8 - noviembre - 2017

Madryn: MAFICI se estrenó “El encanto de las ballenas”

En instalaciones del Ecocentro se mostró por primera vez en la Argentina el largometraje en formato documental “El encanto de las ballenas”, dirigido por Rodolfo Carnevale.
La proyección formó parte del festival internacional de cine MAFICI, que en la noche del martes estaba llegando a su finalización con la ceremonia de premiación.
El largometraje, que se rodó en gran parte el año pasado en Península Valdés, narra en forma de diario de viaje la necesidad de conexión íntima y personal de la actriz Maite Zumelzú, a través de un reencuentro con la naturaleza, con lo trascendente y con uno mismo.
Para lograr transmitir la conexión mágica de las ballenas con los seres humanos, el filme recorre charlas íntimas con numerosos referentes de la zona, entre los que se destacan Mariano Sironi, Miguel Bottazzi, Enrique Crespo, Javier Roldán, Joaquín Lucas Antieco, Rodrigo Garcia Píngaro y Héctor Casín, entre otros.
La propuesta muestra los maravillosos paisajes de Península Valdés y la filosofía de vida de las comunidades que interactúan con las ballenas francas. Además la experiencia patagónica se amalgama con la que viven los pueblos costeros de Uruguay, en un panorama más integral que acompaña el recorrido de las ballenas por el Atlántico Sur.
Ballenas y naturaleza

La propuesta documental discurre con la protagonista Maite, que es una actriz que visita a Virginia, su terapeuta, para una nueva sesión; le comenta que mantiene sueños muy vívidos con ballenas, los analizan.  La recurrencia de los sueños, las moviliza a preguntarse el nivel elevado de compromiso de Maite para con las mismas, en relación a su propia vida personal y profesional. Virginia le aconseja que manifieste artísticamente eso que busca en los sueños.
Un tiempo después, Maite se contacta con Rodolfo, un director de cine y su equipo documentalista; juntos emprenden una búsqueda personal compartida, se preguntan qué los conecta con la realización de su nueva película, que trata sobre la ballena franca Austral.
Emprenden un viaje desde la Patagonia Argentina (Península Valdés, Chubut) hacia las costas uruguayas (Punta del Este, Maldonado), encontrándose con otros con los que intercambian experiencias, viven en los pueblos costeros que favorecen el avistaje y la preservación de las ballenas, se alejan de la desconexión diaria y se acercan a su interior individual y universal.
Finalmente se vivencia que la conexión íntima y personal necesita de un viaje, un proceso que nos regrese al natural y trascedente diálogo con nuestra propia identidad y unión con lo que nos rodea.

Fuente: Diario Jornada.