20 - octubre - 2016

Masiva convocatoria contra la violencia de género en todo el país

Bajo la consigna de #NiUnaMenos, en las principales ciudades de Chubut, al igual que en resto del país, se replicaron movilizaciones contra la violencia de género y los femicidios. La fuerte manifestación nacional se organizó tras la violación, tortura y asesinato de la adolescente marplatense Lucía Pérez. Según las estadísticas, en Argentina muere una mujer cada 30 horas víctima de un caso de violencia de género.

En la ciudad de Puerto Madryn también se replicó la convocatoria nacional con una gran convocatoria estimada en más de 3.500 personas en la Plaza San Martín.
Con el lema “Si mi vida no vale, produzcan sin mí”, fue el lema de la convocatoria que por las redes sociales lanzó el grupo Madgalenas, citando a la comunidad a sumarse al paro en la ciudad del golfo.
Luego de girar alrededor de la plaza San Martín y pasar frente al edificio Municipal, la masiva columna se dirigió por la calle Belgrano hasta el monumento a la mujer, junto a los Vagones Culturales, donde el colectivo Magdalenas hizo ua performance en contra de la violencia de género y los femicidios.
Aproximadamente a las 17:45 horas, las y los autoconvocados caminaron hacia la calle 28 de Julio para regresar a la plaza y terminar con aplausos de todos los presentes nuevamente en la plaza San Martín. Para cerrar se presentó una nueva performance teatral y todos los presentes se integraron en un gran foro de discusión.

dsc_0169

Convocatoria

El paro de mujeres y la movilización fue convocado por decenas de agrupaciones y sindicatos para repudiar la violencia de género, particularmente el femicidio de Lucía Pérez, la adolescente de 16 años que fue drogada, violada y empalada hasta la muerte en Mar del Plata.
La convocatoria, que comenzó a circular en las redes sociales tras el crimen de Lucía, recibió la aprobación de referentes de 50 agrupaciones sindicales y organizaciones de mujeres.
Como en Polonia el último 4 de octubre, el paro de mujeres de Argentina convocaba a vestirse de negro y a salir a las calles para visibilizar la violencia y el ajuste económico que golpea con más fuerza a las mujeres.

“Basta de violencia machista”

La Plaza San Martín fue el punto de encuentro de cientos de personas, que el miércoles por la tarde, alzaron nuevamente su voz en contra de la violencia de género, un flagelo que continúa golpeando al país sin distinción de clase social.
La medida fue coordinada por el colectivo social “Ni Una Menos”, desde donde invitaron a todas las mujeres del país a suspender cualquier tipo de actividad, laboral o no, entre las 13 y las 14 horas, bajo la premisa de que “Si mi vida no vale, produzcan sin mí”.

dsc_0080
“En tu oficina, escuela, hospital, juzgado, redacción, tienda, fábrica o donde estés produciendo pará una hora para exigir basta de violencia machista, vivas nos queremos”, solicitó la convocatoria, que surgió como una iniciativa inédita en todo el país, luego del brutal crimen de Lucía Pérez, la adolescente de 16 años de edad de Mar del Plata, que fue drogada, violada y empalada, hasta ocasionar su muerte.
El cruento hecho, por el cual ya hay tres detenidos, ocurrió la semana pasada y la repercusión se extendió no sólo a países vecinos, sino que también generó una polémica a escala internacional, siendo la propia cadena de noticias británica BBC la que hizo mención del “aberrante caso del empalamiento de una niña de 16 años que indigna a Argentina”.

“Nos quieren adoctrinar”

Por su parte, en declaraciones a medios radiales, la referente del grupo artístico local “Magdalenas”, Mariana Martin, manifestó que “convocamos, desde el colectivo Ni Una Menos, a una acción concreta a nivel nacional, el cual luego se replicó en cada provincia en ciudad” y se pronunció respecto del brutal asesinato de la joven de 16 años.
“En relación a cómo fue asesinada en manos de estos dos violentos, son prácticas que históricamente conocemos, que tienen que ver con la Inquisición y con otros movimientos históricos, y seguramente de esta manera nos quieren adoctrinar; el empalamiento tiene que ver con un hecho de humillación y subordinación completamente brutal”, sostuvo, agregando que “así eran muertos los esclavos, empalados, dejados en el medio para que todo el mundo pudiera ser testigo de esta situación”.

dsc_0154
“Siempre, el aporte, aunque sea muy pequeño, es positivo”, planteó Martin, quien había indicado, el día anterior a la marcha, que “con respecto a los varones, de la manera en la que pueden participar es no obstaculizando este accionar, este llamamiento que hacemos las mujeres al paro, colaborando; si está casado, cuidando a las criaturas o encargarse de ir a buscarlos a la escuela o llevarlos a las distintas actividades, y si eso está resuelto, que acompañen desde atrás, como decimos nosotras, adelante vamos las mujeres y atrás los varones, ya sean compañeros, padres, tíos y vecinos y hermanos, y no ocupando el espacio, que es nuestro”.

Diana Rojas, otro caso emblemático

En Puerto Madryn, cientos de mujeres se congregaron en las inmediaciones de la Plaza San Martín, donde bajo distintas consignas pidieron por un mayor abordaje a la problemática de género, cuyas consecuencias han hecho eco en la ciudad del Golfo a partir de distintos casos, entre ellos, el femicidio de Diana Verónica Rojas, la estudiante entrerriana de 25 años de edad, quien apareció muerta de siete puñaladas a la vera de la Ruta 1 el pasado 17 de mayo.

Brutalidad en Mar del Plata

“Fue sometida a una agresión sexual inhumana”. Así lo afirmó la fiscal del caso, María Isabel Sánchez, quien sostuvo que “jamás vi una conjunción de hechos tan aberrantes”. Luego de que Lucía Pérez, de 16 años, llegara a la casa de Matías Gabriel Farías, de 23, adonde había sido invitada, la joven fue drogada y abusada. Según mencionó la fiscal del caso, allí “se le proveyó de cocaína en abundancia, también de cigarrillos de marihuana y, mermada su voluntad, se la sometió a un vejamen terrible, ya que fue violada vía vaginal y anal, no sólo con el pene del hombre que lo hizo sino también utilizando un objeto romo, como pudo haber sido un palo, lo cual motivó que por reflejo vagal se produjera la muerte de la niña”, a la vez que explicó que la adolescente murió a causa del “excesivo dolor” luego de ser empalada por el joven y quien lo acompañaba, aparentemente Juan Pablo Offidani, de 41 años e hijo de un reconocido escribano de la ciudad de Mar del Plata.

dsc_0296
Cerca de las tres de la tarde, los hombres la llevaron al centro de salud barrial, donde la recibió el subsecretario de Salud municipal, el médico Pablo De la Colina, que se encontraba de guardia.
“Siguiendo el protocolo, hicimos tareas de reanimación durante cuarenta minutos, pero no la pudimos sacar”, contó, recordando que “la nena estaba acompañada por un joven, que se mostraba tranquilo”, y “otro hombre, mayor, con el que la había traído, se fue enseguida”. De la Colina contó que la menor no presentaba signos de violencia, los que luego corroboró la Policía Científica.
Aparentemente, los asesinos quisieron hacer creer que Lucía había muerto a causa de una sobredosis de cocaína, a la vez que los investigadores presumen que todavía estaba viva cuando la lavaron, vistieron y llevaron al centro de salud.

“Afuera” descreen de la Justicia

Las repercusiones por la brutalidad del crimen del que Lucía Pérez fue víctima se extendieron más allá de las fronteras del país, y en este sentido, la propia cadena de noticias BBC mencionó que “el caso de Lucía, en la ciudad playera de Mar del Plata, se produjo solo días después de que una protesta de decenas de miles de mujeres en Rosario fuese reprimida con balas de goma y gases lacrimógenos” y agregó que “asimismo, se da cuando diversos casos de violencia criminal, entre ellos varios feminicidios, y el aumento de las incautaciones de narcotráfico han aumentado la sensación de inseguridad en un país particularmente sensible a la violencia, uno de los que menos homicidios reporta en América Latina”.
A su vez, sostuvieron que “la persistencia y la difusión de historias como la de Lucía, que en la mayoría de los casos no son resueltas por la Justicia, convirtió a la inseguridad en la mayor preocupación de los argentinos, según recientes encuestas” y que recientemente “miles protestaron en varias ciudades bajo el lema ‘Para que no te pase’ en busca de soluciones para el crimen y la impunidad; pero, además, muchos en Argentina muestran una creciente indignación por los ataques de género”.
De acuerdo a cifras oficiales del Ministerio de Seguridad, las agresiones sexuales aumentaron en un 78 por ciento entre 2008 y 2015, y actualmente dos de cada 10 mujeres asesinadas presentaron antes denuncias por violencia de género, según el Registro Argentino de Femicidios, una entidad gubernamental.
En el caso de Mar del Plata, se trata de una localidad de 600 mil habitantes y registra la mayor cantidad de condenas por delitos de explotación sexual, según lo indica la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas (Protex).