19 - marzo - 2019

“Los homenajes son lo mínimo que se merecía Emiliano”

Valentín Vadá, el volante argentino que este fin de semana le dedicó su primer gol en Saint Etienne a su amigo Emiliano Sala, le contó a Olé sobre la emoción de su festejo y habló del momento que atraviesa en el fútbol francés.

El fútbol argentino sigue siendo una cantera constante de jóvenes talentos. Muchos, antes de debutar en Primera División, se marchan a comenzar sus carreras a Europa. Un caso particular es el de Valentín Vada, santafesino que nació futbolísticamente con Emiliano Sala en Juventud Guadalupe, en San Jorge, y muy joven emigró al Burdeos. Al llegar, la FIFA no lo habilitó. Pero superó todas las barreras y, tras una buena temporada en la Ligue 1, este año pasó a Saint Etienne. Este fin de semana, Valentín festejó su primer gol con la nueva camiseta y se lo dedicó a su recordado amigo Emiliano.

-¿Pudiste ver los homenajes en el pueblo para Emiliano?

-Si vi todo, aunque es dificil verlo, uno no se lo esperaba. En el club donde jugamos juntos, en San Jorge, mi papá lo tuvo como DT. Siempre hubo mucha relación entre las familias. Los homenajes son lo mínimo que se merecía, te conmueve por la clase de persona que era, no es fácil sobrellevar todo esto. Pero hay que seguir luchándola porque él siempre hubiera querido eso, como siempre lo fue, un guerrero.

-¿Y hoy como estás?

-Con dolor y muchísima bronca, como todas las personas que lo conocían y sabían la clase de persona que era. Él no se lo merecía, fue todo muy injusto.

 

-¿Cómo seguís tu carrera?

-Acabo de pasar al Saint Etienne. Yo en Burdeos tengo a toda mi familia. No fue nada fácil dejar el club, porque me dio todo desde que llegué, pero necesitaba otro aire, con más rodaje y el Saint Etienne es histórico acá en Francia y cuando me llamó el DT no lo dudé. 

-Están a nueve fechas de terminar el torneo. ¿Llegan a la Champions o el objetivo es la Europa League?

-La meta es estar entre los cinco primeros, si alguno de arriba se cae y nosotros sumamos para llegar a la Champions sería algo muy grande, pero el objetivo es la Europa League.

-¿Seguís el fútbol argentino?
-Soy hincha y miro a Boca cuando puedo, sino mucho más no. Salvo cuando voy para Argentina, ahí si.

-¿Es cierto que Cavenagui te ayudó mucho en tus comienzos?

-Sí. Llegué en febrero de 2011 a Francia. Desde los nueve años que viajaba constantemente para la adaptación y ahí conocí a Fernando (Cavenaghi). La influencia que tuvo conmigo fue mucha. La sigue teniendo ya que seguimos en contacto. Tengo la primera camiseta que él me dio y acá me ayudó muchísimo. Desde el primer día que llegué conocí a la esposa y a sus hijos, y siempre voy a estar agradecido, nos trató muy bien a mi familia. 

-Estuviste casi dos años sin jugar por una sanción del TAS. ¿Qué pasó?

-El Burdeos pidió el transfer internacional para menores, sabían que había una filial en Argentina y que hacía viajes para la adaptación. Hubo interés de Boca y de River; y también del Real Madrid y Chelsea entre otros de Europa, pero decidí quedarme en Francia. Aunque no era fácil, por todo lo que hizo el club conmigo. Por suerte se solucionó a tiempo, cuando pensaba en volver.

¿Tuviste sondeos de otras selecciones?

-Escuché algo. Yo estoy nacionalizado italiano por el pasaporte, pero mi meta y sueño es que algún día tenga algún llamado desde la Argentina.

Fuente: Portal Olé.