30 - noviembre - 2017

Médicos de guardia del Hospital Ísola denuncian estar expuestos a hechos de inseguridad

Durante la madrugada del miércoles, una ambulancia del Hospital Subzonal “Dr. Andrés Ísola” fue a atender un requerimiento a la zona oeste de la ciudad, donde, aparentemente, un joven cuya identidad no trascendió había sufrido un colapso, producto de una sobredosis de cocaína.
Los médicos atendieron al vecino y, mientras se desplazaban a bordo de la ambulancia de regreso al Hospital, escucharon lo que pareció ser una detonación, que provocó un agujero en una de las ventanas de la parte posterior del vehículo; según la Policía, se trató de una piedra que habría sido arrojada al móvil del nosocomio, pero dadas las características del daño y lo que los facultativos médicos afirmaron haber oído y percibido, podría tratarse de una bala de plomo o aire comprimido, a la vez que no pudieron precisar si dicho “ataque” se encontraba relacionado con el caso que habían ido a atender.
La situación generó indignación entre el personal de la Guardia Médica, desde donde advirtieron sobre los peligros a los cuales muchas veces los médicos de emergencia se hallan expuestos; en ocasiones, a merced de las exigencias de muchos vecinos que, lejos de comprender la importante tarea médica que, básicamente, consiste en salvar vidas, terminan agrediendo a dicho personal, que en más de un episodio debe asistir custodiado por efectivos policiales a determinados sectores.

“La mayoría tiene paciencia”

En diálogo con el Diario, la coordinadora de la Guardia Médica del Hospital, doctora Delia Ana Percaz, se refirió al episodio que ocurrió con la ambulancia y expresó: “Estamos expuestos al igual que todos; no somos distintos a cualquier otro habitante de la ciudad, lo que sucede es que acudimos a hechos donde la gente nos requiere por motivos de salud, desde la descompensación de un paciente adulto, hasta un herido de arma blanca o de fuego, accidentes de tránsito y demás. Estamos en contacto con la gente, la cual está muy violenta y las agresiones que tenemos en la calle son constantes, pero nunca esperamos que nos pasara esto”.
Sobre este punto, mencionó que “la mayoría de la gente, más que nada adulta, nos respeta y nos tiene paciencia con la llegada de las ambulancias, ya que el Hospital nos está quedando lejos del resto de la población”.

“Tratamos de acudir a los barrios con policía”

En este sentido, relató que “el lunes se accidentó un albañil en el barrio Solanas y tardamos un montón, porque teníamos dos salidas más; una en el oeste y otra en el barrio Sur; llegar al Indio es muy complicado, los accesos y los corredores que tenemos con la ambulancia son complicados y lo cierto es que el Hospital quedó lejos de muchas zonas de la ciudad”.
Además, la médica añadió que “a veces, el hecho de tardar no es porque uno no quiera salir, sino por el propio tránsito y lo congestionado que está habitualmente, lo cual provoca que se llegue algo demorado al lugar, encontrándonos con situaciones de violencia más de una vez; agresiones verbales, empujones”.
Por este motivo, “tratamos de acudir con la Policía a la mayoría de los barrios; la misma está, también, limitada en cuestión de móviles y personal, así que es muy difícil para nosotros el día a día”.

Cuatro ambulancias para toda la ciudad

“Así como todos estamos expuestos a la violencia y a que nos asalten, a que nos maten o choquen, la ambulancia aún más, ya que vamos más rápido, somos necesarios para la población ya que salvamos vidas, aunque estamos más expuestos a la ansiedad, a la agresión, y nos llama muchísimo la atención lo violenta que está la gente”, describió Percaz.
Actualmente, el nosocomio local cuenta con cuatro ambulancias: “Tenemos dos dispuestas para la urgencia, y cuatro en total; las últimas dos son para lo que denominamos el ‘traslado’”, detalló, agregando que “tenemos dos ambulancias de urgencia porque tenemos dos choferes y un tercer chofer de (guardia) pasiva; somos tres médicos y tres enfermeros, pero hay que tener en cuenta que somos los que manejamos la Guardia, por lo que, si salen dos ambulancias, queda un médico en la Guardia para todo lo que es adultos”.

Llegar a destino, una odisea

“Se calcula que es una ambulancia cada 33 mil habitantes, por lo cual estaríamos bien; el tema es que, en lo que hace a las prevalencias del resto de la población en Argentina, no tenemos gran cantidad de traumas como los son heridos en accidentes graves, en proporción”, reconoció Percaz, aunque aclaró que “ahora, desgraciadamente, tuvimos algunos heridos en estos días pero, en proporción, tenemos muchos heridos que son leves, aunque tenemos también una gran población anciana de Pami, que requiere de atención domiciliaria, porque no se pueden movilizar, viven en pisos altos, y eso es lo que más nos hace salir en la ambulancia”.
Además, “hay que tener en cuenta lo que se extendió Madryn en cuanto a la superficie; desde el Hospital a Solanas, se tarda mínimamente 15 minutos en un auto, con mucha suerte, evitando sufrir un accidente en, por ejemplo, Marcelo T. de Alvear y Dorrego, o en su intersección con Moreno y Villarino; en la subida y bajada hacia Solanas, esa calle es crítica”, detalló.

Ayuda y protección policial

Consultada sobre la dinámica en cuanto a la protección policial al realizar salidas a “zonas calientes” de Puerto Madryn, la médica explicó que “dependiendo del barrio al que vamos, solicitamos protección de la Policía; la gran mayoría de las veces, ellos nos ayudan a constatar si hay dicha situación (de peligro) y, por ejemplo, viernes y sábados por la noche suele haber alcoholizados, desmayados en la calle, mucha riña callejera, por lo que nos ayudan mucho con eso, a constatar los heridos y demás, lo cual hace que nosotros pidamos ayuda y, en la mayoría de las ocasiones, la recibimos; lo que sucede es que han tenido menos móviles y personal en estos últimos tiempos y la ayuda suele llegar tarde, pero la mayoría de las veces nos dan una mano”.
Sin embargo, advirtió: “Ya no sabemos catalogar qué barrio es peligroso y cuál no lo es”.

La versión policial

“De acuerdo a la información que tenemos, el móvil habría sido convocado alrededor de las 2 de la mañana, a un domicilio de la calle Alberdi, en la zona oeste; aparentemente y de acuerdo a la información que se ha suscitado, habría surgido en ese lugar un daño, el vehículo, de acuerdo a la información que me han hecho llegar tanto de la Comisaría Cuarta como de la Segunda, tras ese daño, habría regresado al Hospital, lugar donde luego se llama a la Seccional Segunda, anoticiando de que habían sido objeto de un daño en la unidad, refirieron las personas de que se había tratado de un disparo mediante un arma de fuego”, comentaron desde la Unidad regional.
En este orden, contaron que “como consecuencia de ello, se le dio intervención al gabinete de Criminalística y, a criterio de ellos, fue el daño originado a un vidrio lateral en la puerta corrediza de la ambulancia, pero el mismo habría sido originado por una pedrada, no correspondiéndose el daño que se evidencia en ese cristal, con el disparo de un arma de fuego”.

Trabajadores del Hospital realizan hoy un nuevo paro

Durante las últimas horas del martes y las primeras horas del miércoles, representantes de ATE, conjuntamente con trabajadores del Hospital Subzonal “Dr. Andrés Ísola”, realizaron una asamblea en la que resolvieron extender la medida de fuerza replicada durante las últimas dos semanas, al día jueves y viernes inclusive.
De este modo, anticiparon que solamente se atenderán urgencias y pacientes internados, además de que habrá guardias mínimas.
La decisión gremial también alcanza a los Centros de Atención Primaria de la Salud (CAPS), distribuidos en distintos puntos de la ciudad.
El reclamo es por incumplimientos paritarios previamente acordados y ante el pedido de una nueva negociación salarial, además de las denuncias realizadas por ATE semanas atrás, respecto de los descuentos en el ítem de “trabajo en terreno”, que compone parte del salario del personal que realiza tareas en barrios periféricos y otros sectores de Puerto Madryn.
Paralelamente, el martes por la mañana, concejales de todos los bloques recibieron la visita del Subsecretario de Planificación y Capacitación de la cartera de salud provincial, Héctor Costa, en el marco de un encuentro que también contó con la presencia del director asociado del Hospital y titular de la Fundación Fusso, doctor Ariel Urbano.
Los ediles dialogaron respecto de la situación edilicia y de insumos, entre otras, del nosocomio, y según trascendió de fuentes legislativas, el funcionario provincial reconoció el problema, aunque aclaró que se encuentran en vías de solucionarlo gradualmente.

Fuente: El Diario de Madryn S.A