10 - febrero - 2019

Pobladores de El Foyel se opusieron al ingreso de una marcha que pretende llegar al lago Escondido

Plantar la bandera argentina en el lago Escondido es reivindicar el derecho del uso del espacio público para todos los ciudadanos argentinos. Hidden Lake pretende que sea privado y que nosotros pidamos permiso para entrar”, reflejó ayer el abogado Sergio Cuestas, de la Fundación FIPCA, al intentar ingresar con vehículos desde la ruta nacional, a la altura del paraje El Foyel.

Sin embargo, el primer obstáculo fue la tranquera cerrada y la oposición de los pobladores. Luego de varios minutos de tensión, y ante un cordón policial de 20 uniformados, los militantes optaron por pasar por encima del vallado, luego de gritar “cipayos” y “vendepatria” a los vecinos del lugar.
“Los pobladores colocaron un candado esta mañana, ayer el portón estaba abierto. Esperaban que lo rompamos para acusarnos del daño. Ingresamos saltando la tranquera y vamos a ir caminando. Si es necesario, vamos a acampar en la costa del río Foyel, pero el objetivo es llegar al lago Escondido”, precisó Cuestas.
“Esperamos que los vecinos revean su posición, porque es un camino que se puede transitar. El impedimento es meramente producto de la confusión que tiene esta gente, generado por la propia Hidden Lake, que les ha hecho creer que nosotros vamos a vulnerar sus derechos de propiedad, solo queremos usar el camino”, insistió el letrado.
En tanto se presentaba un recurso de amparo ante el Juzgado de El Bolsón, la columna avanzó unos 8 kilómetros hasta la tranquera del poblador Arsoindo Montero, donde nuevamente se les prohibió avanzar. Pasadas las horas, el juez de turno autorizó el ingreso de 10 vehículos para que retiren “a las personas adultas y mujeres que presentan signos de cansancio”.
De igual forma, la columna principal, entre los que están el concejal Mario Scandizzo (FpV), el referente peronista Jorge Rachid y el presidente de FIPCA, Julio Urien, manifestó su intención de “seguir caminando hasta el lago Escondido”. Desde este punto, hay otras 3 horas de distancia y, de conseguir la pertinente autorización judicial, se especulaba que iban a acampar a orillas del río Foyel para completar el periplo durante la jornada del domingo.
En coincidencia, otra columna de 17 personas hizo el camino de alta montaña por Los Laguitos, para llegar en la noche del viernes a la cabecera oeste del espejo lacustre. “Tenemos previsto encontrarnos hoy en una isla, a la que bautizaremos con el nombre de Héroes de la Patria”, anticipó.
No obstante, más tarde trascendió que solo una pareja pudo navegar en una precaria embarcación inflable hasta el punto de encuentro, pero naufragó debido al fuerte viento reinante y tuvo que ser rescatada por una lancha de la empresa de Joe Lewis.
“Esta es una marcha pacífica, queremos transitar un camino público, Cuando la resistencia genere peligro, no vamos a correr ese riesgo. Hay mujeres, niños, personas mayores. No vamos a responder a ninguna provocación. Hay gente que llegó desde distintos puntos del país, que ha recorrido dos o tres mil kilómetros para estar acá. El hecho de cerrarnos la tranquera en la cara es un acto violento”, remarcó Cuestas.
Recordó que “nos habían ofrecido que nos inscribiéramos en sus registros para poder ingresar a la propiedad de Joe Lewis, que es un enclave colonial. Allí dentro hay prácticamente una ciudad autosuficiente, donde pueden subsistir a tranquera cerrada, como lo están haciendo ahora”.
En respuesta al rechazo de la Justicia rionegrina a un reclamo de la senadora Magdalena Odarda para habilitar el camino por Tacuifí, Cuestas aclaró que “en realidad hay tres fallos distintos, con una sentencia que dice que este tramo se debe abrir, aunque está apelado. Esa es la situación jurídica actual, Se intimó a la provincia para que haga las obras y la señalización para que el público pueda circular”.
Por su parte, desde la firma Lago Escondido observaron que “entraron con insultos y con violencia, sin respetar los derechos de los pobladores”.

Fuente: Diario Jornada.