14 - noviembre - 2018

Menos del 3% del Mar Argentino está protegido y reclaman por un parque nacional oceánico

Sólo el 2,6% del Mar Argentino es zona protegida de la pesca y otras actividades extractivas. Su gran riqueza fue explorada en febrero de este año por una expedición de científicos que recorrió la zona de Tierra del Fuego, Isla de los Estados y la zona océanica de paso de Drake, conocida como cuenca de Yaganes.

De esa expedición, que se hizo en el marco de la iniciativa de conservación marina Pristine Seas de National Geographic, surgió un registro de imágenes submarinas y un completo informe científico en el que se advierte que “el área Yaganes es indiscutiblemente un área única de enorme valor ecológico que debe ser protegida”

En el Congreso hay un proyecto de ley que fue en enviado por el Ejecutivo para crear dos parques nacionales oceánicos: el Parque Nacional Los Yaganes en Tierra del Fuego y el Banco Namuncurá, al este de la isla de los Estados, ubicada 200 kilómetros al sur de las Islas Malvinas. Sin embargo, ese proyecto fue presentado en 2017 y está próximo a cumplir su segundo año y perder estado parlamentario.

“La Argentina tiene un mar que es más extenso que su superficie continental, en el que ocurren actividades extractivas significativas. Argentina se comprometió ante las Naciones Unidas a proteger el 10% de su Zona Económica Exclusiva, pero actualmente sólo el 2.6% del Mar Argentino está protegido de la pesca y otras actividades extractivas”, advierte un comunicado difundido por National Geographic, con motivo del estreno del documental, que se presentó ayer en el Centro Cultural de la Ciencia.

De lograrse la creación de un parque nacional marino, se lograría proteger una superficie marina de 69.000 km2 , recuperar poblaciones de merluza negra, merluza de cola, merluza austral, polaca y sardina fueguina, también garantizar un hábitat esencial para importantes poblaciones de lobos marinos, elefantes marinos, delfines, ballenas, pingüinos, petreles, albatros y otras aves marinas. Y también, según el informe, evitar la muerte de miles de albatros, rayas, tiburones y otras especies vulnerables que mueren cada año de mano de barcos industriales.

En esa zona, dice el comunicado de NatGeo, existe un ecosistema oceánico interconectado, desde la costa a las profundidades, desde Argentina a Chile, que incluso abarca islas subantárticas y la Antártida. Por ejemplo, algunas aves marinas y mamíferos marinos que se reproducen en la Isla de los Estados (como albatros y lobos marinos) viajan cientos de kilómetros para alimentarse desde la Cuenca de Yaganes hasta las Islas Georgia del Sur y el Paso Drake en aguas chilenas.

El Mar Argentino se ve habitualmente sometido a prácticas extractivas ilegales. Pesqueros industriales extranjeros ingresan ilegalmente a la Zona Económica Exclusiva, lo que representa una amenaza a la biodiversidad marina de la región.

Fuente: Clarin