19 - junio - 2019

Padre y defensor de Ramos Padilla denunció persecución y Stornelli insiste con «operación berreta»

El juez Juan Ramos Padilla sostuvo que su hijo, el magistrado federal de Dolores, quien instruye una causa por supuesta extorsión y escuchas ilegales, es objeto de una «evidente persecución» política encabezada por Macri.

Mientras el fiscal Carlos Stornelli, imputado en el caso, volvió a denunciar que hay una «operación berreta» para involucrarlo y voltear la causa «cuadernos», que alcanza a ex funcionarios y empresarios.

Ramos Padilla padre presentó un escrito en el Consejo de la Magistratura de la Nación, donde pidió que los consejeros Miguel Pichetto y Juan Mahiques sean apartados del trámite de la denuncia contra Alejo Ramos Padilla por su accionar en la causa de una supuesta red de espionaje donde está procesado y detenido al falso abogado Marcelo D’Alessio.

En este marco surgieron revelaciones sobre una supuesta operación, conocida como «puf», para presuntamente minar a Stornelli y desactivar la causa «Cuadernos», donde están acusados ex funcionarios, incluida la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, y numerosos empresarios.

En esas supuestas maniobras se involucró, entre otros, al operador kirchnerista y ex embajador Eduardo Valdés y al detenido ex secretario del ex Ministerio de Planificación Roberto Baratta.

En los últimos días trascendió que Valdés y Ramos Padilla padre compartieron entre el 20 y 27 de enero – antes de la denuncia del empresario Pedro Etchebest sobre la supuesta red de espionaje – una estancia en el Centro Vida Sana Puiggari de Entre Ríos, donde se tratan problemas de salud y adicciones.

Ramos Padilla padre reconoció hoy a la radio 990: «Solo me crucé con él».

En tanto, Stornelli reiteró hoy, en el canal TN, que se montó una «operación berreta, pero mas sofisticada de lo que creí» para afectarlo y tratar de dinamitar la causa «Cuadernos».

También hoy Stornelli le pidió al juez Claudio Bonadio la elevación parcial a juicio oral y público de ese expediente.

Juan Ramos Padilla, ex juez federal de Morón y miembro del Tribunal Oral Criminal 28 de esta capital, actúa como defensor de su hijo y recusó a Pichetto y a Mahiques, porque, consignó, serían parciales y buscarían cumplir un plan para echar a su hijo.

En ese contexto denunció «la manifiesta intención de apartarlo del cargo y de la investigación de hechos que involucran al Poder Ejecutivo y a sus aliados políticos y judiciales y la utilización para ello de escuchas obtenidas y utilizadas ilegalmente».

El camarista denunció una «orden pública del Presidente de la Nación de destituir al juez» y una «feroz persecución que incluía también amenazas futuras y rencores pasados».

«Este es un caso paradigmático que justifica hacer lugar a lo solicitado y que los Consejeros que intervengan en este proceso no tengan intereses políticos, partidarios, personales y/o funcionales y exhiban claridad y transparencia», agregó.

La recusación, que incluye un pedido de nulidad del trámite, afirmó que «el proceso disciplinario o de remoción» contra Ramos Padilla hijo se inició cuando Macri «anunció publicamente su intención de destituir al Juez Federal de Dolores».

Según Ramos Padilla padre «se quiere montar una compleja teoría que pretende sostener que con la actuación de mi asistido se busca afectar la causa Cuadernos».

Fuente: Diario Jornada