6 - octubre - 2017

Por falta de nafta hay sólo un móvil por comisaría patrullando en Madryn

La Unidad Regional de Policía de Puerto Madryn dio a conocer públicamente la delicada situación que se presenta ante la falta de vales para cargar combustible a los patrulleros. Sólo un móvil por comisaría sale a patrullar y los otros se los deja en “reserva” ante una emergencia. Dispusieron que más efectivos salgan a las calles a realizar rondas a pie. El comisario Javier Guzmán reconoció que esta falencia “nos disminuye bastante la prevención”.
Desde hace varios días, la flota de patrulleros de la Policía del Chubut con asiento en la ciudad del Golfo atraviesa una alarmante situación, debido a la falta de provisión de vales de combustible, necesarios para mantener a los vehículos andando y realizando, entre otras cuestiones, tareas de patrullaje.
La escasez de recursos, en este caso económicos, obligó a que actualmente, solamente cuatro móviles, uno por comisaría, se encontraran patrullando la ciudad, dejando entre uno o dos de ellos con el “tanque lleno” y reservados para casos de suma urgencia.
Desde la Unidad Regional indicaron que, pese a dicha problemática, que estaría en vías de solucionarse en los próximos días, los índices delictivos no se incrementaron, así como también remarcaron que continúan cumpliéndose los controles exigidos por la Justicia, como por ejemplo, las verificaciones de aquellos sujetos que gozan de prisión domiciliaria o se encuentran bajo alguna medida de coerción específica.
La flota de vehículos de la Policía con asiento en Madryn “se ha reducido bastante, hasta ahora tenemos nada más que un móvil por comisaría, patrullando; estamos tratando de solucionar el problema, ya hemos hecho los trámites en Jefatura y Gobierno, y creemos que en pocos días ya estará solucionado”, indicaron desde la Unidad Regional, desde donde aclararon, a raíz de la polémica surgida por un caso particular, que “estamos bien con los traslados, aunque el miércoles pasado nos encontramos con que no teníamos para hacer todos los traslados de detenidos, algunos de los cuales teníamos que traer de Rawson, así como también de la localidad de Trelew”.
El inconveniente se suma a la deuda que la Unidad Regional mantenía con la rotisería local “El Padrino”, encargada de preparar las viandas para los sujetos privados de la libertad de las distintas comisarías, lo cual alcanzaba una cifra por encima del millón de pesos; la interrupción en dicho suministro había obligado, en más de una ocasión, a que los familiares de los reclusos les llevaran la comida a la cárcel, e incluso la situación conllevó a que una jueza de la ciudad mencionara que, en caso de no estar garantizado el alimento en las distintas seccionales, los individuos podrían gozar de prisión domiciliaria, algo que, finalmente, no se cumplió.

Reciben el 50% menos de tickets

Al respecto, el segundo jefe de la Unidad Regional, comisario inspector Javier Guzmán, contó que “efectivamente, tenemos un inconveniente con la provisión de tickets de combustible, los cuales generalmente vienen de Jefatura y tienen que venir todos los meses”, y agregó que “hace ya unos años que la partida está viniendo por la mitad, a veces un 20 o un 50 por ciento, o bien 50 y 50, pero ya hace un tiempo que la partida completa no viene, tanto para la Unidad Regional como así también, para las comisarías”.
Estas últimas son las seccionales Primera, ubicada en el centro de la ciudad, Segunda, en la zona norte, Tercera, sobre la avenida Juan B. Justo, y Cuarta, en el barrio Presidente Perón.
En esta línea, Guzmán sostuvo que “en este último tiempo hemos tenido un problema un poco más grave, por el cual debimos reducir el número de móviles para patrullar la jurisdicción, debido a que no estamos en condiciones de poder mantener los tres o cuatro móviles que hay por comisaría”.

Cuatro móviles patrullan todo Madryn

La flota, consecuentemente, “se ha reducido bastante, hasta ahora tenemos nada más que un móvil por comisaría, patrullando; estamos tratando de solucionar el problema, ya hemos hecho los trámites en Jefatura y Gobierno, y creemos que en pocos días ya estará solucionado”, adelantó el Comisario.
Consultado sobre el monto de la deuda por combustible, especificó que “en las comisarías, cuando nos quedamos sin combustible, a veces el mismo jefe de la seccional tiene la posibilidad, particular, de ir a una estación de servicio y solicitar un adelanto; generalmente, cuando se retrasa la llegada de partida de combustible, en una semana, a veces unos cinco días, algunas estaciones de servicio nos dan combustible y sabemos trabajar con eso”, aunque aclaró que las estaciones no dejaron de colaborar en ese sentido: “No cortaron el suministro, pero frecuentemente, a los jefes de comisaría, directamente les ordeno que, cuando pidan, generalmente sea un monto menor y, llegado un determinado monto, que no pidan más, ya que no podemos estar endeudados; en realidad, lo vamos a pagar, pero no tiene sentido endeudarse en 30, 40 o 50 mil pesos; no los dejo endeudarse en más de 10 mil pesos, ya que sabemos que eso en pocos días lo recuperamos y pagamos”.

Móviles de “reserva”

El segundo Jefe de la Unidad Regional anticipó que “según tengo entendido, en algunos días ya estaría solucionado el inconveniente con la partida, pero en estos días, hemos estado bastante mal y debimos reducir el patrullaje”.
Sobre la logística de este último y si se están priorizando ciertos sectores más “calientes” del mapa delictivo local, afirmó que “en la zona céntrica, tratamos de sacar a la calle el personal de a pie, mientras que a los lugares más alejados enviamos los móviles policiales; la sección Operaciones tuvo a cargo, en estos días, la tarea de elaborar un plan y una estrategia para que esos pocos móviles que tenemos puedan cubrir la mayor parte de la jurisdicción”.
Sin embargo, los casos “graves” están contemplados pese a los escasos recursos de movilidad: “Lo que ordené desde el sábado pasado, en base a lo dispuesto por el jefe de la Unidad Regional (por el comisario mayor Ricardo Cerda) es que tenemos el móvil de la comisaría andando, pero tenemos uno o dos móviles parados en la comisaría con el tanque lleno, por si ocurren necesidades urgentes o accidentes, donde se utilizan esos móviles y luego se los vuelve a dejar parados hasta que ocurra algún otro incidente”.

Problemas con traslado de reclusos

Otro polémico episodio que tuvo lugar días atrás fue que, a raíz de la falta de combustible, un preso no pudo ser trasladado de Rawson a Puerto Madryn y debió permanecer en el primer destino durante varias horas, hasta tanto se morigerara el inconveniente.
Sobre esto último, el Comisario Inspector comentó que “el miércoles tuvimos un inconveniente en la mañana, donde nos habíamos quedado sin combustible, pero se solucionó y tenemos hasta una semana más; la Jefatura de Policía nos solucionó el inconveniente y, por ahora, estamos bien con los traslados, aunque aquél día nos encontramos con que no teníamos para hacer todos los traslados de detenidos, algunos de los cuales teníamos que traer de Rawson, así como también de la localidad de Trelew”.

Tienen nafta hasta el sábado

Preguntado sobre el impacto de la falta de combustible en el resto de las divisiones, Guzmán explicó que “algunas divisiones, entre ellas Policía Montada, Infantería, dependen de la Jefatura de Policía; la primera, por ejemplo, tendría ya solucionado su inconveniente, ya que el martes viajó a la localidad de Telsen a realizar unos allanamientos” y agregó que “recientemente hablé con el jefe de Infantería y, cuando ellos tienen inconvenientes de este tipo, nosotros los ayudamos; ahora, dicha división tiene combustible como para estar funcionando hasta el fin de semana”.
La sección Canes “también depende de nosotros, y tratamos de restringir al máximo el uso de móviles en este caso, solamente para llevar adelante operativos”.

Se resiente la prevención

En relación a las disposiciones judiciales que imponen el traslado de efectivos policiales en sus respectivos móviles, por ejemplo, para verificar si un imputado o condenado se encuentra cumpliendo la medida de prisión domiciliaria, el segundo jefe de la Unidad Regional expresó que “eso se debe hacer, lo hacemos todos los días, mañana, tarde y noche; son controles que no se dejan de hacer porque se trata de disposiciones judiciales y no podemos dejar de atenderlas”.
De este modo y en un contexto como el descrito por el jefe policial, el dispositivo de seguridad que normalmente funciona, en sus distintos niveles, en Puerto Madryn, se vio modificado por efecto de la reducción en la flota de patrulleros: “En parte, tener un solo móvil por comisaría, a nosotros nos altera el dispositivo de seguridad. Cada comisaría suele tener de dos a tres móviles y más, y generalmente suelen ser hasta cuatro los que salen andando por seccional y por jurisdicción; el hecho de tener un solo móvil por comisaría nos disminuye bastante la prevención”, remarcó el Comisario Inspector.

Autos nuevos con tanques vacíos

Pese a esto, la cantidad de delitos no parecería haber aumentado por estos días en la ciudad: “No hemos detectado incremento, estamos más o menos en los mismos niveles, pero a nosotros nos preocupa notoriamente, ya hemos hecho los reclamos y, según nos indicaron desde la Jefatura de Policía, ya estaría solucionado el tema del combustible en pocos días”.
En referencia al estado de los patrulleros, Guzmán detalló que “hemos recibido vehículos nuevos, están bastante bien; hemos tenido muchos menos accidentes este año en relación a los anteriores” y concluyó que “por ahí, hubo algún inconveniente en lo relativo a móviles que cumplieron el tiempo estipulado para realizar el mantenimiento, por un retraso administrativo que obligó a esperar unos días y parar algunos, pero esto pasó hace unos meses y, actualmente, estamos al día con eso y bastante bien”.

Preocupante

Una mujer habría llamado por teléfono para denunciar un caso de acoso y le dijeron que ella debía ir a la comisaría ya que no podían enviar un móvil por falta de combustible. Así trascendió por parte de la madre de una joven que, según el relato, su hija de 15 años había salido de la casa para hacer unas compras y, a unos 300 metros, fue interceptada por un vehículo, cuyo conductor le hizo una pregunta, tras lo cual se percató de que éste tenía el pantalón bajo y exhibía sus genitales.
Aparentemente, la joven comenzó a gritar, salieron los vecinos a ver qué sucedía y el auto se dio a la fuga; sin embargo, al llamar a la Policía, les dijeron que no podían mandar ningún patrullero porque no había disponibles. La sorpresa de la mujer, según su versión, fue que, al concurrir a la Seccional Primera a radicar la denuncia, le dijeron que los móviles no tenían combustible; seguidamente y, tras ofuscarse por lo ocurrido, la madre de la joven quiso denunciar nuevamente, esta vez en la Seccional Segunda, y sostuvo que le dijeron que no podían tomarle la exposición porque la dependencia pertenecía a otra jurisdicción. Recién en la Seccional Tercera, finalmente le tomaron la denuncia.