26 - marzo - 2019

Peligro en las costas de Playa Magagna

Se derrumbó parte de la contención costera, a pocos metros de las viviendas. Los vecinos aseguran que advirtieron de su fragilidad al municipio hace un año.

La fuerza del mar además del accionar de los visitantes que prenden fuego al reparo de las contenciones de piedra y alambre ubicadas en la costa del Complejo Magagna, han provocado que las mismas colapsen y se derrumben. Los vecinos están indignados y preocupados con la situación porque ellos hace un año que vienen advirtiendo del deterioro y el peligro que representa. 
Meses atrás se dio una situación similar en la zona de Playa Bonita y ahora se suma lo que ocurrió el domingo con el desmoronamiento en Cangrejales II. Allí los vecinos alertaron que se cayó gran parte de la contención luego de que se destruyera, casi hasta desaparecer, el alambre que recubre las piedras.
Hugo Carrasco es uno de los vecinos del sector que pide el arreglo y mantenimiento del paredón de piedra que se erigió años atrás para contener el avance del mar. “Si bien esta obra se hizo hace varios años, se hizo de piedra con alambre forrado. En ese momento sirvió, contuvo muchos años pero toda obra lleva un mantenimiento”, explicó. 
“Hace un año venimos denunciando el deterioro de la parte de abajo, de la base de las piedras; con el tiempo el agua se comió el alambre y empezaron a salir las piedras. Eso llevó a que se rompa la base y se desmorone. El domingo se cayó toda la piedra completa, la bronca nuestra es que hace un año venimos diciendo que con un cordón de hormigón en la base se terminaba el problema”, describió. 
En cuanto al peligro que representa para sus hogares, Carrasco detalló que viven “a ocho metros del agua, que es lo que separa la calle de las viviendas nuestras. Acá pagamos a la Municipalidad, tenemos los impuestos al día, tenemos los servicios. Es por eso que el reclamo lo hicimos a la Municipalidad pero nos dijeron que ellos tenían órdenes de no poner una máquina en Magagna, porque no le correspondía, sino a la Dirección de Aguas. Nunca encontramos una respuesta”, denunció.
El peligro es latente porque en esa zona “los domingos generalmente se hace asados debajo de las contenciones y eso también ayuda al deterioro. Si bien nosotros le decimos o le prestamos una chapa para que no lo hagan contra los alambres, la gente lo hace igual y mucho del alambre estaba roto por el fuego de la gente”.
“Como vecinos solo se les llama la atención pero no hay ninguna ordenanza ni un cartel que diga prohibido hacer fuego, por eso es una pelea constante que tenemos. Si había gente haciendo asado o tomando sol aquí o si esto pasaba un mes atrás, moría gente. Es así de grave lo que pasó”, aseveró.

Fuente: Diario Jornada.