2 - septiembre - 2019

La provincia deberá afrontar una deuda de U$S 13,8 millones en octubre

Si bien es cierto que en las últimas semanas hubo complicaciones con el pago de salarios para los trabajadores de la Administración Pública de Chubut, cabe aclarar que el Gobierno Provincial ha pagado en tiempo todos los compromisos de deuda e intereses como estaba previsto.

No obstante, ahora la administración de Mariano Arcioni debe afrontar un futuro inmediato algo complicado, ya que en octubre vence la última cuota de un título dólar linked, por lo que desde el 21 de dicho mes se deberá cancelar por un total de 13,8 millones de dólares.

Si bien los especialistas afirman que es muy complicado que el Poder Ejecutivo de Chubut no se haga cargo de dicho compromiso, tampoco descartaron la posibilidad de que esto ocurra. Cabe aclarar también que esto podría estar garantizado con los ingresos por regalías hidrocarburíferas, aunque también se han visto perjudicadas por el congelamiento de los combustibles que anunció el presidente Mauricio Macri semanas atrás.

Volviendo el tiempo atrás, hay que recordar que el bono en cuestión se emitió en 2013, cuando Martín Buzzi era el titular del Poder Ejecutivo provincial, el cual se realizó por un total de 220 millones de dólares. En tanto, en octubre se vence a la última cuota, equivalente al 6,25% del capital y una renta de 0,06%. Si bien se trata de un porcentaje sustancialmente “menor”, se da en un contexto desfavorable, ya que Chubut está en una crisis económica y financiera, con dificultades para pagar los salarios y para afrontar compromisos que tengan alguna vinculación patrimonial.

Según trascendió en las últimas horas, José Manuel Corchuelo Blasco, histórico dirigente del Partido Justicialista provincial, le habría sugerido al gobernador Arcioni que se emita una cuasimoneda. Esto no sería lo óptimo y recordaría a distintos acontecimientos que se dieron durante la crisis de 2001. Por esto último resultaría impensado que el Gobierno Nacional no preste su colaboración para intentar paliar la crisis económica y financiera, ya que en octubre hay elecciones y el retorno a las cuasimonedas no sería buena publicidad para la figura del propio Macri.

Asimismo, las garantías petroleras del título que vence en octubre permiten a sus tenedores ejecutar una porción del monto. De hecho, está establecido que el 10% de las regalías tienen que estar separadas para el pago del compromiso.

Puntualmente, el prospecto reza que “la cuenta de recaudación donde se paguen las regalías, sumado a la cuenta de pago, contará con 1,1 veces el próximo servicio de deuda”. “Por último, la cuenta de reserva del fideicomiso deberá estar en todo momento fondeada con un importe equivalente a 1,2 veces el último servicio de deuda”, señalan las condiciones de emisión del título, justamente para evitar que las regalías se utilicen con otro objetivo que no sea cumplir con los pagos de deuda.

Por lo pronto, este título cerró en las últimas horas con una Tasa Interna de Retorno (TIR) superior al 800%, es decir que se ubicó varias veces por arriba del nivel delirante que muestran los bonos del Gobierno Nacional.

Fuente: El Diario de Madryn