12 - julio - 2018

Los sobrevivientes del buque español no vendrán a Madryn

El buque pesquero Beagle I, que lleva a bordo a nueve de los tripulantes rescatados, por decisión de su armador se dirige al puerto de Mar del Plata, previendo su arribo mañana viernes al mediodía.

En tanto, el buque pesquero español Farruco permaneció hasta anoche en el área del siniestro en tareas de búsqueda, y luego emprendió rumbo al puerto en la ciudad de Montevideo, también por orden de su armador, para desembarcar el resto del personal rescatado.

El barco pesquero congelador Dorneda del grupo empresario español Freiremar zozobró en aguas internacionales, en la noche del martes, a 204 millas náuticas de la costa chubutense a la altura de bahía Camarones, y a 308 millas del puerto de Comodoro Rivadavia.

El siniestro en altamar arrojó el saldo de un marinero fallecido y otro desaparecido, ambos de nacionalidad peruana, y 25 tripulantes fueron rescatados por otros buques pesqueros que acudieron tras declaración de emergencia al dispararse la radiobaliza.

El Centro Coordinador de Búsqueda y Salvamento de la Armada Argentina reveló oficialmente que recibió a las 22:00 del martes una alerta de activación de una radiobaliza proveniente del buque pesquero a 308 millas náuticas de la ciudad de Comodoro Rivadavia y a 204 millas de Bahía Camarones. A las 22:10 fue la última señal que el buque reportó al satélite. En tanto, a las 02:42 de la madrugada del miercoles 10 de julio, el buque pesquero Farruco comunicó a la Armada de la presencia de dos balsas y una lancha en el agua, e inició la recuperación de los náufragos que se hallaban a bordo en las mismas, con la ayuda del pesquero argentino Beagle I que también llegó a socorrer al buque en emergencia.

Asimismo, se informó ayer que la aeronave de guardia SAR de la Armada Argentina (S-2T) Turbotracker decoló a la zona de operaciones para incorporarse a la búsqueda y realizar un rastrillaje visual y regresó a la ciudad de Trelew por baja visibilidad. Se indicó además que siguen colaborando activamente distintos buques pesqueros, entre ellos el Navegante, que en las últimas horas recuperó una de las balsas y un bote semirrígido.

Si bien las causas del naufragio se desconocen, el vocero de la Armada, Enrique Balbi, hilvanó una teoría: “Las condiciones en esta época del año son muy adversas por los centros de baja presión que generan muchos vientos y mucho oleaje. A cualquier buque con mucho oleaje le puede pasar lo que le pasó a este”, dijo, atribuyéndole a la situación climática las causales del naufragio.