5 - enero - 2020

Muere un gendarme y un delincuente durante un tiroteo en Rosario

Sucedió en un enfrentamiento armado que se produjo durante un intento de robo en el Parque Regional Sur de la ciudad santafesina de Granadero Baigorria. Al momento del hecho el oficial se encontraba fuera de servicio y no vestía su uniforme.

Según las primeras averiguaciones, el efectivo tomaba mates alrededor de las 20 de ayer con su esposa tomando en una camioneta Ford Eco Sport, cuando fue sorprendido por una persona armada que se movía en motocicleta.

Voceros del caso indicaron que, Rubén Darío Soto (45), suboficial principal en el destacamento Rosario de Gendarmería Nacional, no vestía su uniforme.

De acuerdo a los testimonios recogidos por la fiscal del caso, Marisol Fabbro, la víctima se identificó como gendarme y en esa circunstancia se produjo un tiroteo con el hombre que intentaba robarle.

Soto fue trasladado al hospital Eva Perón de la localidad de Granadero Baigorria, donde murió unos minutos después de arribar como consecuencia de la heridas sufridas, informó el Ministerio Público de la Acusación (MPA) de Rosario.

El asaltante, en tanto, escapó en su moto del lugar del tiroteo, ubicado en un parque debajo de la cabecera del puente que une las localidades de Rosario con la entrerriana de Victoria.

La Policía encontró la moto del hombre, una Keller 110, sobre una calle de tierra a unos 200 metros del lugar del tiroteo, en dirección a un barrio de pescadores.

Según fuentes judiciales, a unos 100 metros de ese sitio, dentro de un pastizal, se encontró el cuerpo del ladrón, identificado como Emanuel Chazarreta, cuya edad aún no se corroboró.

El MPA informó que el cuerpo de Chazarreta presentaba heridas de bala en los miembros inferiores, que le causaron la muerte.

En tanto, la esposa del gendarme, identificada como Sonia Soledad C. (41), resultó ilesa del tiroteo y prestó su testimonio en la fiscalía de Fabbro, indicaron voceros de la pesquisa.

Además, la funcionaria judicial solicitó la intervención del Gabinete Criminalístico para levantamiento de rastros, toma de testimonios y autopsia de ambos fallecidos.

Desde la Fiscalía indicaron que «hay medidas en curso que se encuentran en reserva» y no descartaron la posible participación de un cómplice de Chazarreta en el hecho.

Soto se convirtió así en el primer gendarme asesinado en lo que va del año y el tercer miembro de una fuerza de seguridad que muere en un hecho delictivo desde que empezó el 2020.

El jueves fue asesinado de cinco balazos un oficial de la Policía de la Ciudad en un aparente intento de robo cometido por delincuentes que le dispararon desde un auto cuando llegaba con su pareja a su vivienda de la localidad bonaerense de Virrey del Pino, en el partido de La Matanza.

La víctima fue identificada como Damián Edgar José Moyano (29), quien se desempeñaba en la División Operaciones Urbanas de Contención de Actividades Deportivas (DOUCAD) de Barracas de la fuerza de seguridad porteña.

En tanto, el mismo día, en la ciudad neuquina de Cutral Có, otro policía fue asesinado de un tiro en la nuca cuando participaba de un operativo debido a que se había producido un incendio en una vivienda y debían contener a vecinos que les tiraban piedras.

Se trata de Gabriel Nahuelcar Varela (27), quien junto a un compañero de la fuerza se hallaba en el barrio Peñi Trapún y cuando subió a un vehículo recibió el balazo por la espalda.

Tras conocerse el hecho, el gobernador neuquino, Omar Gutiérrez, decreto tres días de duelo en la provincia y hoy se detuvo a un sospechoso del crimen.