21 - agosto - 2018

Pirámides: Las nuevas construcciones no contarían con estudio de impacto ambiental

“Por otra parte, en la propuesta del Ministerio de Infraestructura, Planeamiento y Servicios Públicos, aparece un loteo en la zona costera donde actualmente se ubica el predio ballenero que me resulta cuando menos sospechoso” destacó Gandón, quien desconfió del destino que le iban a dar a esas tierras cuando desde el mencionado Ministerio comenzaron a exigir que las empresas de avistaje liberaran la zona portuaria para mudarse a la Segunda Bajada al Mar, en vista a la próxima licitación.

SOSPECHAS
“Si bien nuclear a todas las empresas de avistaje en un mismo sector sería ideal, y se conversó durante el Plan Estratégico de Puerto Pirámides que se hizo en el año 2007, es algo que se debería proyectar minuciosamente y que demandaría mucho tiempo, consenso, y un enorme presupuesto, pero desde Planificación pretenden que la mudanza de las empresas se concrete en pocos meses. Entonces, dado los recientes acontecimientos que salieron a la luz en la causa Embrujo, me hace sospechar que estos terrenos, que están actualmente en manos del IAC podrían estar involucrados otro posible negocio inmobiliario.”

SIN EVALUACION DE IMPACTO
Respecto a las nuevas obras que generaron revuelo en la Villa, Gandón expresó que a ninguna de ellas se le ha exigido una evaluación de impacto ambiental, que la obra en construcción en la Primera Bajada ha modificado para siempre la fisionomía del pueblo y que los concejales están esperando respuesta del Departamento de Arquitectura Municipal sobre la altura que, a simple vista, parecería sobrepasar los 9 metros permitidos por el código edilicio vigente.
En la Segunda Bajada al mar se está construyendo otro complejo, al que tampoco sabemos si se le ha exigido evaluación de impacto ambiental. “El Ejecutivo Municipal pareciera desconocer las normas a las que está sujeta la Comisión de Fomento” resaltó Gandón.

LA LEGISLACION
“Cuando Pirámides pasó a ser Comisión de Fomento mediante la Ley 4965 del año 2003, quedó sujeta a la Ley N 4.617 que crea el sistema de Áreas Naturales protegidas y a la Ley Nº 4.722 que crea el Área Natural Protegida Península Valdés y aprueba su Plan de Manejo” explicó Gandón. “Esto significa que la planificación urbana, loteos, división de tierras, entre otros, deben considerar todas las normas que se desprenden del plan de manejo y de la ley marco de áreas naturales Protegidas provinciales es decir, quedan también sujetas a la Ley N 4.032 de impacto ambiental”, concluyó.
Aunque Pirámides tiene autonomía para decidir sus propias políticas, al estar inserta en Península Valdés, que fue declarada área natural protegida, para tomar decisiones que involucren las tierras deben considerar los lineamientos de la ley provincial de áreas naturales protegidas, el plan de manejo y las normas de evaluación de impacto ambiental para cuidar que no se afecte el medio ambiente.

Fuente: El Chubut