25 - junio - 2019

Mujeres autoconvocadas denunciaron por violencia y hostigamiento a un docente

Un grupo de mujeres autoconvocadas, trabajadoras, graduadas y estudiantes de la Universidad Nacional de la Patagonia “San Juan Bosco” de las sedes de Trelew y Comodoro Rivadavia y del Instituto de Formación Docente Artística Nº805 denunciaron ayer públicamente a un profesor de dichas instituciones.

Mediante un documento dijeron haber sido víctimas de violencia física, simbólica, psicológica, amenazas, extorsiones, actos de humillación, hostigamiento, discriminación, persecución política y abuso de poder entre otras. Dijeron haber elevado las denuncias a los organismos pertinentes pero se excusaron de confirmar si lo expresado había sido presentado ante la Justicia.

La denuncia contra el profesor no fue la única en el documento presentado. “También queremos denunciar que nosotros habíamos pedido este aula para este día (por ayer y por la Nº27 de la Universidad) y que desde Comodoro Rivadavia llamaron a la sede Trelew a la delegada zonal. Ella dio la orden de que no nos dieran el aula porque se iba a hacer un escrache. Entonces, lo que queremos decir es que no estamos acá para escrachar. Estamos acá para que se tomen las medidas correspondientes. Elevamos lo sucedido ante las autoridades pertinentes para que estén a la altura de las circunstancias y puedan y podamos entre todos crear estos espacios que queremos”.

A continuación, leyeron un extenso documento en donde se consigna la necesidad de que visibilizar lo que les sucedió con el docente.

“Nuestra denuncia es en todo este contexto histórico porque no es casual que nos encontramos hermanadas para gritar que el tiempo de impunidad para los abusadores y violadores, golpeadores y hostigadores de mujeres se terminó. El empoderamiento de nuestras hermanas nos da fuerza, el grito de las acalladas, las oprimidas y las explotadas nos fortalece y nos da el coraje para hablar, para sacar, para expulsar de nuestras existencias eso que tuvimos tantos años guardado y que nos dejó marcas para siempre marcas que resignificamos en la lucha es parte de un proceso de sanación individual”.

Destacaron además que “la reparación y la justicia son necesarias para nosotras pero también para partir de nuevos cimientos en la construcción de una sociedad otra. Decidimos hablar y lo estamos haciendo como parte de una acción política y social conjunta. Hablamos por nosotras pero sobre todo hablamos porque queremos desterrar las violencias de todas las instituciones educativas de todos los vínculos pedagógicos de todas las relaciones interpersonales que las instituciones del Estado patriarcal amparan. Las pedagogías de la crueldad operan como regla de las instituciones encargándose de la reproducción de las múltiples violencias a través de mecanismos como el aislamiento, el pacto patriarcal del silencio y la omisión venimos en escribir otra pedagogía la de la afectividad, de la de otros vínculos para pensar a la ciencia, a la educación y a la cultura como herramientas para la emancipación, la liberación, el pensamiento crítico y no como reproductora de las violencias las desigualdades y las injusticias”.

“Buscamos desnaturalizar lo que ha sido durante tanto tiempo naturalizado y de esta manera sostenido por diferentes redes de complicidades que encubren, apañan, silencian y con ello perpetúan y reproducen todas las violencias queremos transitar libres y entera con los espacios”.

Y reiteraron: “Somos un grupo de mujeres autoconvocadas, trabajadoras, graduadas y estudiantes de la Universidad Nacional de la Patagonia ´San Juan Bosco´ de la sede Trelew y Comodoro Rivadavia, como así también del Instituto 805”.

Revelaron que “el miedo cambió de bando” y que “no nos callamos más”.

Remarcan en el documento que “hemos recibido distintos tipos de violencia por parte del profesor. Es docente de ambas casas de estudio. Se trata de violencia física, simbólica, psicológica, amenazas, extorsiones, hostigamiento, persecución política y abuso de poder entre muchas otras”, concluyeron.

Fuente: Diario Jornada