18 - febrero - 2020

Otro sabotaje a la fibra óptica dejó a Trelew y el Virch sin internet durante unas diez horas

En las primeras horas de ayer, se produjo un nuevo sabotaje a la fibra óptica de Movistar que dejó a Trelew, Rawson y el Virch sin internet ni datos en los celulares, hasta pasadas las 10.30 horas, cuando la empresa pudo restablecer el servicio. Los cortes fueron provocados a 12 km al norte de Trelew, cerca de Loma María, rumbo a Puerto Madryn, y a 17,7 km al sur.

Se hizo presente la Brigada de Investigaciones para seguir el rastro de los presuntos autores. Ya van más de diez sabotajes provocados a Movistar, y los investigadores aún no pudieron dar con los responsables. El Gobierno provincial y la empresa de telefonía estarían haciendo mejoras en el sistema para evitar que estos cortes vuelvan a repetirse.
A diferencia de otras veces, ayer las líneas telefónicas funcionaron y no se registraron intentos de robo que pudieran estar vinculados con el sabotaje. Los investigadores creen que el ataque estaría dirigido contra la empresa de telefonía. «Nos da la pauta de que puede llegar a ser algún ex empleado de alguna empresa prestataria de Telefónica o la propia Telefónica porque evidentemente saben», dijo Federico Mariani del Ministerio de Seguridad, presente en el acceso norte. Al respecto, Mariani detalló que «se repitió el mismo modus operandi de cortar la fibra óptica al norte y el sur de Trelew, que aisla todo el Valle que depende del troncal. Telefónica ha logrado hacer un by pass de datos analógicos, entonces las comunicaciones de voz no se cortaron, sí la acumulación de datos».

CORTAR ES FACIL
En la madrugada de ayer, los técnicos de Movistar tuvieron que rastrear las áreas cortadas por varias horas, hasta dar con los lugares exactos donde se produjeron los cortes. Los autores habían cubierto con tierra las roturas provocadas en los cables, por lo que no se podían detectar a simple vista.
El personal técnico de la empresa, radicado en Trelew, logró restablecer el servicio sobre las 10.30 horas, tras realizar una trabajo artesanal.
Federico Mariani, quien se especializa en delitos informáticos, explicó que los autores «rompieron la loza, extrajeron los cables y los cortaron seguramente con una tijera de podar porque son de vidrio recubierto con plástico, y no se requiere una herramienta muy compleja».
Mariani comentó que no bien fueron anoticiados del corte, desplegaron el protocolo de seguridad que se aplica en estos casos para resguardar las áreas más sensibles donde pudieran cometerse golpes delictivos, como los bancos y determinados comercios.
El funcionario de la cartera de Seguridad explicó que le tomó su tiempo a la empresa detectar los lugares precisos del corte. «En el momento en que se efectúa el corte no se puede determinar exactamente las coordenadas, por eso se hace un análisis de la distancia que miden unos equipos especiales; es un trabajo complejo y artesanal porque van haciendo la inspección ocular y van acercándose», concluyó.

FUENTE: DIARIO EL CHUBUT.