28 - noviembre - 2017

“Majo”, la deportista de alto rendimiento que no le aprobaron Educación Física

La nadadora capitalina María José Hildebrandt, de 15 años, integrante de la Selección Argentina de natación y múltiple medallista representando a Chubut en los EPADE y Araucanía, finalizó el tercer año de la secundaria, pero una noticia la sorprendió al momento de solicitar sus notas: le habían desaprobado Educación Física. ¿Cómo un deportista de alto rendimiento desaprueba la materia deportiva?

A “Majo” la desaprobaron de Educación Física por una simple razón: el presentismo. Su entrenamiento riguroso y su participación en competencias nacionales no le permiten asistir a clase con regularidad. ¿Qué debe hacer para aprobar?: basta con asistir a una clase de «beach handball» en el gimnasio como recuperatorio. ¿Cuál es el riesgo de forzar a un deportista a realizar tareas deportivas en Educación Física?: las lesiones.

Superficialmente, parece absurdo que cualquier deportista de elite desapruebe en deportes. Pero este tema va más allá de una simple materia desaprobada, trasciende el sistema y repercute directamente en la integridad del deportista.

Su padre, Tomás Hildebrandt, integrante de la Federación chubutense de Natación (FENACH) y exjugador de básquet, explicó: “Presentamos una nota al Ministerio de Educación como Federación para hablar este tema. Como Federación solo podemos hablar de la natación, pero sabemos que esto pasa en todos los deportes. Estamos hablando de deportistas de alto rendimiento dispensados de asistir a Educación Física. A Majo le encanta ir porque le gusta mucho el deporte y compartir con sus compañeros, pero corre riesgos serios de lesionarse”.

Amparada por la ley

“Majo” está dispensada por una solicitud de Chubut Deportes al Ministerio de Educación, es decir, está avalada por la máxima entidad deportiva y por la mayor autoridad educativa. Cada vez que le toca rendir en época de competencia, los profesores deben evaluarla antes o después de su competencia. Sus faltas a la escuela están justificadas por la Ley Nacional del Deporte.

“Se han adaptado y todos conocen cuál es el mecanismo”, explicó su padre. “Ella no se ha llevado ninguna otra materia porque ella se esfuerza el doble para compensar las faltas que tiene. Nadie le regala nada”.

María José recalcó: “Yo siempre voy a gimnasia con todas las ganas, me gusta jugar a deportes que no practico y estar con mis compañeras. Soy una persona muy competitiva y en gimnasia me gusta ganar en todo. Esto no me lo esperaba.”

Una doble vida

“Majo”, a diferencia de otros adolescentes, lleva una doble vida: estudia en el colegio como cualquier chico y además compite en el alto rendimiento. “Hay veces que hay que quedarse hasta tarde estudiando y pensar que mañana tengo que ir al doble turno de entrenamiento y levantarme a las 5 de la mañana. Y pienso: después del doble turno viene la prueba, entonces tengo que quedarme hasta tarde estudiando y levantarme súper temprano con ojeras y el humor que tengo a entrenar (ríe)”.

Para tomar dimensión real de lo importante que es “Majo” en la natación provincial, ella misma relató los logros obtenidos a lo largo del 2017: “A fines del año pasado tuve el Sudamericano Escolar en Medellín donde logré conseguir 3 medallas, dos en individuales y una posta. A principios de año tuve el Nacional de Verano. También fuimos a Cali en abril al Sudamericano Juvenil con la Selección Argentina, donde logré estar a 10 centésimas del podio en prueba individual y fuimos terceras en la posta. Jugué los EPADE en Ushuaia, hice podio en 12 pruebas y logramos dejar a Chubut en segundo puesto en mujeres. Es una muy linda experiencia representar a Chubut en distintos torneos. El Nacional de Verano fue uno de mis mejores torneos, ahí me pude consagrar campeona nacional en los 200 espalda y 200 combinados; hice podio en las 6 pruebas en las que competí. Fui al Torneo Mococa en Brasil con la Selección Argentina donde hice bronce en las dos postas y bajé mi marca personal. En la Araucanía fuimos campeones, pude cosechar medallas en las 12 pruebas que competí y superé mis marcas”.

Un futuro no tan lejano

María José se define como una nadadora medio-fondista. Al contrario de los velocistas, su fuerte es el nado de largas distancias. Aún le quedan años por delante para encaminar su vida profesional, pero aún así visualiza su futuro: “Yo pienso que me voy a ir a estudiar. Tengo oportunidades de irme a estudiar al exterior, a Estados Unidos. Quiero estudiar Psicología, puedo cambiar más adelante pero por ahora es eso”.

María José practica natación desde los 3 años. Rápidamente, ingresó en el equipo del club Myfanuy Humphreys, y desde entonces el deporte le ha dado algo más que amigos: «Adentro y afuera del país, he hecho muchos amigos y conocí muchas cosas nuevas. Es muy bueno lo que da el deporte. Me ayuda a aprender y ver mundo».

Las becas

Una nota baja en el boletín no debe tomarse a la ligera. Los deportistas de alto rendimiento que poseen una destacadísima performance en su deporte, pueden tener acceso a becas nacionales e internacionales. Estas becas exigen un promedio escolar estándar, que suele ser elevado. Si un atleta excelso recibe una baja nota en Educación Física, su promedio inevitablemente también baja.

Supervisores de escuela y dirigentes de Chubut Deportes se han movilizado en torno a esta situación. El deber social es ir más allá de “Majo”, porque ella es solo uno de muchos ejemplos similares en la provincia y en el país. Sin ir más lejos, otra conocida y exitosa nadadora de Rawson como lo es Julieta Lema, fue privada en 2016 de la bandera por tener un 6 en Educación Física. Si ella hubiera obtenido una nota más alta, hubiera sido abanderada.

Cabe preguntarnos cuánto cuidamos a nuestros jóvenes deportistas y, sobre todo, cuánto los respetamos.

Fuente: Diario Jornada.