La inflación de agosto superaría el 4 por ciento, según proyecciones de consultoras privadas. El dato oficial del Indec se dará a conocer el jueves de la semana que viene. El presidente Mauricio Macri estimó que será de “3 coma algo”, mientras que consultoras como LCG proyectan 5,9 por ciento a pesar de la rebaja del IVA y el congelamiento de tarifas. La causa fue la megadevalución posterior a las elecciones primarias: el dólar trepó 35 por ciento, ya que se ubicaba en 46 pesos y cerró el mes a 62 pesos. Como el salto del tipo de cambio fue a mediados de mes, los economistas adelantan que la inflación se sentirá con mayor fuerza en septiembre. Lejos quedará la proyección de Guido Sandleris, presidente del Banco Central, quien estimaba que la suba de precios sería de 1,8 por ciento, la más baja del año.

El martes pasado, durante el encuentro organizado por Coninagro en la UCA, Macri aseguró que la inflación de agosto “será del 3 como algo”. Además, el ministro de Producción, Dante Sica, dijo en una entrevista en TN que el porcentaje de aumento será “de 3 por ciento o más” y admitió que “la culpa es del Gobierno”. Por su parte, Sandleris habló en conferencia tras la instauración del control de cambios y dijo que los primeros 10 días de agosto permitían proyectar 1,8 por ciento de inflación para dicho mes. “Esto no sucederá”, aseguró el presidente del Central. “La volatilidad financiera de las últimas semanas generará un aumento de la inflación en agosto y también en septiembre”, explicó, y adelantó que eso implicará más pobreza.

Mucho más elevadas son las cifras proyectadas por las consultoras privadas. En LCG aseguraron que la inflación de agosto fue de 5,9 por ciento, y “la de septiembre será peor”. Guido Lorenzo, director ejecutivo de LCG, explicó qué rubros potenciaron la suba: “Lo que más aumentó fueron los alimentos y todos los bienes transables por el traspaso del tipo de cambio a precios finales. Algunos servicios también precautoriamente aumentaron sus precios para no quedar rezagados con el resto de la economía”. En este sentido, la implementación del IVA cero en una canasta de alimentos no pudo contener la inercia inflacionaria.

El costo de la canasta básica de alimentos que releva Consumidores Libres de Héctor Polino arrojó una suba del 5,35 por ciento. El estudio es en base a 38 artículos esenciales en supermercados y negocios minoristas de la Ciudad de Buenos Aires. Los 5 productos que registraron mayores aumentos fueron la cebolla (109 por ciento), la banana (26), tapas de empanadas (13), agua (10) y mermelada (10). En lo que va del año, esta canasta de alimentos acumula una suba del 36 por ciento.

En Eco Go aseguraron que la inflación núcleo de agosto fue de 4,7 por ciento, por la suba del tipo de cambio, mientras que los precios estacionales y los regulados se mantuvieron a la baja. “El salto del dólar fue el 12 de agosto, por lo que impactó en dos tercios del mes. El impacto se reflejará en mayor medida en septiembre”, aseguró Martín Vauthier, director de Eco Go. Después de septiembre estima que la dinámica inflacionaria dependerá de cuál sea la magnitud de la brecha entre el dólar oficial y el paralelo. “Habrá que monitorear si eso se filtra a precios”, adelantó.

En Ecolatina informaron que la inflación de agosto fue de entre 4 y 4,5 por ciento durante la primera quincena y de 6 por ciento durante la segunda. Los rubros que impulsaron la suba fueron alimentos y bebidas, prepagas y equipamientos de hogar, según Matías Rajnerman, economista jefe de Ecolatina. En C&T dijeron que la suba generalizada de precios estuvo en torno al 4 por ciento, lideradas por productos de limpieza y tocador, bebidas e indumentaria. Y en Macroview, la consultora que fundó  Carlos Melconian y preside Rodolfo Santangelo, informaron que fue de 3,7 por ciento. Según el IPC de On Line de Bahía Blanca, la variación del indice de precios minorista fue del 4,75 por ciento, más de 2,5 puntos básicos por encima de julio. Los aumentos por rubro estuvieron liderados por Indumentaria, Esparcimiento y Atención Médica y Gastos de Salud.

De acuerdo con el IPC de la consultora de Orlando J. Ferreres, la inflación de agosto fue de 3,8 por ciento mensual. De esta manera, el nivel de precios acumula un crecimiento del 29,3 por ciento en los ocho primeros meses del año. Por su parte, la inflación núcleo avanzó a un ritmo mensual de 4,3 por ciento, marcando una suba del 53,8 por ciento en la comparación interanual. La dinámica del nivel de precios estuvo impulsada por la evolución de la división de Alimentos y bebidas. Los rubros que registraron subas por encima del nivel general fueron Equipos y funcionamiento del hogar, Esparcimiento y Salud, los cuales mostraron una variación del 6,7, 6,1 y 6,0 por ciento, respectivamente. «Los medicamentos evidenciaron un fuerte traslado a precios de los movimientos del tipo de cambio ya que arrojaron una suba del 5,9 por ciento mensual», según el informe de la consultora, que releva más de 15 mil precios de bienes y servicios de GBA.

Fuente: Página 12