31 - mayo - 2017

PIDEN SER RECIBIDOS POR EL CONSEJO FEDERAL PESQUERO

El gremio de la estiba amenaza con paralizar todos los puertos

La Dirección Nacional de Coordinación Pesquera no autoriza el despacho a la pesca de al menos 12 barcos de la flota amarilla de Rawson, y se aduce que es porque esos barcos ya completaron sus ‘cupos’ de langostino, contabilizando lo capturado en aguas de jurisdicción provincial. Hay diferentes interpretaciones de lo que fija la normativa pesquera en la materia, pero ya en 2015 y 2016 se intentó frenar los despachos bajo esa premisa, pero luego se las dejó sin efecto con el argumento de la ‘sobreabundancia’ del recurso Pleoticus muelleri.
Ahora, ante la inactividad de Puerto Rawson, por baja temporada, el gremio de la estiba se puso en alerta y reclama ser escuchada su posición por parte de los integrantes del Consejo Federal Pesquero, al tiempo que advierten que apuestan al diálogo, pero de no haber respuesta, tomarían medidas de fuerza en los diferentes puertos.

Consecuencias sociales

El asesor legal del SUPA Chubut, José Gabriel Aguilar, explicó que “tuvimos el viernes una reunión en la Casa de Gobierno en Rawson y hemos planteado nuestra preocupación por la decisión de las autoridades pesqueras nacionales de no permitir salir a pescar a barcos de la flota amarilla, porque les contabilizan como cupo de langostino lo que pescaron en aguas provinciales”.
Sostuvo que el SUPA está dispuesto a ir al Consejo Federal Pesquero “para que tomen dimensión de las consecuencias sociales que puede provocar ese impedimento de que salgan barcos a pescar. Si la flota amarilla no sale, tenemos alrededor de cuatrocientos estibadores que no tendrían trabajo este invierno”, alertó.

“Vuelven a castigar a los patagónicos”

El abogado Aguilar cuestionó las restricciones impuestas por la Subsecretaría de Pesca de la Nación. “Creemos que es errada la interpretación que hace Nación respecto de los cupos de captura de los barcos. Eso no está escrito en la ley. La ley regula la especie merluza, pero ellos utilizan ese esquema y lo pretenden aplicar al langostino, cuando no eso la ley no lo establece”, indicó el asesor legal del SUPA.
“El Estado nacional vuelve a castigar a los patagónicos. Desde la quita de los reembolsos a esta traba para que los barcos de la flota amarilla no puedan salir a pescar porque se les computa como cupo de captura lo que pescaron en aguas provinciales. Hacen una interpretación incorrecta de la ley respecto de sumar la captura provincial con la nacional. Creemos que lo que se esconde es una decisión política de favorecer a Mar del Plata en detrimento de los puertos patagónicos”, reprochó José Gabriel Aguilar.

Solicitan una audiencia

El sindicato que nuclea a los estibadores se mete en la discusión “en defensa del trabajo. Si los barcos no salen, no hay trabajo en el puerto, y eso puede generar un conflicto social”, insistió. “Ahora son 12 barcos los que no pueden salir, pero dentro de un mes ya van a ser 17 barcos los que no podrían salir a pescar. Esto representa una fuerte inactividad en la descarga”, dijo.
Cabe tener en cuenta que, desde fines de abril, los trabajadores de la estiba de Rawson están sin actividad, “y no se puede esperar hasta que arranque la otra temporada en octubre. El trabajador de la estiba es un trabajador eventual, es decir, cuando hay descarga se cobra el jornal, y si no hay trabajo, no se cobra nada”, clarificó.
El SUPA quiere que se escuche “nuestra preocupación en el seno del Consejo Federal Pesquero. Pretendemos que nos concedan una audiencia donde podamos explicar con precisión las severas consecuencias sociales que derivaría de paralizar a la flota pesquera”, reiteró Aguilar.

Afecta a 400 estibadores

“La estiba de Rawson es particular, porque trabaja exclusivamente de la pesca, porque no hay otra actividad portuaria que no sea esa. En Madryn hay otras variantes como aluminio y otros productos, además de la pesca. En Comodoro se puede descargar algún mineral o insumo de la industria petrolera. En cambio, el puerto de Rawson depende solo de la pesca”, argumentó al contradecir las restricciones impuestas por Nación.
“En el puerto capitalino tenemos un listado de 116 afiliados directos al SUPA, y unos 300 trabajadores eventuales. Son muchas las familias que en este invierno se quedarían sin sustento. Esto se lo queremos plantear al Consejo Federal y que no siga transcurriendo el tiempo porque ya hay una docena de barcos que no pueden despachar”, manifestó el letrado.

Podrían paralizar los puertos

La comisión directiva del SUPA estuvo reunida ayer para decidir los pasos a seguir. “Apostamos al diálogo y que la voz de los trabajadores sea escuchada en Nación y no queremos llegar al punto de tener que adoptar medidas de acción directa sobre los barcos que pesquen en aguas nacionales”, alertó Aguilar.
“Necesitamos que se resuelva este tema cuanto antes para evitar cualquier complicación futura. Hoy dialogamos con los delegados de Comodoro Rivadavia, Camarones y Puerto Madryn y les planteamos que la prioridad es la defensa de los puestos de trabajo en Rawson, pero tenemos que considerar siempre el principio de la solidaridad y en función de eso debemos defender a cada estibador esté donde esté”, expresó sobre la ronda de consultas realizada en las últimas horas. “Y con ese criterio se analizó concretamente la posibilidad de no descargar ningún barco hasta tanto el Consejo Federal Pesquero resuelva favorablemente este tema y se les permita a los barcos de Rawson salir a pescar. Los delegados de todas las ciudades lo han entendido, y si esto no se soluciona, no vamos a descargar ningún barco en ningún puerto. No queremos llegar a esta situación, apostamos al diálogo y que nos escuchen y se resuelva, pero caso contrario, no nos queda otra herramienta que iniciar medidas de acción directa que significará la no descarga de ningún barco, en ningún puerto de Chubut”, anunció. (Fuente: Revista Puerto)

Compártelo: