27 - diciembre - 2019

Otro triunfo en Chubut que dice no a la megaminería

Ayer, se dieron movilizaciones simultáneas en pueblos y ciudades de Chubut y Mendoza. La provincia salió a las calles ante la posible derogación de la Ley 5001 que protege el medio ambiente y contra la zonificación minera. Ambas provincias fueron el primer objetivo del Gobierno para destrabar la megaminería ante legislaciones adversas, la respuesta popular fue contundente. Hoy, los diputados, tuvieron que suspender el tratamiento de la Ley 5001 mientras afuera una multitud cantaba en defensa del agua. Estamos ante un levantamiento popular en defensa del agua y un crecimiento en la conciencia de la gente, decía un asambleísta, ayer, en la marcha que se dio en Comodoro Rivadavia. Las movilizaciones fueron en las principales ciudades de la provincia y pueblos. El efecto Mendoza fue un empujón: todo un pueblo en la calle se enfrentaba a una alianza que agrupaba al oficialismo y a casi toda la oposición. A pesar de ello, el gobernador debió detener la reglamentación y dar alguna señal, esto se vio como un triunfo de las calles.

Así Esquel, Puerto Madryn y Rawson miles de manifestantes colmaron las calles bajo la consigna «El agua vale mas que el oro», «No a la megaminería». También hubo marchas y concentraciones en Lago Puelo, Bolson, Gualjaina, Teka, Corcovado, etc. Mientras en Mendoza también se realizaban cortes de ruta y actividades en diferentes puntos.

Por la noche se realizó una vigilia en las puertas de la Legislatura chubutense en Rawson. Hubo actividades artísticas y cánticos en contra la megaminería y en defensa de la Ley 5001. Al mismo tiempo unas 50 mil personas copaban, otra vez, la Plaza Independencia frente a la Casa de Gobierno mendocina.

Al igual que en la provincia cuyana, gran parte de las fuerzas políticas dentro del recinto legislativo están alineadas al lobby minero. Los dos edificios de gobierno permanecían vallados. La sesión del día no pudo tratar la Ley 5001 y fue otro triunfo para la movilización. A pesar que no se le permitió el ingreso a los asambleistas al reciento. En a penas 30 minutos a mano alzada los ediles votaron 11 de los 13 proyectos enviados por el ejecutivo. El incremento salarial a la planta política que estaba programado aprobar debió ser suspendida a pedido del gobernador Mariano Arcioni ante el malestar social. Afuera, mientras seguía llegando gente, crecía el repudio al ambiente represivo y se realizó una asamblea en donde se pidió la renuncia del gobernador.