5 - junio - 2017

Los shoppings van a desaparecer?

Los shoppings centers son una forma de comercio que está en su última etapa de ciclo de vida y en la Argentina saturaron zonas de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y el Gran Buenos Aires, en tanto que están proliferando formatos distintos especialmente en el interior del país, opinó un especialista.

En los Estados Unidos están en su última etapa. Ahora se expanden los centros comerciales vinculados a las calles y las avenidas bajo planificación urbana que contemplan el fortalecimiento comercial, el atractivo turístico y la mejora urbana», explicó Damián Di Pace, titular de la consultora de consumo masivo Focus Market, en referencia a los shoppings center al estilo norteamericano que se expandieron en la década del ’90 en la Capital Federal y el primer cordón del Gran Buenos Aires.

Di Pace, que también es asesor de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), dijo que «sin embargo, los shoppings tienen posibilidad de penetración en el interior del país dado que en la Capital ya está prácticamente saturado el mercado».

«Mas que los metros cuadrados que tenga el sector de los shoppings yo me preguntaría si siguen vigentes. Son una forma comercial en su último ciclo de vida», consideró.

Por su parte, Oscar Piccardo, especialista en comercio y marketing, consideró que si la Argentina da signos de estabilidad económica para los próximos 10 años, llegarán inversiones que aportarán a la expansión de los centros comerciales.

«Algunas grandes marcas se fueron del mercado argentino pero otras retornan o proyectan su instalación de la mano de centros donde puedan expandir sus marcas», analizó.

Resumió que las tendencias en materia de shoppings son la variación de su tamaño, la ubicación como centros barriales, ofertas especializadas como en el caso de centros de venta de materiales de construcción o bien montados en complejos de usos mixtos que incluyan hoteles y torres residenciales.

«También se dio la variante de centros culturales en medio del edificio del shopping, como en el caso de Centro Cultural Borges y las Galerías Pacífico, o centros de entretenimiento, como Neverland en el Abasto.
«Todos estos son ejemplos de consolidación de esparcimiento, juego y gastronomía», reflexionó.