22 - julio - 2019

Los tres senadores de Chubut canjearon pasajes por casi $2 millones

La semana pasada hubo un pedido de transparentar los gastos del Senado de la Nación, tras el recorte de canje de pasajes por parte de la vicepresidenta Gabriela Michetti. Fue en la sesión del miércoles y arrastró nuevamente el tema de la claridad necesaria sobre las erogaciones públicas y los sueldos de legisladores, muchos de los cuáles representantes de las provincias por acuerdos políticos, y a los que a veces no se les conoce la voz en cuatro años de cargo, como sucedió en varias ocasiones de la historia de Chubut con sus representantes en las cámaras del Congreso de la Nación.
Un senador cobra actualmente entre dieta y gastos de representación unos $184.504, y con descuentos le quedan $126.600. A esto les podían sumar unos $90.000 mensuales de pasajes aéreos y terrestres que muchos de ellos dejaban acumular y luego canjeaban por efectivo. Los legisladores chubutenses por ejemplo percibían hasta este mes, un promedio entre $130 mil y $150 mil de sueldos (más gastos de representación y pasajes) El año pasado, luego de publicar el ranking completo de los diputados más ´canjeadores´ (conseguido por la ONG Directorio Legislativo luego de una batalla judicial), se desató un escándalo público.
Las autoridades de ambas cámaras se comprometieron a terminar con el sistema pero sólo la Cámara baja lo hizo, a medias. En el Senado, todo se mantuvo igual o peor, porque el monto otorgado por cada pasaje canjeado creció otro 30 por ciento.

La difícil transparencia
La resonada normativa dispuesta por Gabriela Michetti en definitiva redujo algunas inconsistencias de la
administración pública, pero no termina de acotar todas. Por esto, fue cuestionado su gesto de ´ahorro
presunto´ como efecto mediático aludiendo que se trataría apenas del 0,5% del gasto del Senado. Sin
embargo si bien se terminaría con el insólito sistema que permitía a los senadores canjear por dinero en
efectivo 20 pasajes de avión y 10 ómnibus cada mes, logrando en algunos casos a más de 90 mil pesos
mensuales extras, no se terminaría con los ´beneficios´ a con los que se intenta reemplazar esto
sobresueldos encubiertos.
Esto que está pasando en el Senado y que ya se reformuló convenientemente en Diputados de la Nación
logrando un ahorro de $ 50 millones en un año, también sucede en otros ámbitos. Temas que hacen a la
transparencia del Estado, a los abultados déficits fiscales nacional y provinciales, y que es necesario
reclamar que se modifique de plano.

El ranking y los chubutenses
Fueron cincuenta los legisladores que usufructuaron de este sistema durante 2018. Tres senadores canjearon por efectivo la totalidad de sus pasajes aéreos –que son los que otorgan, por lejos, el principal beneficio económico- pero utilizaron o decidieron no canjear una parte o el total de los terrestres: los peronistas Miguel Ángel Pichetto, José Mayans y Eduardo Aguilar.
Unos pocos escalones debajo en el ranking, pero con una importante cantidad de pasajes canjeados, se ubicaron otros pesos pesados de la Cámara como Fernando «Pino» Solanas (canjeó 224 pasajes aéreos), Adolfo Rodríguez Saá (210), Rodolfo Urtubey (188) y Maurice Closs (170). Los tres senadores chubutenses fueron del pelotón: el comodorense Juan Mario Pais (PJ) canjeó 185 pasajes aéreos por unos $750 mil y 110 pasajes terrestes por unos $55 mil. La madrynense Nancy González (PJ) canjeó 159 pasajes aéreos por unos $650 mil y 120 pasajes terrestres por unos $60 mil. Y el comodorense Alfredo Luenzo (ChuSoTo) canjeó 115 pasajes aéreos por unos $450 mil y ningún
pasaje terrestre.
En la otra punta, los ex presidentes y actuales senadores Cristina Fernández de Kirchner y Carlos Menem; el ex vicepresidente Julio Cobos y los ex gobernadores Juan Carlos Romero, José Alperovich y Claudio Poggi se encuentran entre los 22 senadores que no canjearon ningún pasaje.

Cómo es el nuevo régimen de pasajes
Hasta ahora, todo lo referente a los canjes de pasajes en el Congreso Nacional se venía manejando durante décadas con total hermetismo, lejos del escrutinio público. A partir de ahora, según el decreto 154/19, emitido con fecha del pasado 25 de junio y que entró en vigencia este mes, los pasajes tendrán validez mensual, por lo que aquellos que no sean usados en ése período no podrán acumularse. El nuevo régimen establece un piso de 10 pasajes, tanto aéreos como terrestres, que serán nominados e intransferibles para cada senador y funcionario beneficiario del sistema, los que se asignarán de manera automática. De manera adicional, tendrán otra tanda de pasajes cuya cantidad y tipo los beneficiarios podrán elegir de un menú de cuatro opciones.
La primera opción establece la entrega de 12 tramos aéreos y 20 terrestres innominados, es decir que podrán ser cedidos a terceros. La segunda, es una variedad de la anterior y permite la percepción de una suma fija de $10.000 en lugar de los tramos terrestres. Una tercera opción contempla la percepción de $20.000 pesos y 20 tramos terrestres; mientras que la cuarta y última establece la entrega de $30.000 en efectivo por movilidad.
El régimen de entrega de pasajes no sólo lo reciben los senadores. También gozan del beneficio a la presidencia y a los secretarios y prosecretarios de la Cámara, a la presidencia provisional y a los prosecretarios de los bloques parlamentarios.
La medida además, y amparándose en la ley de derecho de acceso a la información pública, obliga a los legisladores y funcionarios comprendidos por la norma a publicar de manera mensual toda información relacionada con el uso del sistema de pasajes.

Fuente: Diario de Madryn