21 - octubre - 2019

Massoni: “Discutamos todo pero los chicos tienen que estar en clases”

Entrevista a Federico Massoni, ministro Coordinador de Gabinete.

Frontal. El ministro Coordinador de Gabinete cuestionó a los dirigentes de ATECh y los responsabilizó sobre la pérdida del ciclo lectivo. Dijo sentirse fortalecido y rescató que la situación era “necesaria” para iniciar un proceso de reconstrucción. “Esta tiene que ser la bisagra para que a partir de ahora seamos la provincia más seria de la Argentina”.

– Ha sido crítico con muchos dirigentes gremiales en un reciente discurso…

– Es lo que pienso yo y lo transmito con total sinceridad. Ese es mi pensamiento y seguro el de mucha gente. Y no me considero un provocador, al contrario. Lo notará cualquiera que se ponga a analizar, el daño que le están generando a la sociedad chubutense. Siempre fuimos una provincia de pioneros, con representantes que tenían intelecto y capacidad de aprendizaje que sorprendían al resto del país. Hoy nos estamos convirtiendo en una provincia de brutos porque los docentes no están instruyendo.

– ¿Hasta cuándo ésta situación debiera sostenerse o en todo caso, resistirse?

– Este es un trabajo que tenemos que hacer de manera mancomunada y es un reclamo que hacemos de forma permanente. No se trata solamente del Poder Ejecutivo sino del Judicial y el Legislativo quienes también tienen responsabilidades. Hay que modificar la normativa. No puede ser que alguien agarre y diga “yo no voy a dar más clases”. Quizás sea legítimo el reclamo pero es una medida irracional ya que por un lado se niegan a instruir pero tienen la hipocresía de darles clases particulares a esos mismos alumnos. Cuando terminemos con eso, vamos a convertirnos en una provincia sana y podremos salir adelante.

– ¿Qué piensa sobre el pedido de su salida del Gabinete que repiten los gremios en cada mesa de discusión?

– No me he puesto a pensar, sinceramente. Nunca me puse a pensarlo y creo que no me genera absolutamente nada. Sí puedo decir que si un Santiago Goodman, un Murphy o un Magno vienen a solicitar esto significa que me dan muchas más ganas de trabajar porque debo estar en el camino correcto.

– ¿De qué manera entiende que debiera “avanzar” éste conflicto hasta su resolución?

– Nosotros seguimos con el diálogo completamente abierto. Ellos siguen con posturas que son irracionales e intransigentes. Lo que necesitamos acá es que dejen de lado el orgullo y eso que llaman “lucha” no sé contra quien. Deberían ponerse a pensar en aquellos que sí tienen derechos que son los chicos. Del resto, discutamos todo pero los chicos tienen que estar en las aulas.

– ¿El ciclo lectivo está perdido o hay alguna opción para recuperarlo?

– Está perdido. Estoy hablando con el ministro de Educación para que se arme un plan para ver de qué manera éste daño que parece irreversible no sea tan grave. El daño es irreversible y lo han ocasionado éstos pseudo sindicalistas que creen y se arrogan manejar la verdad.

– ¿Qué piensa respecto a los escraches y agravios que se producen hacia la figura del gobernador?

– Llegamos a un nivel de falta de respeto total a la autoridad y a las instituciones donde parece que todo es malo, se impone el “que viva la Libertad” y “hacemos lo que queremos”. No se están dando cuenta que, en realidad, si ellos quieren posicionar una idea lo primero que tienen que hacer es candidatearse. Y después, instruir para poder convencer. Si lo hacen, que se candidateen y lleven adelante los destinos de la provincia.

– ¿Que rescata como positivo de todo éste cuadro negativo que se plantea en la Provincia?

– Que en algún momento tenía que pasar. Esta tiene que ser la bisagra para que a partir de ahora seamos la provincia más seria de la Argentina. Tenemos que generar ese cambio que lleva a que todos digan que estamos llenos de recursos y debemos explotarlos. Y mucho más el recurso humano. Esto quiere decir, basta de apelar a que venga gente del norte a proveernos de servicios. Hay que empezar a trabajar nosotros con nuestra propia gente.

– ¿El sector político ha estado a la altura de las circunstancia?¿Siente que aportó alguna solución?

– Muy poco. Lógicamente hay excepciones porque en realidad hay mucha gente que está preocupada por la situación. Otros, sin embargo, están más preocupados por su bienestar personal que por el bienestar social e inclusive por sobre el cumplimiento de la función que le encomendaron. Estos últimos debieran dedicarse a otra cosa y no a esto, que es un trabajo para los demás.

– ¿En lo personal, se siente fortalecido?

No lo sé. Sí estoy realmente convencido de que éste es el camino. Lógicamente que puedo cometer errores y no me pone mal darme cuenta, al contrario. Siempre intento corregir rápidamente. Siento que para poder salir, la Provincia tenía que romper un montón de estructuras que ya estaban fijas. Había una corrupción estructural que no solo pasa por “El Embrujo” u otras causas judiciales. Todos los habitantes teníamos esa corrupción instalada, entendíamos que aquél “robaba pero hacía”, no nos metíamos o pensábamos en hacer trampa. Eso está todo mal, se puede volver a ser una sociedad sana. Creo que se puede.

Fuente: Diario Jornada