31 - mayo - 2019

Los peritos complicaron al sujeto que apuñaló a su pareja embarazada

Un caso de violencia ocurrido en mayo del año pasado en Río Mayo vivió su cuarta jornada de juicio. A Martín Napal lo acusan de haber entrado por una ventana a la habitación de su pareja, a la que sorprendió y la apuñaló. Ella sobrevivió, pero el bebé que engendraba no soportó el ataque y murió dentro de su vientres. Dos peritos por parte de la Fiscalía, dictaminaron con contundencia contra el sospechoso. Confirmaron que la mujer no se pudo defender.

Luego de cuatro días intensos de juicio oral, donde hubo más de cuarenta testigos e igual número de medios de prueba documentales, el tribunal dio por finalizada la etapa de producción de la prueba.

Los jueces Daniel Pérez, María Tolomei y Jorge Novarino citaron a las partes para hoy desde las 7.30 donde deberán hacer sus alegatos.

Está previsto que en la fecha, la fiscal Andrea Vázquez detalle cuáles fueron las pruebas que se exhibieron en el caso para comprobar la autoría del acusado.

Los abogados defensores, Marcelo Catalano y Gustavo Oyarzún, intentarán demostrar la acreditación de una hipótesis contraria a la del Ministerio Publico Fiscal.

Ayer declaró un policía que realizó la primer intervención en el lugar del hecho y auxilió a la víctima. Este testigo confirmó que observaron rastros de calzado, que salían desde la casa de Yohana Terán, y terminaban en la puerta de ingreso a la vivienda de la familia de Martin Napal.

Asimismo, el licenciado en Psicología, Daniel Schulman, integrante de Equipo Técnico Multidisciplinario, esclareció las conclusiones referidas a los estudios sobre el análisis de riesgo en el seno de la pareja y el perfil psicológico del acusado.

Sostuvo que para dicha tarea analizó los elementos de legajos de investigación por casos anteriores al hecho. También entrevistó a la víctima, a su madre y a una hermana.

Pudo establecer que la víctima se mostraba muy vulnerable y que su percepción de riesgo era muy alta. A ello agregó que el imputado había tenido un comportamiento violento, contra Yohana Terán y lo expresaba en forma verbal y psicológica. Estas actitudes del procesado también se registraron con sus dos parejas anteriores. Las circunstancias de agresiones se intensificaban cuando Napal, advertía que las situaciones de parejas se extinguían, concluyó el profesional.

Por último, Schulman afirmó que el acusado mostraba un comportamiento desajustado a las normas sociales al momento de resolver los conflictos.

Por su parte, el licenciado en Ciencias Criminalísticas, Alberto Enhes, proyectó imágenes para ilustrar su pericia referida a la mecánica del hecho. En sus conclusiones señaló que el autor ingresó a la casa por una ventana. Luego apuñaló a la víctima y se retiró.

Por último dos integrantes del Cuerpo Médico Forense informaron las conclusiones de los análisis y el perfil de la personalidad del imputado

El caso

El hecho que investigó la Fiscalía, ocurrió el sábado 19 de mayo del año pasado, a las 8, en la vivienda ubicada en la calle Rafael De La Fuente, casa 2, de Río Mayo.

En esa ocasión, Yohana Terán -embarazada de aproximadamente veinticinco semanas- se encontraba durmiendo junto a su hija de 2 años, en la cama de abajo, de una cucheta. En la habitación también se encontraba su otro hijo, de 5 años.

En este marco, los investigadores señalan que Napal aprovechó esa situación de indefensión e intentó matar a Yohana Teran. La apuñaló por la espalada, entre el tórax y el abdomen, del lado izquierdo. Para concretar el ataque utilizó un cuchillo de 33 centímetros de largo.

Asimismo, informaron que la víctima logró despertarse y comenzó a gritar: “Mamá, mamá sácame el chuchillo, sácame el cuchillo”. La madre de Yohana llegó de forma inmediata y le quitó el puñal que tenía clavado en la espalda.

Para los investigadores, Napal se escapó por la misma ventana, que abrió para ingresar a la casa de su exnovia.

Como consecuencia del brutal ataque, la víctima fue llevada de urgencia al Hospital Regional de Comodoro Rivadavia. Los médicos le realizaron intervenciones quirúrgicas para realizarle una cesárea -el feto estaba sin vida- extirparle el útero y el bazo.

A raíz de estas operaciones, Yoahana perdió la capacidad de engendrar. Quedó hospitalizada en Terapia Intensiva, en grave estado y con riesgo de vida.

En otro tramo de la pieza de investigación, aseguran que Martin Napal, conocía el estado de embarazo de Yohana Terán. Ella se lo había comunicado. También se supo que la pareja se había distanciado y se veían esporádicamente.

Con respecto a las características de la relación, se indicó que el acusado tenía una personalidad celotípica. También se señaló que Napal sopechaba que la niña que esperaba la víctima no era su hija biológica.

En este marco los acusadores mencionaron que en los años 2016 y 2017, otras dos mujeres presentaron denuncias contra el acusado. En esos casos, las victimas, manifestaron que Napal no aceptaba la finalización de esas relaciones afectivas. En consecuencia, desobedecía las órdenes judiciales de prohibición de contacto emitidas por el Juez civil de Sarmiento. Asimismo, la fiscal Vázquez, confirmo que un informe del Equipo Técnico Multidisciplinario diagnosticó al procesado como una persona de conducta transgresora.

Fuente: Diario Jornada