11 - marzo - 2020

La Mesa de Enlace pide «alternativas» al Gobierno para «no repetir la historia»

Las entidades agropecuarias llevan adelante su tercer día de lockout, cuando se cumplen 12 años de la presentación de la Resolución 125, la medida establecida por el gobierno de la entonces presidenta Cristina Fernández para fijar retenciones móviles a las exportaciones de granos, y que derivó en un conflicto con protestas, rutas cortadas y el voto «no positivo» del ex vicepresidente Julio Cobos.

La Coordinadora de Enlace de Entidades Agropecuarias (CEEA) sostuvo que “es necesario establecer alternativas” por parte del Gobierno para “no repetir la historia” del conflicto agropecuario de 100 días que sucedió hace 12 años, cuando el Poder Ejecutivo emitió la resolución 125, que establecía un esquema de retenciones móviles a las exportaciones de granos.

“Es necesario establecer alternativas y no volver a desatar esa escalada verbal, pues este fue un recurso que no funcionó en el pasado. Debemos trabajar para no alimentar una grieta que debiéramos superar como Nación, de una vez por todas”, aseguró un comunicado emitido por la Sociedad Rural Argentina (SRA), la Federación Agraria Argentina (FAA), la Confederación Intercooperativa Agropecuaria (Coninagro) y Confederaciones Rurales Argentinas (CRA).

En el tercer día del cese de comercialización de carnes y granos, por el aumento de las retenciones a la soja del 30% al 33%, pero con un esquema de compensaciones para los pequeños y medianos productores, las entidades subrayaron que “a doce años de la crisis por la Resolución 125, la Comisión de Enlace considera que resulta imperativo reflexionar para no repetir la historia”.

Destacaron que “muchos productores se han visto obligados a adoptar medidas de protesta frente a un nuevo escenario crítico”, y remarcaron que “en un contexto internacional de precios a la baja de los productos del campo, todos los niveles del Estado nos someten a una presión fiscal inaguantable”.

“Nuevos aumentos de derechos de exportación, cuando se hace sentir una fuerte sequía que va a impactar seriamente en los rindes generales, con pérdidas totales en muchos casos, hacen que se ponga en riesgo no solo la situación de los productores en el presente, sino fundamentalmente las siembras de la campaña próxima y la subsistencia de muchos de nosotros en los campos”, aseguraron los dirigentes ruralistas.

Concluyeron que “es por eso que, al cumplirse doce años de aquel conflicto, vale la pena plantearse otros caminos para no repetir una historia que nos perjudicó a todos”.

A 12 años de la 125

Tres gobiernos después de aquella crisis, tras el segundo mandato de Fernández de Kirchner, la administración de Mauricio Macri y la incipiente gestión de Alberto Fernández, la Mesa de Enlace -que nuclea a las cuatro entidades agrarias- vuelve a hacer una medida de fuerza por el rechazo al aumento de las retenciones.

La Sociedad Rural, Coninagro, CRA y Federación Agraria resolvieron llevar adelante un cese de comercialización de granos y hacienda desde el 9 hasta el 12 de marzo, contra la suba de tres puntos porcentuales en los derechos de exportación de soja y sus derivados, aunque se implementará un sistema de compensaciones para aquellos productores que comercialicen mil toneladas anuales como máximo de ese producto.

Al trazar una comparación con el conflicto de 2008, el presidente Fernández, quien por entonces se desempeñaba como jefe de Gabinete, recordó el lunes último que durante aquel diferendo «nadie ganó».

«Ahora hicimos todo lo contrario a la 125. Estamos afectando en un 3% a los que producen más de mil toneladas de soja, y han bajado las retenciones a las economías regionales, que estaban postergando a muchas zonas del país», enfatizó.

Para el mandatario, el paro vigente es en «beneficio de los mayores productores de soja» y confió en que «en algún momento los dirigentes se van a dar cuenta que este no es el camino, ni siquiera el camino que eligió Argentina», en alusión al resultado electoral de octubre pasado.

Para Fernández, además, los referentes de la Mesa de Enlace «están condicionados por un grupo que se llaman ‘Autoconvocados’, que son dirigentes opositores disfrazados de chacareros».

El Presidente recordó además que la Resolución 125 impulsada hace 12 años por el entonces ministro de Economía, Martín Lousteau, y que establecía retenciones móviles a partir del aumento internacional del precio de los productos de exportación, fue una «medida muy inconsulta» porque en aquel momento confiaron en que «el tema estaba conversado con el campo y no estaba conversado».

Desde aquel anuncio de Lousteau, el 12 de marzo de 2008, el conflicto se extendió por 129 días e incluyó un cese de comercialización con desabastecimiento en las grandes ciudades del país, rutas cortadas, cacerolazos contra el Gobierno en los centros urbanos y negociaciones fallidas entre las partes.

Como respuesta, la administración de Fernández de Kirchner denunció a las entidades del agro por «violar las leyes de abastecimiento y seguridad» e «impedir el normal funcionamiento del transporte», lo que agudizó el conflicto en el territorio.

Finalmente, en un intento por destrabar la crisis, la entonces presidenta anunció el 17 de junio que enviaría el proyecto al Congreso, donde en la Cámara de Diputados el oficialismo se impuso, en la sesión del 5 de julio de aquel año, por 129 votos a 122.

En el Senado, tras 18 horas de debate y en un escenario con ruralistas movilizados en la Plaza de los Dos Congresos, Cobos le puso fin al conflicto el 17 de julio al inclinarse por un voto «no positivo», lo que obligó al Gobierno a derogar la medida al día siguiente de aquella sesión.

En tanto, los productores «autoconvocados» realizarán una asamblea en las inmediaciones de la feria agroindustrial ExpoAgro en San Nicolás, en rechazo al aumento actual de las retenciones y en conmemoración del 12° aniversario de la Resolución 125.