1 - marzo - 2019

Por la Ley Justina se incrementó un 30% la cantidad de donantes de órganos

“La gente está tomando conciencia”, dijo Sebastián Kidd.

El referente en Chubut del INCUCAI, Sebastián Kidd, aseguró que desde la implementación en diciembre de 2018 de la Ley Justina la cantidad de donantes en la Argentina aumentó un 30%. Trelew no es ajena a esa realizad y aseguró que “la sociedad está tomando conciencia y dándose cuenta de la importancia de ser donante de órganos”.
Kidd apuntó que “hubo un impulso importantísimo en la cantidad de donantes. Ya en agosto lo que impulsó la ley fue muy importante. Mejorando las cifras. Casi llegando a un récord histórico de donantes en Argentina. Si comparamos enero y febrero de 2018 y 2019 tenemos un 30% más de donantes comparado al año previo. Estamos muy contentos. Repercute en la sociedad. De esta forma, estamos cada ver más cerca de conseguir el objetivo número uno que es disminuir el tiempo en lista de espera”.
Cabe destacar que con la Ley Justina lo que se establece que todas las personas mayores de 18 años son donantes de órganos, excepto que por escrito y mediante la web del INCUCAI manifiesten su voluntad contraria. “No hemos tenido variantes hacia la negativa. Hay gente que decide ser NO donante pero no cambió la balanza. En agosto se estaba promulgando la ley y se dio una oleada importante. Ahora no hay cambios significativos. La sociedad quiere ser donante. Toman conciencia de la importancia de la donación de órganos. No es algo que se impone. Es una decisión personal. Se puede decir que no y está bien. Si quiere serlo también lo puede decir para que la familia esté informada”, detalló el profesional.
El referente del INCUCAI indicó que “tenemos más posibilidades en la vida de necesitar un órgano o un tejido. Muchas veces uno piensa en tejidos para una quemadura o un implante de una muela. Eso depende de alguien que donó un tejido. Eso nos mejora la calidad de vida. No todos somos donantes, tiene que pasar algo en la vida para que sea posible, no es algo habitual. Es relativo. No hay que tener miedo en convertirnos en donantes”, concluyó. 

Fuente: Diario Jornada.