El senador sostuvo que «más allá de lo importante que ha sido hasta acá el ATP, IFE, el refuerzo de la AUH y la Tarjeta Alimentar, la pandemia ha golpeado muy fuertemente a la estructura económica y social patagónica que ya venía muy dañado por los cuatro años del modelo financiero que impulsó el gobierno anterior».

Tras la sesión remota del Senado de la Nación, el senador chubutense destacó la sanción de la ley que amplía la moratoria fiscal y también de la media sanción al programa para la sostenibilidad y la reactivación del sector turístico. «Son parte de un paquete de medidas económicas para los sectores del trabajo y de la producción que se han visto muy afectados por la pandemia», indicó.

En esa línea, Luenzo subrayó que «son dos iniciativas fundamentales para la Patagonia con el objetivo claro de cuidar al empleo y a la producción».

«Por un lado la moratoria fiscal es un paliativo para personas físicas, pymes y economías regionales y grandes empresas, mientras que la ley de asistencia al turismo busca sostener toda esa dinámica de la economía local a partir del turismo que se está viendo fuertemente afectada en esta coyuntura sanitaria», explicó.

Luenzo recordó que «en la Patagonia tenemos pueblos enteros trabajando en forma directa o indirecta a partir del turismo y «que hoy son familias que la están pasando muy mal y necesita acompañamiento».

«La Patagonia está necesitando de mucha ayuda de la Nación más allá de lo importante que ha sido hasta acá el ATP, IFE, el refuerzo de la AUH y la Tarjeta Alimentar porque la pandemia ha golpeado muy fuertemente a la estructura económica y social que encima ya venía muy dañado por los cuatro años del modelo financiero del gobierno anterior», completó.

El senador Luenzo explicó que la iniciativa sancionada por el Senado «es una herramienta para mantener en pie al turismo, una de las actividades económicas más federales que tenemos en la Argentina. Al mismo tiempo es troncal para la vida económica de Chubut y de toda la Patagonia».

En ese sentido, explicó «el doble propósito del proyecto» mediante el cual «estamos impulsando un paquete de medidas de acompañamiento y beneficios fiscales para un sector que producto de la pandemia ha tenido 0 ingresos en estos meses y está enfrentando una profunda emergencia económica» pero «al mismo tiempo se establecen una serie de medidas para incentivar la demanda agregada a través de una fuerte inversión por parte del Estado nacional». 

Entre las principales medidas que establece el proyecto para el turismo que «se suman a las iniciativas que ha impulsado el gobierno nacional», el proyecto propone extender el Programa ATP hasta el 31 de diciembre para todos estos sectores; la reducción del 95% del pago de contribuciones patronales; se prorroga por 180 días el vencimiento del pago de los impuestos sobre el patrimonio, los capitales o las ganancias de las actividades alcanzadas cuyos vencimientos operen hasta el 31 de diciembre; establece una asistencia económica no reembolsable por un monto de hasta dos salarios mínimos; reducción en las alícuotas del impuesto sobre los créditos y los débitos.

Además para los consumidores, se establece por única vez un bono fiscal vacacional para las familias cuyos ingresos mensuales no superen el equivalente a cuatro salarios mínimos para su uso dentro del país. También se constituye un régimen de preventa mediante el cual el Estado nacional reconocerá un crédito a favor de las personas humanas equivalente al 50% del monto de cada compra de servicios turísticos a ser brindados dentro del país, entre otros beneficios.

En relación a la sanción de la ley que amplía la moratoria, Luenzo consideró que «la importancia de darle certidumbre a las pymes y las economías regionales y a las autómomas, que frente a los problemas de solvencia han terminado con deudas de todo tipo». 

El senador dijo que «es una herramienta muy importante» pero señaló que «allí también se va a estar necesitando un acompañamiento de parte del sector bancario». «En el Senado estoy trabajando junto con el Bloque en la situación de las tasas, comisiones, punitorios y costo financiero de las tarjetas de crédito. Necesitamos que los bancos se pongan  a la par de nuestra gente para que la Argentina recupere su mercado interno», completó.

Entre los beneficios que establece la norma aprobada, establece que autónomos, monotributistas y las empresas puedan acceder a un plan de pagos para deudas impositivas y previsionales acumuladas hasta el 31 de julio y será posible adherirse hasta el 31 de octubre de 2020.

Quienes se adhieran podrán regularizar sus deudas en hasta 96 o 120 cuotas para las obligaciones tributarias y aduaneras. Y en el caso de las obligaciones de la seguridad social, los plazos serán de hasta 48 o 60 cuotas. La tasa de interés será fija del 2% mensual hasta enero de 2021 y, luego, tendrá una tasa variable en pesos.

Al respecto, Luenzo explicó que «el Senado de la Nación le ha dado ingreso a los pliegos judiciales, entre ellos el de los camaristas Leopoldo Bruglia y Pablo Bertuzzi en el marco de las competencias que la Constitución Nacional nos otorga» e informó que «ahora, serán analizados en la Comisión de Acuerdos que es el trámite legislativo que corresponde».

En esa línea, el legislador consideró que «no corresponde» el pedido que la jueza en lo contencioso administrativo federal Alejandra Biotti le realizó a la cámara alta que no se avance con el ingreso de los mismos.

Sobre la cuestión de fondo que se tramita en sede judicial, el chubutense sostuvo que «sus traslados no fueron aprobados por el Senado de la Nación» y resaltó que se trató de «una decisión unilateral del gobierno anterior, sin respetar el procedimiento fijado en la Constitución Nacional». «Esta irregularidad ha sido denunciada por el Consejo de la Magistratura que ha pedido a esta cámara que lleve adelante el procedimiento que corresponde», completó.

Finalmente, Luenzo, que preside la Comisión de Sistemas, Medios y Libertad de Expresión del Senado de la Nación destacó especialmente la aprobación del Convenio de Coproducción cinematográfica con Israel. 

«Será muy importante para el sector audiovisual porque tiene una gran potencialidad para generar nuevos empleos», explicó el legislador quien remarcó que «las industrias culturales nacionales están en crisis y  precisando de todo el acompañamiento del Estado». «Es un sector con grandes posibilidades para crecer y  sobretodo para dar trabajo en forma federal», expresó.