela, en algunas ocasiones haciéndolo de manera explícita, pero la mayoría de las veces utilizando lenguaje encriptado”. Había referencias a calidades, cantidades y precios: “Cris”, “un ciego”, “Cristina”, “algo”, “prima”, “ella”.

La banda narco traía droga por correo a Chubut para vender en la calle. La causa arrancó por una denuncia telefónica anónima por venta de estupefacientes en pasaje Chiclana del barrio Oeste de Trelew.

El grupo se desarticuló cuando se detectó una encomienda en Comodoro con casi 4 kilos de cocaína y una balanza de precisión. Operaban en Buenos Aires, Comodoro Rivadavia y Trelew. También distribuían marihuana.

El correo llegaba a la ciudad petrolera y desde allí una parte iba al Valle Inferior. Lo redistribuían luego entre punteros para su comercialización al menudeo en plena vía pública.

“Una vez más se advierte que el flagelo de la droga se ha adueñado de personas jóvenes que delinquen olvidándose de su libertad, de su salud, de su familia, y en esa avanzada violenta a cuatro de ellos se les secuestraron armas de fuego, lo que es una muestra más de la peligrosidad del tráfico ilícito”, concluyó la sentencia.