16 - agosto - 2017

Narcojuicio: Declaró Aranda Barberá y pidió su excarcelación

Ayer, declaró Alfredo Aranda Barberá, en una nueva audiencia del juicio a cargo del Tribunal Oral Federal de Comodoro Rivadavia que ventila la causa sobre los más de 110 kilos de cocaína hallados en 2013 en una planta pesquera de Puerto Madryn. Se trata del ciudadano español, único detenido en la causa, que no pudo fijar domicilio está bajo arresto desde su detención. En su testimonio pidió su excarcelación y al relatar su vínculo con otros de los acusados en la causa, desvió la atención hacia Juan Eduardo Burgos, otro de los acusados en la causa; y hacia su conciudadano, el empresario Salvador Parra Gómez, quien no está bajo proceso debido a que su extradición fue negada.
En octubre de 2014, Alfredo Aranda Barberá fue capturado en Marruecos cuando intentaba abandonar ese país, era buscado por Interpol y había logrado huir de España. En diciembre de ese año se autorizó la extradición a Argentina y en julio de 2015 fue trasladado a Rawson, donde permanece detenido en la Unidad 6 del Servicio Penitenciario Federal.
El español es considerado “una de las piezas fundamentales en el entramado humano” que intentó exportar droga a España en una operación que se tramó en noviembre de 2012 en Mar del Plata, de acuerdo a la acusación.

Pidió la excarcelación

“Hace 3 años que estoy amarrocado y pido mi excarcelación. No me voy a escapar. No le voy a fallar”, dijo Barberá ante el Tribunal, quien aduce una participación inocente en los acontecimientos se sucedieron en torno al hallazgo de droga. Su vinculación con Parra Gómez, había sido probado mediante documentación del Juzgado de Instrucción N° 4 de Pamplona, en la que Gómez reconoce su vínculo con Barberá y que estuvieron juntos en Argentina.
El acusado explicó ese vínculo con el empresario de la pesca, e hizo alusión a su llegada a Argentina, ya para instalarse en el país, como así también su vínculo con el taxista marplatense Juan Burgos, otro de los acusados en la causa, quien ya había acordado la conformación de una sociedad con Salvador Parra Gómez.
De acuerdo a la acusación, se afirma que la droga la compraron Barberá, Burgos y Gómez, aunque no se sabe a quién. “Está probado que los tres acondicionaron la droga en las cajas y la prepararon para su traslado”, indica el texto de la elevación a juicio.

Los eslabones

Otro dato que surge de la acusación es que Rubén Lev, dueño de “Letter Alimentos”, el lugar donde la carga se congeló antes de viajar a Puerto Madryn, declaró haber tenido contacto asiduo con Barberá desde un encuentro de empresarios en España en 2003. Cuando el español llegó a Argentina se visitaron con frecuencia. Luego ayudó a ambos españoles con contactos en el ambiente de la pesca de Mar del Plata, como proveedores, comercios y trabajadores. Los asesoró para que consiguieran insumos para envasar sus productos y en especial los langostinos que pretendían enviar a España. Les presentó a Seoane, el bróker que ayudaría con la exportación a España.
La excusa de Barberá de haberse ido de Argentina fue por diferencias laborales con Gómez. Sin embargo el Ministerio Público Fiscal no creyó en su versión, por entender que la evidencia muestra que la partida el 8 de mayo de 2013 hacia España, al igual que la de Gómez, fue para recibir la carga de estupefacientes, que nunca salió de Argentina.

El hallazgo

En la audiencia de este martes declaró también como testigo, la operaria de la plata de Poseidón que encontró los paquetes sospechosos, conteniendo la cocaína, dentro de la carga de langostinos, que se disponía a exportar a España.
La operaria relató después el momento en que fueron apartados de la tarea que estaban realizando en la Cámara de Frío de la Planta y la llegada de la Policía, luego de hallazgo de la droga. Según su relato habría cierta inconsistencia en el horario en que se produjo el hecho.

Fuente: El diario de Madryn