28 - agosto - 2018

Presupuesto 19: Propusieron que el ajuste lo paguen las empresas

El ministro de Economía del Chubut, Alejandro Garzonio, reconoció que junto a sus pares provinciales coincidieron en plantear ante funcionarios nacionales que el recorte de los $ 100.000 millones que deben absorber las gobernaciones lo paguen las 1.000 empresas más grandes del país.

Afirmó asimismo que la obra púlica atraviesa uno de los momentos más complejos, y vaticinó que el esquema de Participación Público-Privada fracasó porque en este contexto «las empresas no quieren arriesgar».
La obra pública atraviesa uno de sus peores momentos en la provincia del Chubut. El combo compuesto por la eliminación del fondo sojero que recibían los gobernadores y que se destinaba a infraestructura, el complejo panorama financiero nacional, la imposibilidad de tomar deuda en el exterior debido a las fluctuaciones del dólar que parece no tener techo y el esquema de Participación Pública Privada que no terminó de despegar nunca, afectan sensiblemente la realización de obra pública en cada rincón del país.
Garzonio no anduvo con rodeos y dijo que la obra pública «la vemos muy difícil». En este contexto nacional «observamos un panorama muy complicado en la obra pública, no solamente para la provincia sino también para las empresas. Largaron con este esquema de Participación Público Privada y la verdad no tuvo el auge y la respuesta esperada».
Aclaró que en este momento «no hay nadie en condiciones de arriesgar», porque las que comprometen los fondos «son las empresas». Si bien las compañías recuperan la inversión a futuro por vía de la explotación de la obra u otro mecanismo dependiendo de qué obra se trate, el contexto actual activó una especie de «escudo» en el sector empresarial que ha optado por ser cauteloso a la hora de participar en procesos licitatorios.

EL FONDO SOJERO
Garzonio recordó que la poca obra pública «se financiaba justamente con el Fondo Federal Solidario», que acaba de eliminar el Gobierno nacional a través de un decreto.
Por eso precisó que uno de los planteos que hicieron todos los ministros en la cumbre del jueves pasado «fue la imposibilidad de eliminar este fondo a mitad de año, cuando el recurso ya estaba incluido en los presupuestos provinciales y municipales de todo el país».
Una de las opciones de Nación es cubrir el Fondo Sojero con el Fondo de Garantía de Sustentabilidad. «Esta semana nos volvemos a reunir todos los ministros después del cuarto intermedio de la semana pasada, en donde los funcionarios nacionales responderán la propuesta efectuada en torno a que vuelvan a aplicarse las retenciones a la minería y a sectores del campo», adelantó el ministro.
Sin vacilar, Garzonio recalcó que el recorte «debe arrancar con las empresas de mayor poder adquisitivo. Ahí habrá que evaluar si con eso alcanzan a cubrirse los 100.000 millones de pesos que deben absorber las provincias y si no haremos un esfuerzo, aunque mucho menor».
 
NACION ABRIO EL GRIFO 
El responsable de la cartera económica provincial aseveró que desde Nación «abrieron el grifo» a las gobernaciones para que en caso de que lo consideren necesario, puedan tomar deuda con organismos multilaterales como el caso del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el Banco Mundial (BM) y CAF-Banco de Desarrollo de América Latina. La finalidad: derramar en la obra pública producto de los recortes que hará Nación y que afectan a las transferencias de capital.
Desde Nación confirmaron que las líneas se activarían hasta julio de 2019. Esos recursos duplican el habitual nivel de desembolso anual de estos organismos a la Argentina: US$ 2500 millones del BID; US$ 1750 millones del Banco Mundial y US$ 1400 millones de la CAF. No se trata de líneas con destinos específicos, sino que están «condicionadas a políticas».
Sin embargo, Garzonio fue lapidario sobre esta opción: «Esto había sido una oferta que nos habían hecho desde el Ministerio de Economía de Nación, pero creo que eso está descartado por todas las provincias, porque tomar deuda en dólares para los gobernadores es muy complicado. Nosotros escuchamos el ofrecimiento, pero lo descartamos en forma inmediata porque con este dólar sin techo es imposible».
 
REFINANCIACION
La prórroga que busca el Gobierno de casi 3.000 millones de pesos por 48 meses es a tasa Badlar, que es fijada por el Banco Central de la República Argentina y que muy por debajo de la que abonaba Chubut por Letras del Tesoro.
En caso de que la Legislatura ratifique la refinanciación, Provincia empezará a pagar en forma inmediata, aunque los márgenes de la cuota serán mucho menor a lo que viene descontando Nación a través de la retención de fondos coparticipables.
En caso de que la Legislatura apruebe los convenios firmados entre Chubut y el Fondo Fiduciario para el Desarrollo Provincial, «comenzaremos a pagar la refinanciación a partir del mes de septiembre, aunque con una cifra mensual mucho menor», reconoció Garzonio a este diario. 

Fuente:El Chubut