27 - mayo - 2019

La ruta del alimento de mascotas que nunca llegó a Comodoro Rivadavia

Esta semana se elevará la acusación. El fiscal Héctor Iturrioz reveló detalles inéditos de la investigación por la donación que desapareció. Royal Canin donó 461 bolsas de alimento para perros y gatos que también sufrieron los efectos del temporal de 2017 en Comodoro Rivadavia. Ninguna llegó. Esta semana el fiscal Héctor Iturrioz elevará la acusación por peculado contra la exministro de Familia, Leticia Huichaqueo, y su pareja, Juan Carlos Gómez. El exsubsecretario de Desarrollo Social, Marcelo Suárez, será acusado por encubrimiento agravado y Micaela Cordero, extitular del Sindicato Argentino de Amas de Casa, por encubrimiento y falsedad documental. Faltan peritar celulares para cerrar la imputación.

La ruta del alimento comienza con la vecina de Puerto Madryn Gisela Manzanares en una exposición de perros y caballos en La Rural de Capital Federal. Se encuentra con una responsable de Royal en el stand. Le pide ayuda para el sur. “La mujer le dijo que no tenían problema en donar pero si era oficial, porque tenían malas experiencias con catástrofes anteriores”, contó Iturrioz.

Sólo faltaba el transporte. Entra en escena Germán Sahagún, de Casa del Chubut. El 5 de mayo la empresa entrega el alimento bajo recibo firmado. “Hay una nota de elevación para Provincia con un párrafo premonitorio: ponen que confían en el buen tino de las autoridades para que llegue a destino”. El material era sólo para Comodoro. La Fundación ALMA las iba a redistribuir.

Las bolsas se acopiaron junto con muchos otros víveres documentados en Casa del Chubut. Se consiguen dos camiones. Se discutió la chance de que viajaran derecho a Comodoro pero por un corte de ruta el 9 de abril, Huichaqueo ordenó centralizar todo en los hangares del Ministerio en Rawson. Había donaciones de centros de estudiantes de Córdoba y La Plata. El corte fue por 48 horas pero no justificaba dejar todo en la capital.

Manzanares y otro vecino, Luis Rubio, sospecharon al descubrir que un tal Santiago Landa recibía agradecimientos por Facebook por sus donaciones a protectoras de Trelew. Era el mismo tipo de alimento que habían gestionado. Sólo lo vendían comercios. Lo llamaron pero les cortó. Acudieron a un funcionario provincial originario de Puerto Madryn. “No tenían buenas referencias pero Manzanares lo llama para decirle qué sucedía. Y palabras más palabras menos, le contestó: ´Entre bomberos no nos vamos a pisar la manguera, Landa es del Partido así que no voy a andar investigando lo que hace un compañero´”, reveló el fiscal.

En redes sociales Manzanares rastreó y denunció cómo el alimento se estaba vendiendo con perfiles truchos. La contactó Sandra Mónica Ortega, inspectora de Tránsito de la Municipalidad de Trelew, que involucró a Gómez. “Él le había ofrecido precios de liquidación increíbles, menos de la mitad real, porque sabía que a la familia de Ortega le gustaban y tenía perros de raza grande”. También ofrecía, por ejemplo, jabón líquido Ariel.

El fiscal recordó que “había una diferencia fuerte de Carlos Linares y Mario Das Neves y previendo esto, las donaciones que iban al sur se anotaban en detalle en una carpeta con pelos y señales. No había entrado ni una bolsa”. A las protectoras de Comodoro nadie las había llamado.

Declararon empleados del Ministerio. “A los hangares iba y se servía cualquiera, dicen literalmente que era un descontrol”.

Una nota firmada por Alicia Dubreuil, delegada de Familia en Comodoro, certificaba que 200 bolsas habían llegado. “Pero luego declaró que no había entrado nada y que se lo había hecho firmar Suárez por disposición del gobernador. Le dijeron que era una rendición genérica para publicar en un portal”. El exsubsecretario rubricó entregas falsas de mercadería, según Iturrioz.

En Familia en Comodoro apareció un recibo firmado por Cordero retirando 220 bolsas para el SACRA. La cifra lucía sobrescrita. “Llamó la atención que haya sido allá porque ella es de Rawson”. Preparaban una estrategia. “Entrevisté a Cordero y dice que lo había recibido y la tenía en un lugar donde no entraban pero los habían hecho entrar”. Ninguna de sus pares del SACRA vio ninguna bolsa. Los depósitos tampoco le entregaron. La donación era falsa “Hicieron mentir a mujeres de Lago Puelo, por ejemplo, que después no podía explicar cómo había llegado. Pero no voy a imputar perejiles”.

Declaró una responsable de los hangares designada por Suárez en el marco de su “interna feroz” con Huichaqueo. “Contó que Leticia y Gómez se servían y cargaban”. Un día llegó Gómez solo para llevarse trajes de lluvia nuevos, recién entregados. Usaba su camioneta particular. La cuidadora sabía la mala relación con Suárez y le pidió la orden porque “después viene Leticia, se la agarra conmigo y quedo en el medio”. Gómez marcó el número de la ministro en su celular. Le dijo “Leticia, para vos”. La funcionaria le ordenó a la chica: “Juan Carlos puede retirar lo que quiera”. Se llevó todo.

Otro chico testimonió que él mismo le cargó bolsas a Gómez y que todo iba a Gaiman. “Así se redondea la disposición final. Enfrente de la casa de Huichaqueo en barrio Docente vive una policía que dijo que todos veían qué sucedía. Mucho lo llevaban a la famosa chacra de los chanchos alimentados a tutuca”. Todos los vecinos entrevistados coincidieron.

“Una observación marginal: robaban otros ligados a Suárez pero no lo pude probar con certeza. Un grupo andaba vendiendo a veterinarias de Rawson que van a declarar”, adelantó Iturrioz.

Cien de las 461 bolsas fueron a protectoras del Valle y el resto se vendió al mejor postor. “La referente de Royal se enojó porque era una donación con cargo, no para repartir donde quisieran. Hay que imaginar cómo se puso cuando le dije que no había llegado ni una”. El valor real era alto porque muchas eran variedades de alimento medicinal.

A Gaiman se desviaron comida, colchones, ropa de trabajo, overoles térmicos, golosinas, productos de limpieza y mucha agua. Hay fotos de esas descargas. Iturrioz habló de un “Ministerio paralelo” porque se hallaron al menos 250 órdenes de reparto firmadas pero en blanco: quien recibía alguna ayuda matreial de Familia firmaba pero la planilla se completaba luego para agregar y justificar las cosas que desaparecían. “Lo voy a presentar como prueba sólo para mostrar que hacían lo que querían”.

“Lo que se dijo en Gaiman pero no lo pudimos encontrar, porque aparentemente estaba en otra chacra, es que empezó a repartir para la campaña, incluso desde un galpón del PAMI”, explicó. “Son todos indicios de que habían robado mucho, como chapas que no se encontraron nunca ni se va a encontrar”. Un testigo contó que cuando se rumoreó que habría allanamientos hubo muchos viajes de camiones y camionetas para mover las donaciones sustraidas.

“La prueba es indiciaria pero todos los caminos conducen a Roma –graficó-. Tengo fotos de las redes que son tragicómicas si uno no supiera cómo terminó todo: Gómez custodiando el alimento balanceado”.

“La papota”

Una testigo que figura en el Caso Revelación contó que Gómez iba a Casa de Gobierno a cobrar el sobresueldo de 30 mil pesos para Huichaqueo. Cuando volvía con el sobre golpeaba la palma de su mano con el puño: “Acá esta la papota”, gritaba.

Fuente: Diario Jornada