30 - enero - 2018

Matthysse llegó a Trelew con el cinturón de campeón y fue recibido por una multitud

El flamante campeón mundia, llegó a su ciudad natal donde lo esperaba un estupendo marco de público y aseguró que cumplió su «sueño de boxeador» con la conquista del cinturón welter de la AMB, que obtuvo en la madrugada del domingo tras noquear al tailandés Tewa Kiram.

Cientos de fanáticos fueron a expresarle su cariño al nuevo campeón que tiene Trelew. Un grupo de su barrio, las Mil Viviendas, luciendoremeras alusivas al título logrado por «La Máquina», lo recibieron a puro bombo y al grito de «dale campeón… dale campeón…».Lucas se quedó en el hall dell Aeropuerto Almirante Zar hasta que se sacó una foto con el último de sus seguidores. Luego una inmensa caravana ingresó a la ciudad hasta llegar a Las Mil, y luego de dar una vuelta completa al tradicional barrio, la camioneta que lo transportó hizo un alto para que los vecinos se acercaran a saludar al nuevo campeón.El sol se fue apagando en la tarde-noche del lunesy Matthysse quedó atrapado en una multitud que pugnaba por abrazarlo y sacarse una selfié con él. Humilde, agradecido y sobre todo un buen tipo, que no olvida sus raíces.

Matthysse expresó: «Estoy muy feliz, había podido ganar un título interino, y ahora este título del mundo con el que se me cumplió el sueño de boxeador. Son muchos años de sacrificio, empecé a boxear a los once años y ya tengo 35», repasó el chubutense, con el cetro en mano.

El trelewense fue campeón interino el 8 de septiembre de 2012 cuando le ganó al nigeriano Olusegun Ajose por KO técnico en Las Vegas en un combate por el título superligero del Consejo Mundial de Boxeo (CMB).

Al momento de analizar lo ocurrido en el Forum de Inglewood, el argentino aceptó que «la pelea fue mala» hasta el momento de la definición rápida en el octavo asalto.

«(Kiram) Trató de esquivarme todo el tiempo, hizo una pelea de larga distancia y caminó mucho sobre ring. Creo que me estudió mucho porque me costó encontrarlo hasta pude conectar esas manos», explicó.

Matthysse tuvo la recepción propia de un campeón por decenas de fanáticos en el aeropuerto, pero el domingo recibió silbidos por parte del público asistente, que quiso expresar su disconformismo por el nivel del combate.

«Me sorprendió, nunca me había pasado que me abuchearan mientras estaba sobre el ring, pero igualmente creo que los abucheos fueron más hacia él que a mi. Nunca salió a pelear como invicto y noqueador», dijo.

Kiram, de 25 años, diez años menor que el actual campeón, y con formación en las artes marciales (muay thai), llegó a la vedada con un registro de 38 victorias (28 por nocaut) y ninguna derrota.

Sin embargo, el domingo tuvo que dejar el recinto estadounidense en ambulancia, afectado por la combinación de golpes del chubutense. «No tengo idea sobre cómo está de salud», aclaró.

La transmisión de la pelea mostró el momento previo al octavo round en el que un supervisor de esquina se acercó al rincón del Kiram para retirar una sustancia que le estaban colocando para consultarlo con el árbitro.

Al respecto, Matthysse se desentendió: «No sé, algo raro tenía, en el rincón le sacaron algo que le estaban haciendo oler».

El argentino, que esta tarde viajará rumbo a su ciudad natal, Trelew, dejó su futuro en manos de los promotores Carlos Arano y Óscar De la Hoya y dijo que, de momento, sólo pretende «descansar» y estar con sus hijas.

Recordó que para enfrentar al tailandés tuvo «una preparación muy exigente» que lo obligó a «dejar la familia antes de las fiestas» de fin de año.

«Siempre quiero pelear con los mejores, ya dije que me gustaría volver a hacerlo con Danny García o Manny Pacquiao», insistió el boxeador, que ahora presenta una foja de 39 victorias (36 antes del límite), 4 derrotas y una sin decisión.

El estadounidense Danny García fue el verdugo que le quitó el título superligero CMB en una pelea que se realizó en Las Vegas el 14 de septiembre de 2013.

Finalmente, Matthysse agradeció el reconocimiento de Diego Maradona, quien en las redes sociales felicitó al campeón por su flamante título.

«Para mí es un orgullo que Maradona me haya escrito, siento mucha felicidad, siempre lo admiré por cómo defendió la camiseta y cómo sigue defendiendo los colores», concluyó.