13 - noviembre - 2017

Los gobernadores se resisten a bajar Ingresos Brutos y los juicios a la Nación

– Ustedes que pueden putear, puteen.

Quizá hubo algo de acting , de exagerada indignación, pero el comentario del gobernador radical a su par peronista grafica hasta qué punto el «pacto fiscal» de Mauricio Macri impacta en las provincias y pone a todos en la misma trinchera.

Dos capítulos rankean entre los más críticos: la baja o eliminación de impuestos provinciales, en particular Ingresos Brutos pero también Sellos y tributos a electricidad o salud, y la renuncia explícita a los juicios presentes -y futuros- que las provincias tienen contra la Nación en la Corte.

Sobre esos dos renglones transitarán las negociaciones entre el Gobierno y las provincias. En paralelo habrá temas puntuales -eliminación de exención en Ganancias en salarios- y grupales: las trece provincias que tienen cajas previsionales quieren incorporar una solución que les cuesta $15 mil millones al año.

En Casa Rosada ratifican la hoja de ruta: Macri se despidió el jueves pasado y citó a los gobernadores que pasen a firmar esta semana. Según el sondeo que hizo Clarín entre gobernadores y ministros provinciales, la postura más extendida es hay muchos puntos críticos por discutir antes de sellar el pacto. Y poco tiempo.

Asoma, de manera transversal, un punto tórrido: el «fondo compensador» que Macri otorga a Maria Eugenia Vidal al girarle 21 mil millones extra en 2018 y 44 mil millones en 2019. «Un nuevo fondo del conurbano pero sin tope», lo bautizan en una provincia peronista.

El miércoles, en lugar y hora a definir, se reunirán los gobernadores opositores para, una vez más, tratar de sumar músculo en una negociación con Macri en la que arrancaron perdiendo.

El jueves pasado, escoltado por Rogelio Frigerio y Nicolás Dujovne, el presidente les mostró la zanahoria de resolver el Fondo del Conurbano sin afectar las cuentas de las provincias -como pedían los gobernadores- y los puso en un aprieto.

El viernes, 24 horas después de reunión, el gobierno agregó al paper del «Consenso Fiscal», cuyos detalles Clarín contó ese día, dos numeritos sobre las multimillonarias compensaciones que en 2018 y 2019 dará a la provincia de Buenos Aires.

Esa asistencia extra, que seguirá ad eternun, genera solidaridades entre opositores y oficialistas aunque estos pidan que los peronistas se quejen. Dato: en septiembre, 21 provincias se unieron contra un fallo de la Corte sobre el Fondo del Conurbano.

El fin de semana, los gabinetes provinciales trabajaron para cuantificar el impacto del pacto macrista en sus cuentas. El martes habrá juntada de ministros. Entre hoy y mañana, Interior y Economía harán bilaterales para discutir demandas específicas.

Para el miércoles quedará lo que afecta a todas. La novedad política es que, aun con frases amables, jefes como Juan Schiaretti (Córdoba), Sergio Uñac (San Juan) y Juan Manuel Urtubey (Salta), se muestran inquietos con el plan Macri. El silencio de Juan Manzur, tucumano que ganó el 22-O, se lee como que se pintó la cara para guerrear mientras Carlos Verna, el pampeano, el pelotón de los más críticos como Gildo Insfrán y Alberto Rodríguez Saá, anticipó un rosario de objeciones.

«Ni técnica ni políticamente hay margen para que rechacen la propuesta de Macri que ganó las elecciones hace 3 semanas», dicen en Gobierno, ratifican la idea de firmar el jueves y admiten que puede haber retoques al texto.

Desde las provincias avisan que renunciar a las demandas implicaría renunciar a casi un billón de pesos, objetan que estandarizar IIBB sin tener en cuenta factores regionales y productivos es un error, y plantean que hay que incorporar temas que no están en el documento que presentó Macri.

Uno refiere a Ganancias. La eliminación del 104 y la cesión del 100% del Impuesto al Cheque impacta en que al deducir Cheque de Ganancias baja la recaudación de este impuesto que se coparticipa. Algo parecido ocurre con el Revalúo Impositivo que impacta negativamente sobre Ganancias y no se reparte entre las provincias. Los gobernadores esperan cambios.

Fuente: Clarín.