20 - febrero - 2017

La nuevas aventuras del «Sapo» Ciarlo: el estafador que estuvo preso en Madryn muestra sus lujos en Instagram

El diario Clarín publicó una nota sobre lujos y excentricidades del personaje que fue enjuiciado en Chubut por estafador. Ahora, lejos de la cárcel, se ufana de su vida de excesos: viajes al exterior, champán, habanos y oferta de artículos de electrónica. «Baratitos los iPhone», dice.

Lejos de los barrotes del penal chubutense, Facundo «El Sapo» Ciarlo (42) posa de brazos cruzados junto a su última adquisición de origen estadounidense, un Camaro rojo descapotable, que en la Argentina está valuado en 100.000 dólares. Tan resplandeciente como su nuevamente adquirida libertad, el auto es apenas una pequeña pieza en la vida de excesos del estafador, una historia que reveló su perfil público de Instagram.

Los atardeceres en el balcón junto al mar de una habitación en el hotel Costa Galana, en Mar del Plata, bebiendo champán francés, tuvieron gran protagonismo durante el fin de año pasado. Y en las ciudades de Puerto Madryn y Trelew, que lo alojaron cuando cumplió una condena por una millonaria defraudación con tarjetas de crédito, se mueve en una costosa camioneta 4×4 y pasea a bordo de su yate por la zona costera.

La Justicia ya venía tras los pasos de Ciarlo, cuando en 2015 descubrieron un fraude en la empresa de turismo Al Mundo. “El Sapo”, conocido por sus fotos con famosas personalidades como Diego Maradona, la estrella del rock irlandesa Bono o el mediático fallecido Ricardo Fort, enfrenta ahora dos nuevas causas en la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac), iniciadas a fines del año pasado.

Por un lado, hay una investigación preliminar por presunto lavado de dinero, que aún está en curso, y por el otro, se judicializó otra denuncia de Almundo.com por posibles defraudaciones reiteradas mediante el uso ilegítimo de tarjetas de crédito por tres millones de pesos. El descubrimiento de su perfil de Instagram y las fotos que sube confirmaron la sospecha de los investigadores.

Como líder de una banda que se dedicaba a cometer delitos con tarjetas de crédito robadas, admitió su culpabilidad en un juicio abreviado y recibió una pena de dos años y seis meses. En 2016 recuperó la libertad y no tardó en volver a una vida de lujuria. Luego de casi un año en prisión preventiva y una salida en libertad condicional, su estilo de vida no cambió.

El concepto se repite foto tras foto: “Les gusta esto”, sugiere Ciarlo en sus posteos de los últimos cuatro meses. Así les habla a sus 256 seguidores. Tentados por las imágenes de las suntuosas cajas blancas con el logo de la manzana dorada de Apple, que ocupan espacio en un depósito de Chubut, los interesados le dan «like» a las imágenes, que a su vez, compiten con decenas de televisores Sony, apoyados, uno al lado del otro. Por $ 12.500 se puede adquirir un equipo de 40 pulgadas, y si el presupuesto llega a $ 150.000, uno de 75. Los epígrafes son explícitos: “Los iPhone, los iPhone, baratitos los iPhone”, y se repiten en una serie de fotos donde el fin es claramente la venta del producto. Todo es muy sotto voce, sólo personas cercanas a “El Sapo” conocen del oscuro perfil de este hombre.

En noviembre de 2015, el estafador fue detenido junto a sus secuaces Roberto “Cabezón” Curia y César “Coco” Barlocco, luego de una investigación que duró tres meses y fue iniciada por la fiscalía de Puerto Madryn que encabeza Daniel Báez. Su modus operandi se basaba en obtener los datos de la tarjeta de crédito y de su titular, para luego realizar compras vía internet y telefónica, en general paquetes turísticos fuera del país que luego comercializaban con una agencia de viajes montada a tal efecto: “Frog Travel” (Sapo Viajes). La banda llegó a recaudar más de 10 millones de pesos que luego utilizaron para visitar lugares paradisíacos (sólo en 2015, Ciarlo viajó 14 veces al exterior con su familia).

Hace dos años, Ciarlo, Curia y Barlocco fueron condenados por estafas y asociación ilícita. Sus bienes fueron decomisados, debieron reparar económicamente a las víctimas y donar dinero a las instituciones benéficas: el Minihogar de Puerto Madryn y la sala de pediatría del Hospital Andrés Isola. Además, llegaron a un acuerdo por un resarcimiento de $ 300.000 con la empresa Al Mundo.

«Le sugerimos a los usuarios online que no se involucren en compras de paquetes turísticos o de cualquier otro servicio o mercadería ofrecidos sólo contra pago en efectivo y a un precio más bajo que el del mercado, porque esos son indicios claros de que detrás hay alguna maniobra delictiva”, indicó a Clarín el titular de la Procelac, Gabriel Pérez Barberá.

Para el fiscal, esto perjudica no sólo a las empresas, sino al comercio electrónico en general, que en gran medida se basa sobre la confianza y que además es muy seguro, sólo vulnerable justamente con este tipo de maniobras. “La idea entonces es insistir en que la gente no se preste a esto, que no opere en sectores informales, pues termina favoreciendo a delincuentes», concluyó.

En su cuenta de Instagram, Ciarlo, amante de los tatuajes, de los habanos, de los paseos en yate y de los autos de lujo, muestra las fotos junto a su novia en distintos destinos internacionales: Miami, Nueva York, Londres y París, por ejemplo. También, bebiendo champán, comiendo sushi, yendo al casino, exhibiendo hasta tres relojes de alta gama en su brazo izquierdo y mostrando varios fajos de dólares en el baño. En otra, comparte una frase: “A alguien que te hable mal de mí, pregúntale cuántas veces lo ayudé”.